Web de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio

A tu Servicio

Inicio > A tu Servicio > Documentación y Publicaciones > Publicaciones > Publicaciones > Espacios Naturales Protegidos

Patrimonio geológico y geodiversidad

Facebook Twitter MySpace Meneame Delicious Google+  Enviar Imprimir ¿Te interesa? Sin interés Poco interesante De interés Muy interesante Imprescindible Resultado  145 votos

 

La Red de Espacios Naturales Protegidos de Andalucía (RENPA), la más extensa del Estado Español, con 1.692.927 has, constituye un mosaico ampliamente representativo de la extraordinaria geodiversidad que alberga la Comunidad Autónoma Andaluza. Geodiversidad y patrimonio geológico son conceptos paralelos a los de biodiversidad y patrimonio biológico, estando, a su vez, íntimamente relacionados:es precisamente la geodiversidad andaluza uno de los factores esenciales que favorece su excepcional biodiversidad.

 

El término patrimonio geológico define a aquellos elementos geológicos tales como formaciones y estructuras geológicas, paisajes geomor fológicos, yacimientos paleontológicos y mineralógicos, etc., de significativo valor para reconocer, estudiar e interpretar la historia y la evolución geológica de una determinada región o territorio. Este registro geológico constituye la Memoria de la Tierra, almacena una valiosísima información acer ca de los climas, los ecosistemas y los paisajes del pasado, y nos ayuda a interpretar y reconocer los procesos geológicos y biológicos que acontecen en la actualidad. No es posible conocer la historia de la vida sin conocer la de nuestro Planeta.Constituye un Bien Común y forma parte inseparable del Patrimonio Natural y Cultural de la Humanidad.Como recurso natural no renovable, su destrucción es siempre irreversible, su desaparición conlleva la pérdida de una parte de la memoria de nuestro Planeta.Es absolutamente imprescindible conser varlo. Su utilización como recurso cultural posibilita la mejora del conocimiento de los procesos naturales cotidianos entre la población y, con ello, de su conciencia medioambiental.

 

El patrimonio geológico de Andalucía es extraordinariamente valioso y diverso. Sus grandes unidades geológicas provienen de la lenta evolución de océanos antiguos y continentes diferentes (diversidad paleogeográfica). Alberga una representación de prácticamente todos los tipos de rocas conocidas (diversidad litológica). De edades que abar can toda la escala cronológica del tiempo geológico, desde el oscuro y desconocido Precámbrico, hace miles de millones de años, a los tiempos actuales (diversidad cronológica). Representativas de múltiples y variados ambientes sedimentarios y biológicos, con un rico registro fósil, que comprende desde las primitivas formas de vida cámbricas a nuestros antepasados más directos (diversidad paleoecológica y paleontológica). En los que es posible reconocer todo tipo de eventos y procesos geotectónicos (diversidad geotéctónica y estructural). Procesos internos que, a su vez, han condicionado la génesis de importantísimos yacimientos minerales (diversidad mineralógica). Todo ello modelado externamente por el más completo espectro de procesos morfogenéticos conocidos, desde los relictos sistemas glaciares de Sierra Nevada hasta los desiertos y volcanes almerienses, desde los representativos ambientes kársticos y fluvio -kársticos de media y alta montaña hasta los sistemas fluviales de nuestros grandes ríos actuales y de sus precursores, desde los dinámicos sistemas fluvio-litorales de marismas y estuarios atlánticos hasta los genuinamente eólicos y marinos de acantilados, playas y cordones dunares litorales (diversidad geomor fológica y paisajística).

 

Geodiversidad y patrimonio geológico, en suma, de un incalculable valor, que proporciona un impresionante elenco de georrecursos culturales idóneos para su utilización y disfrute en la amplia y variada oferta de uso público asociada a los Espacios Naturales Protegidos de la RENPA andaluza, tanto en sus facetas didáctica y científica como en la turística,lúdica y recreativa.

  1. Macizo hercínico de la meseta
  2. Cordilleras béticas
  3. Depresiones neógenas
  4. Unidades del Campo de Gibraltar

Macizo hercínico de la meseta Subir al contenido anterior

Este dominio aflora al norte del Guadalquivir, y forma las alineaciones montañosas de Sierra Morena (norte de Jaén, Córdoba, Sevilla y Huelva). Está constituido por un conjunto de rocas metamórficas (pizarras, cuarcitas, calizas marmóreas) y plutónicas (granitos y rocas afines), de edades comprendidas entre el Precámbrico y el Paleozoico, plegadas y estructuradas en bandas de dirección noroeste - sureste, limitadas por importantes fracturas de alcance regional que la compartimentan en tres Zonas (JULIVERT et al., 1983): Centro- Ibérica (ocupa la parte más oriental, Jaén y Córdoba), Ossa - Morena (en la zona central, Córdoba y Sevilla) y Sudportuguesa (en la parte mas occidental, Huelva).

