Web de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio

Información ambiental

Herramientas de ayuda para el usuario

Navegación principal

Navegación secundaria

Inicio > Información Ambiental > Biodiversidad > Conservación y recuperación de especies > Programas de conservación y recuperación de especies

Seguimiento de la anidación de la tortuga boba

Facebook Twitter MySpace Meneame Delicious Google+  Enviar Imprimir ¿Te interesa? Resultado  441 votos



Tortuga boba



Tortuga boba
Tortuga boba

La tortuga careta o tortuga boba (Caretta caretta) es una especie de tortuga marina, que puede vivir hasta 50 o 60 años y alcanzar un peso de 150kg. El Catálogo Andaluz de Especies Amenazadas (Decreto 23/2012) recoge a esta especie con el estado de conservación “Vulnerable” (VU), aunque su estado global acorde a criterios de la UICN es “En peligro” (EN).

A lo largo de su vida, puede poner hasta 60 nidos en playas arenosas, cada uno de los cuales puede llegar a tener hasta 100 huevos que entierra a unos 40- 50 cm de profundidad. Sin embargo, en la actualidad la puesta de huevos en las playas de arena se ve amenazada por varios factores de origen antrópico (recolección de sus huevos, capturas accidentales durante la pesca y, más recientemente, a la proliferación de actividades de ocio en las playas donde anidan).

En Andalucía no se había registrado ninguna anidación desde 2001 en Vera (Almería) hasta julio de 2015, fecha en que una hembra anidó y puso 80 huevos en una playa de la localidad almeriense de Pulpí.

Actuaciones Subir al contenido anterior

Debido a lo excepcional del caso, y para asegurar su supervivencia, los huevos fueron trasladados a la Estación Biológica de Doñana (CSIC), donde permanecieron en las incubadoras casi dos meses hasta su eclosión en septiembre de 2015. Para aumentar sus posibilidades de supervivencia, las 26 tortugas nacidas permanecieron durante un año en las instalaciones del Acuario de Sevilla ydel Centro de Gestión del Medio Marino Andaluz (CEGMA) del Estrecho de la Junta de Andalucía, siendo alimentadas y supervisadas por los especialistas de ambos centros.

En junio de 2016 se produjo la suelta de 12 tortugas con aproximadamente un kilo de peso (nacieron con aproximadamente 14 gramos), en la playa de San Juan de los Terreros en el término municipal de Pulpí (Almería). En agosto de este mismo año se soltaron cinco ejemplares y en septiembre las nueve restantes. La liberación se realizó desde la misma playa.

Debido a que las hembras tienen la costumbre de regresar al lugar donde nacieron para reproducirse, es posible que regresen en un futuro, cuando alcancen la madurez sexual, y constituyan un núcleo estable de reproducción en nuestras costas.

Seguimiento Subir al contenido anterior



Tortuga boba con transmisor



Tortuga boba con transmisor
Tortuga boba con transmisor

Para poder realizar el seguimiento de sus desplazamientos vía satélite, a algunas de estas tortugas liberadas se les acopló un transmisor. Esta información es muy interesante ya que muchos aspectos de su biología y comportamiento son aún desconocidos para los científicos. Estos emisores se desprenden al cabo de unos meses sin que la tortuga sufriera el más mínimo daño ni se alterara su comportamiento.

El itinerario que siguieron las tortugas puede consultarse en este enlace.

Colaboración ciudadana Subir al contenido anterior

La ciudadanía puede colaborar activamente en la conservación de esta especie al tener en cuenta unas pautas: 

Tortuga boba hacia el mar

Si localizas en algún momento a una tortuga boba en la playa con un comportamiento claro de salida o entrada al mar, llama al 112 e intenta que no sea molestada. Sobre todo, si identificas que la tortuga está en ese momento entrando en la arena, ya que si la tortuga siente que hay una situación de riesgo se detendrá, y podría volver al mar sin haber realizado la puesta.

 

 

Rastro de tortuga boba

Si identificas rastros como el de la fotografía que provengan desde el mar o hacia el mar, llama al 112. Estos son los rastros típicos que una hembra deja en la arena tras haber realizado una puesta. Con esta información seremos capaces de localizar el nido, y traslocar los huevos para garantizar la puesta en caso que la playa no sea segura.

 

 

 

Estudios realizados con individuos jóvenes de tortuga boba indican que el 15% ingieren plásticos, que en muchas ocasiones suponen la causa su muerte. A través del Programa Cuidemos la Costa, se han realizado actividades de limpieza de playas con alumnos de centros educativos de la zona.

Logotipo de la Unión Europea

El desarrollo de este servidor WEB
ha sido cofinanciado por la Unión Europea