Web de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio

Información ambiental

Inicio > Información Ambiental > Biodiversidad > Red de centros de conservación, recuperación y reintroducción > Red Andaluza de Comederos de Aves Carroñeras (RACAC)

Red Andaluza de Comederos de Aves Carroñeras (RACAC)

Facebook Twitter MySpace Meneame Delicious Google+  Enviar Imprimir ¿Te interesa? Sin interés Poco interesante De interés Muy interesante Imprescindible Resultado  439 votos

La Consejería de Agricultura, pesca y Medio Ambiente, creó la Red Andaluza de Comederos de Aves Carroñeras (RACAC) con el objetivo de complementar la alimentación natural de las poblaciones de aves necrófagas de Andalucía al tiempo que cumple con las vigentes medidas sanitarias. Entre las especies beneficiadas se encuentran las aves carroñeras estrictas, buitres leonado y negro, alimoche, quebrantahuesos, milanos real y negro, y las facultativas, águila real e imperial, algunas de las cuales están incluidas en distintas categorías de amenaza en los actuales catálogos.

Alimoches en el comedero del Picacho

¿Por qué surge la necesidad de crear la Red de Comederos de Aves Carroñeras? Subir al contenido anterior

Grupo de buitres leonados comiendo

La alta biodiversidad de España en general y de Andalucía en particular se explica por el buen estado de conservación de muchos de sus ecosistemas, que hacen posible la supervivencia de numerosas especies. La mayor parte de Europa ha perdido sus aves carroñeras, pero Andalucía cuenta con una de las poblaciones de aves carroñeras mejor conservadas, entre las que destacan la del buitre leonado (Gyps fulvus), el buitre negro (Aegypius monachus), el alimoche (Neophron percnopterus) y se espera que lo sea también en un futuro próximo el quebrantahuesos (Gypaetus barbatus).  A estos especialistas en el carroñeo de vertebrados pueden sumarse ocasionalmente, otras especies también amenazadas o protegidas como el milano real, el águila imperial y el águila real.

La alimentación de las aves necrófagas depende en gran medida de las actividades ganaderas en régimen extensivo y del aprovechamiento cinegético de caza mayor. El Reglamento 1774/2002/CE, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 3 de octubre de 2002, por el que se establecían las normas sanitarias aplicables a los subproductos animales no destinados al consumo humano, dispuso la retirada de los cadáveres de ganado muerto del campo y su destrucción en plantas de transformación autorizadas, provocando con ello la eliminación de la principal fuente de alimentación de estas aves. No obstante, esta normativa hacía excepción expresamente sobre la alimentación de aves carroñeras en comederos construidos y autorizados según lo articulado en la normativa de aplicación, con determinados materiales y cumpliendo la normativa vigente en materia de sanidad animal. Por ello, desde la Dirección General de Gestión del Medio Natural se consideró necesario crear una red de puntos de vertido controlado de carroña, comederos, que conforman la RACAC. La creación y las normas de funcionamiento de la Red se recogen en la ORDEN de 10 de diciembre de 2004 de las Consejerías de Agricultura y Pesca y Medio Ambiente.

Para contrarrestar los efectos de esta normativa, desde la Dirección General de Gestión del Medio Natural se consideró necesario crear una red de puntos de vertido controlado de carroña (comederos), plasmado en la Red Andaluza de Comederos de Aves Carroñeras (RACAC).

Ubicación de los comederos Subir al contenido anterior

Ampliar a nueva ventana: Mapa de situación de los comederos

La Red cuenta con 23 comederos gestionados bajo un modelo común. Los comederos están ubicados en el entorno de las áreas de reproducción, alimentación, invernada y dispersión juvenil de las especies objeto del Plan de Recuperación y Conservación de aves necrófagas.

 

 

 

 

Construcción, mantenimiento y funcionamiento de la Red Subir al contenido anterior

Los trabajos para la construcción de los comederos fijos con que cuenta la Red Andaluza de Comederos de Aves Carroñeras se iniciaron en el año 2001 y finalizaron en el año 2003.

En el año 2004 comenzaron los trabajos de mantenimiento de los comederos, cuya gestión comprende:

Grupo de carroñeras sobre un comedero
  • la retirada de los materiales en las explotaciones o industrias cárnicas colaboradoras
  • el transporte hasta el comedero acompañado de la documentación correspondiente
  • el seguimiento de la funcionalidad de cada uno de los comederos en relación a las aves presentes y al grado de consumo de la carroña (sobre esta información se establecen las necesidades y se regulan los aportes de carroña)
  • la retirada de los restos de alimentación no consumidos por las aves y su traslado hasta una planta de transformación autorizada para su destrucción.

Comedero Cerro Navavaca

Las instalaciones constan de un cerramiento perimetral con puerta de acceso, una zona impermeabilizada para depositar el alimento, un recinto para la acumulación provisional de los residuos, un único acceso para los vehículos que suministran el alimento y la señalización imprescindible.

La Red cuenta con dos remolques y seis vehículos especiales, diseñados para el transporte de subproductos animales no destinados al consumo humano y adaptados a las necesidades de la Red.

El equipo humano está formado por seis encargados responsables de mantenimiento y un responsable técnico.

Seguimiento de la Red Subir al contenido anterior

Aportaciones de biomasa y aves comiendo

Todos los indicadores acerca de la funcionalidad de la Red son analizados mediante un registro exhaustivo que se incorpora en un sistema de información creado expresamente para controlar y valorar los aspectos relacionados con el mantenimiento, como materiales aportados y grado de consumo de la carroña.

La base de datos de la RACAC también contiene la información obtenida en los censos de aves realizados en los comederos. En saber más se dispone de una estimación de la evolución del numero de ejemplares observados hasta el momento.

Organización de la Red Subir al contenido anterior

El Real Decreto 1632/2011 establece las normas básicas relativas a los supuestos y condiciones en que se permitirá la utilización de los subproductos animales en aplicación de la excepción recogida en el Reglamento (CE) nº 1069/2009, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 21 de octubre de 2009 que establece las normas sanitarias aplicables a los SANDACH, vigente desde el 4 marzo de 2011. Amplía las modalidades de alimentación de especies en peligro o protegidas, permitiendo no sólo la utilización de recintos vallados, sino también el suministro de subproductos animales fuera de comederos. Junto a las condiciones de funcionamiento de los muladares, similares a las que venían aplicándose hasta ahora, se incluyen los requisitos para la autorización del suministro de subproductos animales en las llamadas “Zonas de Protección”, fuera de recintos vallados. Estas zonas serán designadas por las Comunidades Autónomas en base a los criterios establecidos en el Real Decreto y en las Directrices Técnicas para la gestión de la alimentación de las especies necrófagas en España aprobadas el 13 de julio en la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente (actualmente articulándose en Andalucía por la Consejería de Agricultura, pesca y  Medio Ambiente).

De manera somera, dentro de las citadas zonas se podrán autorizar explotaciones extensivas, que cumplan una serie de requisitos sanitarios, a depositar los subproductos que generen, sin necesidad de construcción de vallados, para la alimentación de especies necrófagas. Las citadas Directrices también establecen que las estrategias de alimentación se dirigirán especialmente a las especies más amenazadas. Todo esto ha motivado una reorganización de la misma para 2012 consistente en mantener y gestionar de forma específica solo aquellos comederos que puedan beneficiar al alimoche mediante la formación de dormideros asociados y, en menor medida, a otras especies amenazadas como quebrantahuesos, milano real o buitre negro.
 

Logotipo de la Unión Europea

El desarrollo de este servidor WEB
ha sido cofinanciado por la Unión Europea