 

Mapa que representa el alcance regional del macizo hercínico de la mesetaLa historia geológica conocida de este dominio se remonta al Cámbrico (hace más de 550 millones de años) cuando un extenso mar se extendía al sur del viejo continente mergido de la Meseta Ibérica. En sus fondos se depositaban grandes espesores de sedimentos detríticos (conglomerados,arenas y arcillas), arrastrados por los ríos que erosionaban el relieve, y fangos carbonatados, origen de las rocas calizas, generados por el depósito de caparazones y esqueletos de organismos marinos. Unos 200 millones de años más tarde (hace 360 millones de años, en el Carbonífero) la cuenca marina se colmata de sedimentos y se reduce hasta generar extensos medios pantanosos, donde se acumularon importantes cantidades de restos vegetales, más tarde carbón. La Orogenia Hercínica, iniciada hacia esa edad, somete todos estos sedimentos a fuertes transformaciones (metamorfismo) y deformaciones (pliegues y fracturas).

 

Las rocas resultantes fueron atravesadas por magmas graníticos, ricos en elementos metálicos, que, al intruir, generaron importantes mineralizaciones. Durante el Mesozoico y la Era Teciaria, el Macizo Hercínico fue el único relieve emergido de Andalucía. Desde entonces permanece sometido a la acción de los agentes erosivos, que lo han modelado y rejuvenecido hasta conformar su actual paisaje.

 

 

Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche

 

Las viejas rocas hercínicas de Ossa Morena, una de las zonas en las que se divide el Macizo de la Meseta Ibérica, con una antigüedad comprendida entre 300 y más de 500 millones de años, están bien representadas en este espacio. La gruta de las Maravillas, una de las cavidades kársticas más interesantes de Andalucía labrada sobre las viejas calizas paleozoicas, visitable turísticamente, y las ya recientes formaciones travertínicas de la Peña de Arias Montano (Alájar) y de Zufre, son algunos de los elementos de interés geológico de este espacio.

 

Gruta de las Maravillas

Parque Natural de la Sierra Norte de Sevilla

Las calizas cámbricas de Ossa Morena (de unos 500 millones de años de antigüedad) exponen en este espacio natural un completo paleokarst de gran espectacularidad y belleza. El extenso y singular complejo kárstico del Cerro del Hierro y la Cueva de los Covachos, la segunda en recorrido de la provincia de Sevilla (593 m), con un importantísimo registro arqueológico, son, junto a otros elementos kársticos como poljes, simas, travertinos y manantiales, tan emblemáticos como los que dan origen al río Huesna, algunos de los más significativos.

 

Karst del Cerro del Hierro

Parque Natural Sierra de Hornachuelos

Grandes cristales de berilio y granate en las pegmatitas

 

La antigüedad y el grado de deformación de las rocas de Ossa Morena, representadas también en este espacio cordobés, hacen complicada la interpretación de los fenómenos geológicos. Sin embargo, este enclave destaca por dos aspectos concretos: la riqueza mineralógica de las pegmatitas de Sierra Albarrana y algunos yacimientos paleontológicos, siempre tan escasos, de fauna paleozoica. Las pegmatitas son rocas ígneas plutónicas de grano excepcionalmente grueso posibilitado por su lento enfriamiento en el subsuelo profundo. Algunos de esos cristales corresponden a minerales de gran belleza y espectacularidad, casi preciosos: berilo, cuarzo, turmalina, granate, circón, rutilo, etc. Por otro lado el registro fósil de fauna tan escasa en ese período como los arqueociátidos, los trilobites y los graptolites, permite la reconstrucción biológica de estos antiquísimos ambientes marinos.

 

Parque Natural Despeñaperros

Los Órganos, cuarcita armoricana

 

Sus rocas pertenecen en este caso a la Zona Centro - Ibérica, otro de los dominios geológicos en los que se divide el Macizo Hercínico de la Meseta Ibérica. Pizarras, cuarcitas y calizas metamórficas conforman un relieve alomado brutalmente disectado de norte a sur por el desfiladero de Despeñaperros. En él se identifica su elemento geológico más emblemático: Los Órganos, un singular enclave geomorfológico constituido por grandes estratos verticales de cuarcita armoricana depositados como arenas en el litoral de un extenso mar que hace 500 millones de años (en el Ordovícico) inundaba la región. Tanto el área del Desfiladero como la vecina Cascada de Cimbarra presentan importantes manifestaciones de pinturas rupestres neolíticas, testimonio del valor estratégico de este territorio como lugar de paso obligado de civilizaciones desde la meseta hacia Andalucía.

 

Paraje Natural de la Cascada de Cimbarra

Cascada de Cimbarra

 

Unos 11 kilómetros al este del Desfiladero de Despeñaperros, en similar posición geológica y en un paraje de singular belleza, se sitúa la Cascada de la Cimbarra. El salto de agua se produce como consecuencia del efecto de fallas transversales al cauce del río Guarrizas. Próxima a la cascada, la cuarcita armoricana presenta espectaculares ripples o rizaduras de oleaje a techo de los planos de estratificación, lo que nos desvela su origen marino litoral. También próximas a ellas se pueden observar crucianas, pistas fósiles de organismos que habitaron el sedimento arenoso original de los fondos marinos.

 

Parques Naturales de la Sierra de Cardeña y Montoro y de la Sierra de Andújar

Los plutones graníticos asociados al Macizo Hercínico de la Meseta tienen dos inmejorables representantes en estos Parques Naturales. Situados en la prolongación natural de la comarca de Los Pedroches, la configuración geológica de ambos, con un amplio núcleo central granítico, condiciona su paisaje erosivo característico. El modelado, denominado localmente berrocal, es de morfologías suaves, labradas sobre el horizonte de meteorización de la roca gránitica, generando las típicas disyunciones en bolas del paisaje de dehesa.

