Web de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio

Inicio > Información Ambiental > Espacios Protegidos > Red de Espacios Naturales Protegidos de Andalucía (RENPA) > Geoparques

Geoparque Cabo de Gata-Níjar

Facebook Twitter MySpace Meneame Delicious Google+  Enviar Imprimir ¿Te interesa? Sin interés Poco interesante De interés Muy interesante Imprescindible Resultado  724 votos

En el Geoparque de Cabo de Gata-Níjar se diferencian dos dominios geológicos absolutamente diferentes que coinciden, a grandes rasgos, con sus dos grandes unidades fisiográficas: la sierra volcánica del Cabo y la llanura litoral de la Bahía de Almería, ambas de un valor geológico excepcional.

La Sierra: volcanes y arrecifes



Volcanes



Volcanes
Volcanes

El Complejo Volcánico de Cabo de Gata constituye la fracción emergida de una extensa área magmática sumergida actualmente en la zona de Alborán, de 6 a 15 millones de años de edad de antigüedad. La línea de costa se situaba entonces próxima a la Sierra de Filabres y el mar invadía las actuales depresiones de Vera, Tabernas, Sorbas, Níjar y Almería.

Como consecuencia de la colisión entre las placas Africana y Europea, y por el adelgazamiento de la microplaca de Alborán, el magma afloró en superficie generando numerosos edificios volcánicos, submarinos en su mayor parte. Posteriormente, grandes accidentes tectónicos, como la gigantesca falla de Carboneras, modificaron el relieve de la zona levantando grandes bloques de material volcánico creando accidentes como la Serrata de Níjar y desplazando el complejo volcánico hasta su posición actual, en un viaje de cientos de kilómetros. 

 Algunos edificios volcánicos llegaron a emerger como islas, configurando un extenso archipiélago marino donde las islas emergidas se correspondían con domos volcánicos, en torno a los cuales, en un mar cálido, tropical, se desarrollaron arrecifes de coral a modo de atolones o de arrecifes costeros.

Esta peculiar configuración geológica posibilitó la formación de uno de los complejos volcánicos neógenos más significativos de Europa respecto a su complejidad y heterogeneidad. Un paisaje geológico de formas caprichosas, con un particular colorido, en el que dominan los tonos rojos, ocres y negros, con un extenso abanico de rocas volcánicas, con tipos diferentes de composición, texturas y estructuras.

Domos, coladas volcánicas (extruidas lentamente como un manto), chimeneas, calderas y rocas piroclásticas (producidas por explosiones bruscas que arrojan material depositado posteriormente en lechos o capas por la acción de la gravedad) son los mecanismos más característicos de formación de este cortejo de rocas. Las lavas poseen una composición denominada intermedia, típica de zonas de subducción, como en la cordillera de los Andes, lo cual da nombre a una de las rocas volcánicas más abundantes en el Geoparque: las andesitas.

Los materiales piroclásticos, principalmente cenizas volcánicas, adquieren la forma de capas de diferentes texturas y granulometrías; brechas y aglomerados, bombas y cenizas. Las estructuras no son menos variadas, destacando los magníficos ejemplos de “disyunción columnar” verdaderas columnas verticales de forma hexagonal que se generan en las coladas de lava debido al enfriamiento de la lava.

 

Disyunciones Punta Baja

 

La circulación de agua marina a través de las rocas y el calor liberado por el magma permitió la formación de fluidos calientes (hidrotermales) que generaron exclusivos yacimientos minerales, como el de oro de Rodalquilar. El Geoparque alberga numerosos complejos arqueo – industriales de carácter minero, entre los que destacan por su importancia las instalaciones mineras de Rodalquilar y el embarcadero de mineral de Agua Amarga.

 

El desarrollo de este servidor WEB
ha sido cofinanciado por la Unión Europea