Web de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio

Información ambiental

Herramientas de ayuda para el usuario

Navegación principal

Navegación secundaria

Inicio > Información Ambiental > Espacios Protegidos > Red de Espacios Naturales Protegidos de Andalucía (RENPA) > Reservas de la Biosfera > Red Mundial y Española de Reservas de la Biosfera

Las Reservas de la Biosfera en red

Facebook Twitter MySpace Meneame Delicious Google+  Enviar Imprimir ¿Te interesa? Sin interés Poco interesante De interés Muy interesante Imprescindible Resultado  11 votos
Imágenes de la Red Mundial de Reservas de la Biosfera de la UNESCO. Copyright UNESCOImágenes de la Red de Reservas de la Biosfera de la UNESCO. Galeria de fotos de la UNESCO

 

La existencia de redes internacionales e interregionales, como EuroMaB, IberoMaB, AfriMaB, ArabMaB, entre otrosy de ecosistemas específicos, como la red de montañas, de bosques tropicales o de áreas urbanas, entre otras, es una de las características fundamentales del programa MaB, pues juegan un papel clave en el intercambio de información y experiencia, proporcionan información valiosa sobre modelos de desarrollo sostenible y sobre las posibilidades de mitigación y adaptación al cambio climático; asimismo, fomentan la colaboración en materia de educación e investigación por ámbitos.

Este complejo sistema se ordena mediante comités que, igualmente, actúan en distintos niveles: IberoMaB, EuroMaB, comités estatales, Comité de Reservas de la Biosfera de Andalucía, etc.

 

La Red Mundial de Reservas de la Biosfera

 

Imágenes de la Red de Reservas de la Biosfera de la UNESCO. Copyright UNESCOImágenes de la Red de Reservas de la Biosfera de la UNESCO. Galeria de fotos de la UNESCO

 

La Red Mundial de Reservas de la Biosfera cuenta en 2017 con 669 reservas inscritas, distribuidas en 120 países. De estas, 16 son transfronterizas.

La creación de redes internacionales, regionales, subregionales y de ecosistemas específicos es una característica clave del Programa MAB. Entre las redes regionales e interregionales está la IberoMaB para América latina, el Caribe, Portugal y España.

Uno de los principales hitos vividos por esta Red Mundial fue la II Conferencia Internacional de Reservas de la Biosfera, celebrada en Sevilla en 1995. El objetivo de este encuentro fue reflexionar sobre el papel que podían y debían jugar las reservas en el futuro, teniendo en cuenta las conclusiones y acuerdos sobre desarrollo sostenible, desertificación, diversidad biológica y cambio climático adoptados en la Conferencia sobre Medio Ambiente y Desarrollo de Naciones Unidas de Río de Janeiro, en 1992.

De esta Conferencia de Sevilla emanaron los dos instrumentos que definen, rigen y facilitan el cumplimiento de los objetivos y las funciones de esta figura:

 

Las Reservas de la Biosfera deben contribuir a preservar y mantener valores naturales y culturales merced a una gestión sostenible, apoyada en bases científicas correctoras y en la creatividad cultural. La Red Mundial de Reservas de la Biosfera, tal como funciona, según los principios de la Estrategia de Sevilla, es un instrumento integrador que puede contribuir a crear una mayor solidaridad entre los pueblos y las naciones del mundo.

Estrategia de Sevilla, 1995

 

El segundo hito más importante llegó con la III Conferencia Internacional de Reservas de la Biosfera, celebrada en 2008, donde se aprobó el Plan de Acción de Madrid (2008-2013) (0,4 MB). Este documento tenía como uno de sus objetivos principales evaluar el grado de cumplimiento de la Estrategia de Sevilla y del Marco Estatutario de la Red Mundial de Reservas de la Biosfera, especialmente en lo referido al hecho de que cada reserva contara con una zonificación completa (núcleo, tampón y transición) y con instrumentos de planificación, gestión y participación que les permitieran el cumplimiento de sus objetivos y funciones.

Finalmente, en la IV Conferencia Internacional de Reservas de la Biosfera, que acogió Lima en 2016, se aprobó el Plan de Acción de Lima (2016-2025) (0,3 MB), en el que están muy presentes tanto los Objetivos de Desarrollo Sostenible como la Agenda 2030 aprobadas por las Naciones Unidas en 2015.

El Programa MaB (Hombre y Biosfera) ha evolucionado desde su nacimiento en 1971 sin perder de vista su objetivo inicial: "promover los conocimientos científicos y el personal cualificado necesario para el manejo racional y a largo plazo de los recursos naturales".

 

Logotipo de la Unión Europea

El desarrollo de este servidor WEB
ha sido cofinanciado por la Unión Europea