 

Plutón granítico en la Sierra de Andújar

 

Cordilleras béticas Subir al contenido anterior

Constituye el segundo gran dominio geológico de Andalucía, y el primero por extensión. Esta gran cordillera alpina, cuyo levantamiento está ya iniciado en el Mioceno inferior (hace 25 millones de años), se extiende desde Cádiz, por el oeste, a Almería, por el este, prolongándose por Murcia, Valencia y Baleares. A la altura del Peñón de Gibraltar se inflexiona en un gigantesco arco reproduciendo una estructura más o menos simétrica en el norte de Africa. Una primera subdivisión diferencia las denominadas Zonas Externas y Zonas Internas.

Zonas Internas

Las Zonas Internas, las más meridionales, están mayoritariamente constituidas por rocas metamórficas mucho más antiguas y deformadas, que formaron parte de un sector de la corteza terrestre que desde el Mediterráneo se desplazó hacia el oeste hasta colisionar con la Placa Ibérica. Esta colisión fue la que provocó la emersión y el apilamiento de las unidades de las Zonas Externas. Se diferencian tres grandes unidades, que corresponden a otros tantos complejos tectónicos. De abajo hacia arriba:

  • Complejo Nevado - Filábride. Aflora en el núcleo de Sierra Nevada y en su prolongación por la Sierra de los Filabres y las de Alhamilla y Cabrera (en Almería). Está formado por rocas muy antiguas y deformadas, con un basamento de esquistos precámbricos y paleozoicos y una cobertera carbonatada (mármoles), junto a rocas derivadas de la transformación (metamorfismo) de rocas magmáticas, como granitos y basaltos. Internamente está estructurado en varias subunidades apiladas tectónicamente.

  • Complejo Alpujárride. Aflora orlando, en general, los relieves nevado - filábrides, a los que se superpone tectónicamente. Se estructura en varias unidades que incluyen un basamento de esquistos, y cuarcitas, de edad Precámbrico - Paleozoico, y una cobertera triásica de filitas, calizas, dolomías y marmóles.

  • Complejo Maláguide. Bien representado en las sierras de Málaga, de donde toma su nombre, está compuesto por un basamento paleozoico de lutitas, areniscas, calizas y conglomerados y, muy localizada, una cobertera mesozoica y terciaria poco potente compuesta principalmente por calizas y margas. Se diferencia de los dos complejos anteriores por su bajo o nulo nivel de metamorfismo.

  • Complejo Dorsaliano o Dorsal Bética es un término, no tan introducido como los anteriores, que en la nomenclatura geológica de la Cordillera Bética representa el dominio de contacto entre las Zonas Internas y las Zonas Externas, equivalente a la dorsal calcárea de las cadenas del norte de África. Esta compuesto por un basamento paleozoico similar al del Maláguide y una cobertera mesozoica sedimentaria carbonatada. Presenta una afinidad paleogeográfica con los Complejos Alpujárride y Maláguide.

Parque Natural Sierra Nevada

 

Sobre el antiguo núcleo metamórfico de la Cordillera Bética, el Complejo Nevado - Filábride, la acción continuada del hielo y la nieve a lo largo de los últimos 1,8 millones de años, el Cuaternario, ha conformado el único ejemplo visible de sistemas glaciares de Andalucía en la cadena montañosa más alta de la Península. Han sido durante el Cuaternario los glaciares más meridionales de Europa: circos, valles glaciares, por donde discurrieron en su momento las grandes lenguas, morrenas, lagunas, y todo el singular espectro de morfologías glaciares pueden observarse en este imponente macizo montañoso.

 

Cumbres de Sierra Nevada

 

Parque Natural de Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama

 

Cañón del Río Verde

 

Los abruptos relieves litorales de las Sierras de Tejeda y Almijara constituyen uno de los ejemplos más representativos para la observación y el estudio de la compleja estratigrafía de las formaciones carbonatadas alpujárrides (calizas, dolomías y mármoles), en el contexto de las Zonas Internas de la Cordillera Bética. El modelado kárstico de estas formaciones ha generado formas tan singulares y conocidas como la Cueva de Nerja, una de las cavidades subterráneas visitables de mayor interés geomorfológico y arqueológico de Andalucía, o el cañón kárstico del río Verde, hacia el que drenan parte de los importantes recursos acuíferos del macizo.

 

Parque Natural Sierra de Baza

 

 

 

Puerto de Los Tejos

 

Este gran macizo dolomítico está formado por el apilamiento de potentes capas de carbonatos alpujárrides entre los que se intercalan arcillas recristalizadas de colores vivos (launa). Aquí se encuentran los mejores testimonios de los depósitos marinos del Mediterráneo occidental durante el periodo Triásico (hace 200-250 millones de años). Entre estos depósitos aparecen mineralizaciones de fluorita, blenda y galena.

 

Paraje Natural de los Acantilados de Maro - Cerro Gordo

 

Constituye una de las costas acantiladas de mayor interés geológico y paisajístico de las modeladas sobre las Zonas Internas de la Cordillera Bética. Estos acantilados evidencian el progresivo levantamiento de Sierra Almijara, a la que drenan subterráneamente mediante caudalosas descargas de agua dulce alumbradas desde grutas submarinas horadadas en la parte sumergida de los pronunciados taludes verticales.

