Web de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio

Desarrollo Sostenible

Herramientas de ayuda para el usuario

Navegación principal

Unidad Canina Especializada (UCE)

Facebook Twitter MySpace Meneame Delicious Google+  Enviar Imprimir ¿Te interesa? Sin interés Poco interesante De interés Muy interesante Imprescindible Resultado  513 votos

Como mecanismo de apoyo a los Agentes de la Autoridad en las tareas de búsqueda y vigilancia de venenos, la Consejería creó en 2004 la Unidad Canina Especializada (en adelante, UCE) en la detección de cebos y cadáveres envenenados; una herramienta diseñada inicialmente para complementar la inspección ocular de los Agentes de la Autoridad.

Iniciativa pionera mundial, la UCE ha marcado un antes y un después en la lucha contra el veneno contribuyendo no sólo a su función inicial, la detección del veneno, sino además, y tal vez como la mejor de sus habilidades, a la creación de un importante efecto disuasorio en el envenenador, instaurándole un verdadero clima de
preocupación ante la posibilidad de ser sorprendido con más facilidad que en situaciones pasadas.

Estructura de las UCE y funcionamiento Subir al contenido anterior

Las UCE están disponibles los trescientos sesenta y cinco días del año, actuando prácticamente de inmediato y en cualquier momento tras recibir el aviso. Al margen de su absoluta disponibilidad en cuanto a términos de operatividad se refiere, determinados parámetros ambientales como la temperatura y el viento pueden influir en el desarrollo y eficacia de los trabajos.

Unidad canina especializada

Entre los meses de junio a septiembre se procura evitar las horas de mayor intensidad de calor, ya que los perros pueden verse afectados por las altas temperaturas. En esas fechas estivales se comienza a trabajar a primera hora de la mañana, incluso antes del amanecer; por el contrario, si la inspección se realiza en horario de tarde, siempre es a última hora o bien ya entrada la noche.

En el resto del periodo anual, algunas condiciones atmosféricas como la nieve, lluvia o bajas temperaturas, que pueden ser adversas para las personas, no afectan al trabajo de los perros, por lo que en estos casos la inspección está condicionada fundamentalmente al factor humano.

Se realizan dos tipos de inspecciones:

  • Inspecciones urgentes, tras la localización de algún supuesto cebo o cadáver envenenado. A las inspecciones urgentes se acude de inmediato, teniendo carácter prioritario.
  • Inspecciones preventivas de carácter disuasorio, ejecutadas de manera general en función del registro provincial histórico de casos de envenenamiento y de zonas de mayor riesgo de venenos o en zonas de presencia de especies amenazadas.
    Cada año la Estrategia Andaluza de Veneno elabora un calendario regional de inspecciones preventivas con la idea de coordinar el trabajo por toda la geografía andaluza, que se consensua con las DDTT de la Consejería. Estas inspecciones son desarrolladas preferentemente por los AMA de las Brigadas de Investigación de Envenenamiento de Fauna (BIVE).

Controles de calidad de las UCE Subir al contenido anterior

Un proyecto de esta magnitud requiere de un estándar y control permanente de calidad que garantice la eficacia de los servicios prestados y son varias las razones que obligan a ello.

Por un lado se trata de un programa financiado con fondos públicos, lo cual impone un criterio de eficacia y eficiencia que queda establecido por norma. En segundo lugar, la Estrategia Andaluza de Veneno tiene entre otras funciones la de garantizar que los territorios inspeccionados quedan libres de veneno y todo el colocado ha sido retirado. Ambas premisas quedan perfectamente cubiertas mediante la implantación de un riguroso sistema de control de calidad.

En la actualidad la Dirección General de Gestión del Medio Natural ha establecido un control de calidad y pruebas de aptitud concursal, de obligado cumplimiento para todo adiestrador y perros que aspiren a formar parte de la UCE. Las pruebas son publicadas en los respectivos pliegos de contratación públicos, siguiendo los procedimientos que la propia Ley de Contratos del Estado ha establecido al efecto.

Las pruebas han sido diseñadas específicamente por el personal técnico de la EAV, basándose en la experiencia de toda una década de trabajo y para su cuidado diseño específico se ha contado con la asesoría directa de una institución estadounidense de elevado prestigio mundial y experiencia con el manejo de perros para conservación de la biodiversidad, la Working Dogs for Conservation (Montana, EEUU).

Existen dos tipos de controles.

Unidad canina especializada

Por un lado el Control Concursal desarrollado por la Agencia de Medio Ambiente y Agua (AMAYA), que garantiza un control estandarizado mediante el cual la oferta contratada por la Dirección General de Medio Natural es aquella que presenta el mejor y más completo equipo canino, que barema en función de criterios objetivos, mesurables y evaluables.

Por otro lado, se han elaborado los Controles Regulares de Certificación, que consisten en pruebas rigurosas que cada perro y adiestrador miembro de las UCE han de pasar regularmente, una o varias veces al año, al objeto de corroborar el buen rendimiento de los perros, así como salvaguardar la buena salud y estado físico de cada integrante canino y humano.

Esta prueba es realizada por sorpresa cada vez que la DG o la AMAYA estima conveniente, siendo comunicada al adiestrador con tan solo unos días de antelación. Consiste en un recorrido con cebos reales de forma controlada que cada perro ha de detectar. Estos transectos son idénticos a las circunstancias reales de trabajo y para que un can pase la prueba con satisfacción, se espera un rendimiento nunca inferior al 80% de detección de los cebos colocados. Las condiciones meteorológicas, hora del día y época del año, son tenidas en cuenta de cara a estandarizar resultados y obtener comparativas fiables entre distintas pruebas y perros.

Logotipo de la Unión Europea

El desarrollo de este servidor WEB
ha sido cofinanciado por la Unión Europea