Web de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio

Información ambiental

Herramientas de ayuda para el usuario

Navegación principal

Navegación secundaria

Inicio > Información Ambiental > Biodiversidad > Seguimiento de la Biodiversidad

Actuaciones realizadas en el proyecto LIFE Conservación y restauración de humedales andaluces

Facebook Twitter MySpace Meneame Delicious Google+  Enviar Imprimir ¿Te interesa? Sin interés Poco interesante De interés Muy interesante Imprescindible Resultado  845 votos
  1. Actuaciones realizadas en la Reserva Natural Laguna de Fuente de Piedra
  2. Actuaciones realizadas en la Reserva Natural Lagunas del sur de Córdoba
  3. Actuaciones realizadas en el Parque Natural Marismas del Odiel
  4. Participación, educación ambiental y difusión del proyecto
  5. Actuaciones complementarias

Actuaciones realizadas en la Reserva Natural Laguna de Fuente de Piedra

Compra de tierras

La Consejería de Medio Ambiente, como parte de las acciones previstas en este proyecto LIFE, ha adquirido los terrenos correspondientes a cinco fincas de titularidad privada que representan una superficie total de 59,11 hectáreas con el fin de poder ejecutar las actuaciones previstas. Las fincas adquiridas han sido las siguientes:

 

 

Terrenos adquiridos
  • Los Juncares 7,00 ha
  • Suerte de Tierra Calma 6,58 ha
  • Venta y Mazacotares 4,70 ha
  • Masacotares 6,40 ha
  • Hazas Hoyo de Campos, Faldeo, Cantarranas y Albina 34,23 ha

Esto ha permitido recuperar 120 hectáreas dedicadas a la agricultura gracias a la compra de 59 de ellas por el proyecto y el resto por la Consejería de Medio Ambiente. Concretamente, se han restaurado dos tipos de hábitats prioritarios incluidos en la Directiva Europea Hábitat: lagunas costeras y estepas salinas mediterráneas. Se han repoblado estos terrenos con especies autóctonas, sobre todo palustres y tarajes y, en los terrenos no inundables, se han introducido especies de bosque mediterráneo. Todo ello ha permitido recuperar parte del paisaje tradicional y atenuar la presión agrícola.

Mejora de la calidad de las aguas

Para gestionar los vertidos procedentes de las tres EDAR del entorno de la laguna, se han recuperado varios humedales y se ha constituido un sistema de canales con compuertas que permiten manejar sus caudales antes de entrar a la laguna. En estos canales, la vegetación de carrizo regenerada actúa como filtro verde, absorbiendo nutrientes del agua. Después, el agua pasa por las lagunas recuperadas y terrenos de inundación, que siguen depurándola antes de llegar a la de Fuente de Piedra. Además, los humedales recuperados acogen a diversas especies de aves acuáticas, ya que son los únicos lugares de agua dulce en un entorno hipersalino.

Una de estas es la zona era la denominada como “Los Juncares”. Situada al Noroeste del Laguneto del Pueblo se tienen referencias de que históricamente formaba parte de los humedales del entorno de la Laguna de Fuente de Piedra. El propio nombre de la zona da idea de que este era un terreno que se inundaba frecuentemente y que por tanto presentaba una vegetación propia de estas condiciones hídricas. Sin embargo las zonas bajas de este humedal se habían colmatado completamente debido a las labores agrícolas que se venían realizando regularmente. Para recuperar esta zona húmeda se ha realizado un importante movimiento de tierras con el objetivo de recuperar la morfología original del terreno y aumentar la superficie susceptible de inundación en 1,5 ha aproximadamente.

Por otro lado los arroyos de Santillán y Mari Fernández vertían aguas cargadas de sedimento y residuos producto de diversos tratamientos agrícolas en el entorno directamente a la Laguna de Fuente de Piedra. Con el fin de controlar estos residuos se actuó directamente sobre los terrenos perilagunares mediante la limpieza y la eliminación de los muros laterales existentes en estos cauces. Con esta actuación se ha favorecido el encharcamiento de los terrenos circundantes, adquiridos por la Consejería de Medio Ambiente. La retención del agua antes de la entrada en la laguna aumenta la sedimentación de las partículas más finas, incrementándose la recarga del acuífero y aumentando la superficie de zonas húmedas que se había reducido por los usos agrícolas.