 

Acantilados de Maro - Cerro Gordo

 

Parque Natural de los Montes de Málaga

Montes de Málaga

 

En el mosaico de geodiversidad andaluza, éste es sin duda el espacio natural más representativo para la observación de las rocas y sedimentos del Complejo Maláguide, la unidad superior de las apiladas tectónicamente en las Zonas Internas de la Cordillera Bética. Un paleozoico sedimentario, sólo a veces ligeramente metamorfizado, y una cobertera mesozoico - terciaria sedimentaria, semejante a las de las Zonas Externas, conforman los relieves alomados y rojizos característicos de esta peculiar unidad geológica.

 

Paraje Natural de Los Reales de Sierra Bermeja

 

Los Reales de Sierra Bermeja constituye, junto con una parte de la Sierra de Las Nieves, el enclave más significativo para la observación de las rocas intrusivas ultrabásicas asociadas a las unidades alpujárrides de las Zonas Internas de las Cordilleras Béticas: la Unidad Peridotítica de Los Reales, uno de los mayores afloramientos del mundo de rocas ultrabásicas, de gran importancia científica. Su particular geoquímica contribuye decisivamente al mantenimiento de uno de los ecosistemas más singulares de Andalucía, el pinsapar.

 

Peridotitas de Sierra Bermeja

 

Zonas Externas

Las Zonas Externas son las más próximas al Macizo Ibérico. Corresponden a materiales mesozoicos y terciarios (hasta el Mioceno medio) depositados en un extenso mar ubicado al sur del Macizo Ibérico (Placa Ibérica emergida). Posteriormente, durante la Orogenia Alpina, se pliegan, fracturan y levantan hasta emerger. Las Zonas Externas se dividen, a su vez, en distintas unidades, más o menos coincidentes con diferentes dominios paleogeográficos. Desde la parte más próxima a la más alejada al continente (Macizo Ibérico):

  • Cobertera Tabular. Materiales triásicos continentales y jurásicos marinos (calizas y dolomías) sin plegar.

  • Prebético. Constituido por sedimentos marinos someros, litorales y continentales, mesozoicos y terciarios, con predominio de rocas carbonatadas y una característica estructura en escamas vergentes (inclinadas) hacia el norte, hacia el antiguo continente ibérico. Diferencias en las secuencias litológicas, reflejo de distintas situaciones paleogegráficas, hacen posible separar un Prebético Externo, de carácter más somero (Sierra de Cazorla) y un Prebético Interno, con rocas formadas en general a mayores profundidades (Sierras del Segura y Castril).

  • Unidades Intermedias. Tienen un carácter netamente más profundo, constituidas por un Jurásico calizo y un Cretácico margoso, con episodios turbidíticos (alternancia de areniscas y margas) típicos de zonas de talud continental. Cabalgan (se montan) sobre el Prebético y son cabalgadas por el Subbético.

  • Subbético. Localizado en la parte más meridional de las Zonas Externas, está constituido por sedimentos profundos, de carácter pelágico, es decir, lejanos a la costa. Aunque de norte a sur se pueden subdividir en varios dominios paleogeográficos, globalmente se pueden diferenciar tres grandes conjuntos litológicos: los materiales triásicos, mayoritariamente arcillas y arenas rojas y yesos; los grandes afloramientos jurásicos y cretácicos de calizas y margas; y las margas y depósitos turbidíticos del Terciario.

 

Parque Natural Sierra de las Nieves

 

Este espacio constituye uno de los sectores donde se observa con más claridad el contacto entre las Zonas Internas y Zonas Externas de la Cordillera Bética, con uno de los enclaves, además, de rocas peridotíticas (Unidad de los Reales) de mayor importancia del mundo por su extensión. El dominio de materiales carbonatados convierte al macizo en un karst de gran importancia geomorfológica e hidrogeológica: tajos, lapiaces, cuevas, simas, sumideros, dolinas, poljes e importantes edificios travertínicos y manantiales kársticos, con aguas en ocasiones mineralizadas, son sólo algunos de los elementos geológicos de interés. Entre los más emblemáticos destacan la sima GESM, que con 1.101 m de profundidad es una de las más profundas de Andalucía y de las mayores del planeta, los tajos de Caína y Pompeya, los travertinos de Jorox, Yunquera y Tolox, el sinclinal tumbado de Torrecilla, el nacimiento de Zarzalones y los baños sulfuros de Tolox.

 

Paisaje kárstico de la Sierra de las Nieves

 

Parque Natural Sierra de Huétor

 

Sierra de Huetor

 

Las rocas de la Sierra de Huetor, con una compleja estructura geológica derivada de su ubicación en el contacto entre las Zonas Externas e Internas de la Cordillera Bética, reflejan bastante bien la colisión, debida a los movimientos de las placas en la corteza terrestre, de los terrenos formados alrededor de la Placa Ibérica con unos terrenos (la Zona Interna) procedentes del este. La complejidad estructural se traduce en un agreste relieve, con repetidas y estrechas alineaciones de rocas carbonatadas, que dan picos y resaltes, separadas por valles ocupados por materiales arcillosos.

 

Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas

 

Este extenso conjunto montañoso, y su vecino Parque de la Sierra de Castril, son los representantes exclusivos de los relieves calizos y dolomíticos jurásicos y cretácicos del Prebético, sector más externo de la Cordillera Bética, dentro de la amplia representación de geodiversidad que muestran los espacios de la RENPA. Un karst ampliamente desarrollado, con todas las formas imaginables de disolución superficial y subterránea, alimenta a surgencias kársticas que dan origen al nacimiento de ríos de la importancia del Guadalquivir y del Segura. El corto trayecto del Río Borosa, apenas 12 kilómetros, en pleno corazón del Parque, constituye en si mismo un muestrario de estructuras tectónicas, tales como pliegues y fallas, que, junto con un perfil escalonado salpicado de edificios travertínicos, permiten reconocer la relación de este majestuoso relieve con los procesos tectónicos recientes en la Cordillera Bética.

 

Sinclinal del arroyo de la Truchas

 

Parque Natural Sierra de Castril

 

La prolongación de las sierras prebéticas de la Sierra de Segura hacia el sector granadino configura en el Parque Natural de la Sierra de Castril un paisaje geológico, enclavado en el Prebético Interno, también de notable belleza, con dos elementos geomorfológicos de máximo interés: el imponente desfiladero que conforma el río Castril desde su nacimiento hasta el propio pueblo de Castril, con un recorrido de casi 20 km, y la prolongación del karst del Pinar Negro hacia Los Prados del Conde, un paraje singular salpicado por una ingente cantidad formas kársticas superficiales, especialmente de dolinas y uvalas, resultado de la acción periglaciar cuaternaria sobre la superficie de las rocas carbonatadas. Las formas subterráneas son también profusas en la Sierra de Castril, entre ellas la Cueva de D. Fernando o la Cueva de los Santos, ambas de gran interés espeleocientífico.

 

Sierra de Castril

 

Parque Natural de Sierra Mágina

 

Quizás sea el Parque Natural más representativo para observar, en un reducido territorio, la peculiar disposición en unidades tectónicas superpuestas de la Cordillera Bética: Subbético Externo sobre Unidades Intermedias, y éstas, a su vez, sobre el Prebético. A este interés geológico general, se debe añadir, una vez más, el carácter kárstico del macizo, predominantemente carbonatado, pero en esta ocasión con una particularidad: la de ser el karst de mayor altitud de la Cordillera Bética, lo que le confiere unas particularidades morfológicas, entre otras el desarrollo de formas asociadas a la permanencia de nieve, tales como las dolinas climáticas o de pozo de nieve (jous).

 

El Gargantón

 

Parque Natural de Grazalema

 

Las sierras occidentales subbéticas del Endrinal, Caíllo, Líbar, Blanquilla, Pinar y Ubrique, el gran núcleo serrano de Grazalema, constituyen uno de los mejores museos naturales para el estudio y la observación de los fenómenos kársticos, antiguos y recientes. Los grandes espesores de rocas calizas y las elevadas precipitaciones anuales (de hasta 3.000 mm/año) han favorecido el desarrollo de espectaculares cañones, gargantas, barrancos, lapiaces, poljes, dolinas, cuevas y simas. El sistema Hundidero - Gato es la mayor cavidad conocida de Andalucía. La Cueva de la Pileta es, además, una de las de mayor interés arqueológico.

 

Paisaje kárstico

 

Parque Natural de las Sierras Subbéticas

 

Las sierras subbéticas cordobesas son reconocidas a nivel mundial por su extraordinaria riqueza paleontológica en un grupo de fósiles de especial interés, los ammonites, excelentes datadores e indicadores ambientales durante el Jurásico y Cretácico. El paisaje kárstico es otro de los elementos de valor didáctico y científico del Parque: el Polje de la Nava, el cañón del río Bailón, las dolinas de Los Hoyones, el lapiaz de los Lanchares y la Cueva de los Murciélagos, visitable, o la Sima de Cabra son algunas de las formas kársticas más significativas. El escenario geológico del punto geodésico de la Ermita de la Virgen, situada en el Picacho de la Sierra de Cabra, paraje conocido como “el Balcón de Andalucía”, o la buena visión del frente de cabalgamiento que a lo largo de todo el límite norte del Parque pone en contacto a la Cordillera Bética con la Depresión del Guadalquivir, constituyen otros rasgos geológicos de máximo interés.

 

Ammonites

 

 

 

Paraje Natural Torcal de Antequera

 

El Paraje Natural del Torcal de Antequera, situado sobre calizas del Subbético Interno o Penibético, constituye uno de los mejores y más espectaculares ejemplos de karst de Europa. Su estructura geológica, un gran pliegue en forma de cofre o champiñón, ha favorecido el proceso de disolución de las calizas, mostrando una extraordinaria variedad de formas kársticas. Su superficie es un verdadero museo natural: lapiaces o lenares, torcas o dolinas, caménicas, uvalas, corredores o portillos, sumideros, relieves residuales (hum), piedras caballeras, etc. En su interior existen numerosas cavidades (más de mil) de interés espeleológico controladas por los sistemas de fracturación del macizo. Algunas de ellas son también de gran interés arqueológico, ya que revelan su ocupación humana desde el Neolítico hasta la Edad del Bronce (Cueva del Toro, Cueva de Marinaleda I, Cuevas del Hoyo y del Tambor, etc.).