 

Desembocadura de arroyos
Compuerta de regulación

 

Además rodeando la cubeta de la Laguna de Fuente de Piedra existía un antiguo canal perimetral de 3 m de anchura, que se construyó para evitar que las aguas de escorrentía superficial entraran en la laguna. En este canal confluyen las aguas procedentes de los canales y arroyos del entorno de la laguna, por lo que presentaba en buena parte del mismo problemas de colmatación y una abundante vegetación (taraje y carrizo principalmente) que dificultaba el paso de las aguas. La circulación del agua por el canal perimetral era regulada mediante una serie de arquetas con compuertas, las cuales se encontraban muy deterioradas. Para recuperar la funcionalidad del canal perimetral, en primer lugar se realizó a lo largo de un tramo la limpieza de la vegetación y la extracción de las tierras que colmatan el fondo del mismo. Por otro lado se han recuperado varias de las arquetas lo cual permitirá realizar un adecuado manejo de los flujos de agua en el canal.

Por último y con el fin de disponer de un conocimiento actualizado de la calidad del agua y de la repercusión que sobre ella tengan las actuaciones realizadas durante todo el periodo de ejecución del proyecto se han estado tomando muestras en las entradas de agua de la laguna. Paralelamente la Consejería de Medio Ambiente también realiza análisis de las aguas de las depuradoras del entorno de Fuente de Piedra y Humilladero que vierten sus aguas a la Laguna.

Recuperación del Laguneto del Pueblo
Laguneto restaurado

El Laguneto del Pueblo, situado al noreste de la laguna, ha recibido históricamente los vertidos procedentes de aguas residuales urbanas de Fuente de Piedra y posteriormente además los de la estación depuradora EDAR II de Fuente de Piedra. Estos vertidos habían provocado la acumulación de una capa de materia orgánica en la cubeta que había afectado al estado de conservación de este humedal alterado profundamente el funcionamiento natural de esta laguna. Además las aguas del Laguneto se canalizaban directamente hasta la Laguna de Fuente de Piedra por medio de un pequeño desagüe, sin posibilidad de controlar los problemas de contaminación que a veces se producían por fallos en los sistemas de depuración.

Las actuaciones acometidas con este proyecto LIFE en el Laguneto del Pueblo han consistido principalmente en la retirada de los lodos acumulados y la adecuación de una serie de canales y compuertas que permitan controlar los flujos de agua en su entorno.

Para limpiar los lodos del fondo de la cubeta del Laguneto fue necesario desecarlo previamente y desviar el agua procedente de la EDAR II de Fuente de Piedra mediante la excavación de un nuevo canal. Una vez desecado el Laguneto se pudo proceder a retirar la gruesa capa de materia orgánica acumulada en su cubeta producto de la sedimentación en el vaso lagunar de las aguas vertidas por la población. Esta densa capa de materia orgánica concentrada no permitía el crecimiento de vegetación alguna y afectaba muy negativamente a la calidad del agua del Laguneto favoreciendo procesos de eutrofización.

Finalmente, se procedió a la repoblación del perímetro del Laguneto del Pueblo y de los canales restaurados de las inmediaciones. En las zonas más lejanas al laguneto se plantó Quercus rotundifolia y Pistacea lentiscus. En las márgenes de los canales, caminos y marcando el límite de la propiedad pública se plantó linealmente al Populus alba, Ulmus minor y Tamarix africana.

Recuperación de la laguna de Cantarranas
Laguna de Cantarranas

La Laguna de Cantarranas fue desecada mediados del siglo XX. Para ello se modificó el trazado del Arroyo de los Arenales y se construyó un canal de drenaje con el fin de capturar sus aguas y verterlas a la laguna de Fuente de Piedra. A pesar de ello la laguna seguía embalsando agua algunos meses al año.

La Laguna de Cantarranas presentaba una situación de amenaza continua debido a su carácter privado y a la explotación agrícola de los terrenos que la circundan especialmente en la zona oeste debido a la existencia de un olivar en una parcela con pendientes pronunciadas. Además se había perdido toda la vegetación perilagunar y en verano, una vez seca, el vaso lagunar era arado.

Con la ejecución de este proyecto se ha conseguido recuperar sus casi 10 hectáreas. Para ello se han retirado los sedimentos arrastrados desde los terrenos colindantes lo que ha incrementado la superficie susceptible de inundación. La tierra sobrante ha sido llevada hasta el límite oeste de la propiedad pública donde además de retener nuevos arrastres, ha servido de sustento a un observatorio de uso público.

También se ha aprovechado para sellar un pozo preexistente, lo cual supondrá una reducción de las extracciones de agua con fines agrícolas y por tanto incrementará la disponibilidad de agua de este humedal.