 

Paisaje kárstico del Torcal de Antequera


Paraje Natural del Desfiladero de los Gaitanes

 

El río Guadalhorce disecta las calizas y dolomías jurásicas en el paraje conocido como El Chorro conformando un cañón de tres kilómetros de recorrido, alturas de hasta 300 m y anchuras menores a 10 m. Es el desfiladero de los Gaitanes, sobre el que vuela el Caminito del Rey, un enclave de extraordinario interés geomorfológico. Junto al propio desfiladero destaca la discordancia erosiva de los conglomerados y calcarenitas miocenos, horizontales, sobre los estratos verticales de calizas jurásicas, con abundantes estructuras sedimentarias, restos de fósiles de ballenas y modelados tipo taffoni los primeros y abundante fauna fósil los segundos. El macizo se halla karstificado, contabilizándose más de veinte cavidades de gran importancia geológica y arqueólogica, colgadas en ocasiones sobre el cauce del río.

 

Desfiladero de los Gaitanes

 

Parque Natural de la Sierra de María - Los Velez

 

La alineación de las sierras de María, del Mahimón y del Gigante se corresponde con una zona de gran interés y complejidad geológica y tectónica, al situarse inmediatamente al norte del contacto entre las Zonas Internas y Externas de la Cordillera Bética. Esta importante línea tectónica continúa activa incluso en época reciente, generando una intensa actividad sísmica en toda la Comarca de los Vélez. Estas rocas, pertenecientes al Dominio Subbético, se erigen hoy como espectaculares macizos calizos, muy ricos en fauna fósil de gran interés (ammonites, corales y esponjas, foraminíferos, gasterópodos y bivalvos, etc.), en los que predomina el modelado de tipo kárstico: dolinas, simas, poljes, lapiaces y cavidades muy ricas en espeleotemas (estalactitas, estalagmitas, etc.) y de gran valor arqueológico, como la Cueva de los Letreros. Ello ha propiciado, además, su configuración como un gran acuífero kárstico, cuyos recursos, drenados fundamentalmente a través de los Manantiales de Vélez-Blanco, posibilitan una buena parte del riego de la comarca.

 

Macizo calizo de la Sierra del Gigante

 

Reserva Natural de Lagunas de Fuente de Piedra y Archidona

 

La laguna de Fuente de Piedra constituye uno de los complejos lagunares salinos más extensos de España (12,19 km2 ) y el de mayor superficie de Andalucía. Representa el área de descarga natural de la unidad hidrogeológica de las Sierra del Humilladero y la Camorra. La geomorfología del vaso endorreico está relacionada con los procesos kársticos de disolución y subsidencia de los materiales evaporíticos del Trías de Antequera. Por otro lado, tanto esta salina como las vecinas de Archidona, de génesis similar, constituyen un sistema hidrogeológico de alto interés didáctico, bien conocido y delimitado.

 

Laguna de Fuente

Depresiones neógenas Subir al contenido anterior

Durante la colisión de las Zonas Internas con la Placa Ibérica se inició la lenta emersión de la Cordillera Bética desde el fondo del mar. Está emersión fue sólo parcial con respecto a la configuración actual de tierras emergidas y sumergidas. Las áreas más deprimidas quedaron sumergidas bajo el mar y en ellas continuó la sedimentación: son las depresiones neógenas, hoy ya también emergidas. Su principal característica es la ausencia significativa de deformación, aunque sí pueden presentar ligeras deformaciones debidas a fenómenos tectónicos recientes (neotéctónica) y también importantes episodios de actividad volcánica, como en Cabo de Gata (Almería). Dentro de ellas pueden diferenciarse dos grandes conjuntos de acuerdo con su contexto: la Depresión del Guadalquivir y las Depresiones Intramontañosas y Litorales.

 

La Depresión del Guadalquivir. Es la más extensa depresión neógena y corresponde a la cuenca ubicada entre La Cordillera Bética y el Macizo Ibérico. En ella, desde el Mioceno, y durante varios millones de años, se depositó un potente espesor de depósitos marinos y continentales, esencialmente margas, arenas y areniscas, antes de la retirada definitiva del mar a la posición de la línea de costa actual. El borde sur de la depresión de Gualdalquivir está en gran medida relleno por un conjunto de depósitos gravitacionales que llegaban a la Depresión del Guadalquivir deslizados desde las Zonas Externas de la Cordillera Bética, en su continuado empuje tectónico hacia el norte (Unidades Olitostrómicas). Estas masas, de edades muy diferentes, algunas de enormes dimensiones que incluyen hasta pequeñas sierras, se desplomaban hacia la Depresión del Gualdalquivir quedando englobadas en sus sedimentos, más jóvenes, constituyendo olistolitos u olitostromas.

 

Dentro de la propia Cordillera quedaron otras Depresiones Intramontañosas, deprimidas respecto a los relieves circundantes, en las que también se produjo el depósito de importantes volúmenes de sedimentos, inicialmente marinos, formados mientras las depresiones continuaban inundadas por el mar y, más tarde, continentales, lacustres y fluviales. Entre las más importantes por su extensión destacan la Depresión de Granada, la de Guadix-Baza y las depresiones litorales de Almería. En estas ultimas hay que destacar la presencia de importantes volúmenes de rocas volcánicas, que afloran extensamente en Cabo de Gata y en puntos próximos.