También se ha combatido la erosión mediante la revegetación de los terrenos alrededor de la laguna con especies como Pistacea lentiscus, Quercus rotundifolia y Tamarix africana.

Restauración de hábitats de nidificación

Los restos de las estructuras creadas durante el siglo XIX para facilitar la explotación salinera de la laguna constituyen los lugares de nidificación más adecuados para numerosas especies de aves protegidas, entre ellas el flamenco, la pagaza piconegra (Gelochelidon nilotica) y la gaviota picofina (Larus genei). Esto es debido a que dichas estructuras están parcialmente derruidas y constituyen islotes que resultan inaccesibles a los depredadores terrestres. No obstante, la intensa acción erosiva del agua y del viento sobre estos islotes ha provocado la continua reducción de su superficie y de su cota, con lo que buena parte de ellos se encuentra inundada habitualmente durante la primavera, con la consecuente reducción de su capacidad de albergar nidos.

Mediante esta acción se han restaurado algunos de los islotes que albergan colonias de nidificación de especies de aves protegidas, entre ellas el flamenco (Phoenicopterus roseus), la pagaza piconegra (Gelochelidon nilotica) y la gaviota picofina (Larus genei). Los trabajos de restauración han consistido en la realización de movimiento de tierras, protección de orillas frente a la erosión y de diversificación del hábitat.

Acondicionamiento de hábitat

Los movimientos de tierras han ido enfocados a elevar la cota de coronación de los islotes y, en algunos casos (islotes del Noreste y de San Luis), la modificación de la morfología original de los mismos para proporcionarles una mayor resistencia a la erosión. La elevación de la cota de los islotes se justifica por la necesidad de garantizar que la superficie de los mismos esté emergida durante la época de cría de las aves.

Tras la remodelación de los islotes, se ha procedido a la protección de sus márgenes mediante la construcción de empalizadas de tablas siguiendo un modelo utilizado tradicionalmente para la conservación de salinas.

Posteriormente estos trabajos se han culminado con el acondicionamiento y diversificación de los hábitats de nidificación sobre los distintos islotes. En estos trabajos han colaborado veinte jóvenes voluntarios de todo el país participantes en un campo de voluntariado organizado a tal efecto. En el islote de Senra, en el que se emplaza la colonia de flamencos, se ha recreado el aspecto de la colonia usando parte de antiguos nidos y construyendo otros nuevos.

Islote restaurado

Por otro lado en los islotes del Noreste y de San Luis, se han instalado pequeños acúmulos de materiales compuestos por palos, troncos, materiales gruesos etc. con el fin de facilitar nidificación de la pagaza piconegra (Gelochelidon nilotica), el chorlitejo patinegro (Charadrius alexandrinus), la gaviota picofina (Larus genei), y otras especies afines.

Otra actuación ha consistido en el incremento de la superficie de nidificación disponible para algunas especies mediante la creación de islotes flotantes. Se han instalado dos islotes constituidos cada uno de ellos por una plataforma de resina de poliéster. Estos islotes flotantes aseguran la disponibilidad de superficie útil de nidificación en humedales de niveles hídricos muy fluctuantes, evitándose así los desplazamientos de las colonias de aves de las orillas de la laguna donde se hayan más indefensas frente al ataque de diversos predadores como zorros o perros asilvestrados.

Fomento del Uso Público
Observatorio de Cantarranas

Mediante esta actuación Se han multiplicado las posibilidades para la visita y el conocimiento de la zona mejorando el acceso a pié a los nuevos humedales restaurados, favoreciendo las condiciones de observación de la avifauna e implantando diversos recursos interpretativos que permitirán al público conocer su problemática y obtener un mayor conocimiento de los hábitats, la vegetación y avifauna existentes en la zona.

Para ello se han construido dos senderos que ,partiendo del mirador del Centro de Visitantes, conectan el primero con el Laguneto del Pueblo y sus pequeñas lagunas anexas, mientras el segundo desciende hasta la curva de La Vicaría.

Por otro lado se ha dotado la zona con dos observatorios cerrados)  y otros dos abiertos, así como un mirador en las inmediaciones del aparcamiento de la Laguna de Cantarranas.

Todo ello se ha complementado con la colocación de paneles interpretativos y señales de uso público que faciliten tanto la orientación de los usuarios hacia los senderos y observatorios como el conocimiento de la avifauna de la zona.

Logotipo de la Unión Europea

El desarrollo de este servidor WEB
ha sido cofinanciado por la Unión Europea