Cuencas neógenas intramontañosas

Parque Natural de Cabo de Gata - Níjar

Aglomerados volcánicos de Mónsul

 

El Complejo Volcánico de Cabo de Gata, el más importante de Andalucía y uno de los de mayor interés de carácter fósil de España y de Europa,representa una pequeña parte de una amplia provincia volcánica que se extiende actualmente sumergida bajo el Mar de Alborán.La actividad volcánica se generó en su mayor parte en un ambiente submarino entre hace aproximadamente unos 15 y unos 6,5 millones de años (en el Neógeno).En determinados intervalos de tiempo la zona quedó configurada como un extenso archipiélago marino donde las islas emergidas se correspondían con domos volcánicos, en torno a los cuales,en un mar cálido, tropical, se desarrollaron arrecifes de coral a modo de atolones o de arrecifes costeros. Esta particular configuración geológica ha generado un museo natural de formas volcánicas único:domos,coladas volcánicas,chimeneas,calderas y rocas piroclásticas,de diferentes composiciones y con un extenso abanico de estructuras y texturas,asociadas a las cuales se desarrollaron mineralizaciones tan singulares como la del célebre yacimiento de oro de Rodalquilar.El sector de la Bahía de Almería incluido en el Parque,por su parte,alberga uno de los mejores registros de playas fósiles cuaternarias (tirrenienses) del mediterráneo occidental y conserva el la actualidad sistemas dunares vivos y fósiles que dan cierre a uno de los sistemas de albufera de mayor valor ecológico del litoral español.

 

Paraje Natural del Karst en Yesos de Sorbas

 

La acción milenaria del agua de lluvia sobre los yesos de la cuenca neógena de Sorbas,relacionados con la crisis de desecación messiniense del Mediterráneo,ha generado uno de los karst en yesos más importantes del mundo.Más de 1.000 dolinas en superficie y otras tantas cavidades subterráneas,superpuestas hasta en siete niveles y comunicadas en su mayor parte,formas superficiales únicas,como los túmulos, y un espectacular universo de espeleotemas en yeso (estalactitas, estalagmitas, corales, anillos,bolas de yeso,est.),algunos también exclusivos de este karst,hacen de este reducido mundo subterráneo una de las joyas geológicas de Andalucía.

 

Karst subterráneos en los yesos de Sorbas

 

Paraje Natural del Desierto de Tabernas

 

 

Bajo la asombrosa estética de su paisaje acarcavado (bad - lands), el Desierto de Tabernas esconde un museo natural a escala real, vivo, y único en el contexto europeo por su interés para el estudio de los procesos y formas erosivas y de la relación de los mismos con los fenómenos geológicos acaecidos en el ámbito de las cuencas neógenas béticas en los últimos 8 millones de años. Los recursos geológicos de este espacio son extraordinarios: potentes secuencias turbidíticas (registro sedimentario de extensos abanicos submarinos hoy fósiles), sismitas (capas deformadas en pliegues como consecuencia de actividad sísmica en el momento de la deposición), arrecifes fósiles, yesos relacionados con la crisis de desecación del Mediterráneo, el emblemático y majestuoso Cerro Alfaro, que junto con otros pequeños relieves cercanos constituyen ejemplos magníficos de “relieves en cuestas”, los fenómenos de tubificación (piping), que alcanzan dimensiones de interés espeleológico, las propias ramblas y los exóticos “travertinos de sal del desierto”, son tan sólo algunos de los ejemplos que nos ofrece este libro natural de geología.

 

Paisaje erosivo (Bad - Lands) del Desierto de Tabernas

 

Paraje y Reserva Natural de Punta Entinas - Sabinar


Albufera de Punta Entinas - Sabinar

El extremo occidental de la Bahía de Almería recoge también de manera espléndida el registro de los acontecimientos geológicos acaecidos en el litoral mediterráneo en los últimos 250.000 años. Las oscilaciones del nivel de mar quedan testificadas por un sistema de terrazas marinas excavadas sobre los relieves de los Alcores. Sobre la llanura litoral el viento modeló las arenas de playa transportándolas hacia el interior y modelando un cordón de dunas litorales que dio cierre a un sistema natural de albufera, convertido en salinas marítimas para su explotación desde la época fenicia.

 

Paraje Natural de La Albufera de Adra

 

A demás de su valor ecológico, la Albufera de Adra constituyen un enclave de notable interés hidrogeológico. La existencia de estas láminas continentales de agua se relaciona con el nivel piezómetrico del sector oriental del acuífero del delta del río Adra,a cuyos avatares permanece irremediablemente ligado. Uno de los aspectos de interés que despierta este sistema húmedo es la posibilidad de analizar su evolución histórica reciente en relación con la intensa antropización y deforestación que la cuenca del río ha soportado en los últimos 200 años. Una posibilidad poco habitual de ser estudiada en el litoral mediterráneo andaluz.

 

Albufera de Adra

 

 

 

Depresión del Guadalquivir

Parque Nacional y Parque Natural de Doñana

 

La desembocadura del río Guadalquivir conforma un mundo geomorfológico único en España para el estudio e interpretación de las formas y procesos asociados al modelado litoral y fluvio -litoral, con ejemplos absolutamente espectaculares de acantilados, playas, flechas litorales, dunas activas y fósiles, marismas y estuarios.

 

Sistemas dunares en Doñana

 

Paraje Natural de las Marismas del Odiel

 

Vista aérea del estuario del Odiel

 

El antiguo estuario es hoy una amplísima llanura mareal fangosa por la que discurren los brazos entrecruzados de los ríos Tinto y Odiel y en la que se registra con precisión la evolución geológica de la costa onubense durante los últimos 6.000 años.

 

Paraje Natural de Marismas del Río Piedras y Flechas del Rompido

 

Un antiguo sistema de islas-barrera, hoy conectadas con el continente,da origen a la flecha litoral del Rompido, una estrecha y larga barra arenosa paralela a la línea de costa que configura la morfología de la desembocadura del río Piedras.

 

Vista aérea de la flecha del Rompido

 

Reservas Naturales de los Complejos Endorreicos de Sevilla

 

Los Complejos de la Lantejuela, de Lebrija -Las Cabezas y de Utrera, todos ellos Reservas Naturales, constituyen magníficos ejemplos de zonas húmedas, generalmente salobres y de carácter temporal, cuyo origen se debe al carácter endorreico de sus cuencas, modeladas sobre materiales de relleno de la Depresión del Guadalquivir.

 

Laguna del Taraje. Sevilla

 

Reservas Naturales del Sur de Córdoba

 

El conjunto de zonas húmedas del sur de Córdoba, también todas ellas Reservas Naturales, Laguna del Rincón, Laguna Amarga, Laguna de los Jarales y Laguna del Conde o Salobral, corresponden a complejos endorreicos modelados sobre materiales impermeables, margas y yesos evaporíticos, del Trías, trasladados gravitacionalmente a la Cuenca del Guadalquivir en el Mioceno (Unidades Olitostrómicas).

 

Laguna del Conde o Salobral. Córdoba

 

Parque Natural La Breña y Marismas del Barbate

 

La costa del municipio de Barbate, y todo el tramo litoral gaditano entre Conil y Cabo de Trafalgar, está jalonado por una serie de elementos de interés geológico asociados a la dinámica litoral, antigua y reciente. Tras los restos del cordón dunar actual se reconocen tres niveles de terrazas marinas antiguas (el más antiguo de hace 180.000 años). El Tómbolo de Trafalgar es un islote constituido por restos de una antigua playa (100.000 años) y dunas fósiles. Está unido a tierra firme por un itsmo, estabilizado hace 5.000 años, con una extensa plataforma de abrasión que aflora en marea baja. El acantilado de Barbate, labrado sobre calcarenitas miocenas y margas, es el más importante de la provincia, se extiende a lo largo de 4 km, alcanzando un desnivel de 90 m y un perfil totalmente vertical. En sus paredes,drenando las calcarenitas, surge un peculiar conjunto de manantiales: Los Caños de la Meca.

 

Acantilado del pinar de la Breña

 

Paraje Natural de la Laguna de Palos y Las Madres

 

Magnífico ejemplo de humedal de agua dulce generado por el desarrollo de un cordón arenoso litoral que cierra el arroyo Madre del Avito.

 

Laguna de la Mujer

 

Parque Natural Bahía de Cádiz

 

El lugar de confluencia de las aguas dulces del río Guadalete con las aguas saladas atlánticas de la Bahía de Cádiz, el estuario, constituye un auténtico laberinto de dunas, caños, acantilados y playas. Al interés geomorfológico general de este tipo de espacios marismales se une en esta ocasión un excepcional interés sedimentológico, ya que su relleno sedimentario permite reconstruir con precisión su evolución en los últimos 18.000 años (último período glacial).

 

Vista aérea de Bahía de Cádiz

 

Unidades del Campo de Gibraltar Subir al contenido anterior

 

El Complejo del Campo de Gibraltar corresponde a una serie de materiales turbidíticos, depositados durante el Cretácico y el Terciario en una cuenca marina profunda localizada en una posición intermedia entre las Zonas Externas y las Zonas Internas.

 

Parque Natural de los Alcornocales

 

Este espacio constituye el genuino representante de los terrenos geológicos correspondientes a las Unidades del Campo de Gibraltar. En el litoral próximo al Parque,en el tramo comprendido entre Punta Carnero y la Bahía de Getares, pueden observarse unos espectaculares afloramientos de estratos verticales de rocas asociadas a corrientes de turbidez: son las turbiditas del Campo de Gibraltar (o flysch de Punta Carnero). Consisten en una alternancia de estratos más duros de areniscas,con frecuentes estructuras sedimentarias, y más blandos de margas,que corresponden a sucesivas deposiciones sedimentarias en los taludes y fondos de un antiguo mar. Las areniscas del Aljibe, próximas y con un origen similar, constituyen otra formación geológica de singular interés en la zona, y proporciona relieves sobre los que se asientan gran parte del paisaje del alcornocal.

 

Turbidtas calcáreas (flysch) en las cercanías de Algeciras

 

El desarrollo de este servidor WEB
ha sido cofinanciado por la Unión Europea