Web de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio

Gestión Integral del Agual

Herramientas de ayuda para el usuario

Navegación principal

Navegación secundaria

Inicio > Gestión Integral del Agua > Recursos hídricos > Desalación

Desalación

Facebook Twitter MySpace Meneame Delicious Google+  Enviar Imprimir ¿Te interesa? Sin interés Poco interesante De interés Muy interesante Imprescindible Resultado  230 votos

Los océanos representan las tres cuartas partes de la superficie terrestre y de ellas el 97,5% tiene una salinidad de más de un 3% en peso, haciendo que no sirva para usos agrícolas, industriales o humanos. Dado que los recursos hídricos son limitados, además de su uso racional y del aprovechamiento de las aguas superficiales y subterráneas, las llamadas tecnologías no convencionales, basadas en la desalinización tanto de recursos salobres como de agua de mar y la reutilización, pueden contribuir a paliar situaciones de escasez de agua, en particular en las zonas costeras. El desarrollo de las técnicas de desalación, y especialmente aquellas que requieren un menor consumo energético y mayor eficacia, han contribuido a mejorar el rendimiento de las operaciones de desalación y a un menor coste de producción, lo que ha incidido en considerar las aguas desaladas como una alternativa más.

¿Que es la desalación? Subir al contenido anterior

La desalación es un proceso de separación de sales de una disolución acuosa, con el fin último de separar ambos componentes para uso humano del agua dulce producto. Los recursos hídricos susceptibles de desalación pueden tener básicamente dos orígenes: agua de mar o agua superficiales o subterráneas salinizada.

 El sistema físico de eliminación de las sales del mar o destilación y condensación sucesivas se conocía desde la antigüedad. En fechas más recientes se han desarrollado nuevas tecnologías que permiten la obtención de agua dulce (contenido en sales inferior a 500 ppm) a partir de agua de mar (contenido en sales del orden de 35.000 ppm) a un coste aún elevado pero progresivamente decreciente, que puede ser asumido por ciertos usos.

Existen dos procesos básicos por los que se extrae la sal del agua: por destilación y por procesos de membrana (ósmosis inversa o elctrodiálisis).

Los procesos técnicos de desalación por destilación se divides a su vez en: destilación térmica, en la que la energía necesaria para la desalación es obtenida de combustibles fósiles (carbón, gas natural, petróleo, etc.); destilación por compresión de vapor y destilación solar, que utiliza la energía del sol directamente o por captura del sol por mediante células solares.

Los procesos de desalación por membrana son de gran difusión en la actualidad y se dividen en dos tipos básicos:

  • Ósmosis inversa: mediante la aplicación de presión mecánica se logra contrarrestar la presión osmótica natural, de forma que el agua fluye desde la zona con mayor concentración de sales a la de menor concentración hasta obtener agua pura
  • Electrodiálisis: separación iónica a través de una serie de membranas situadas sucesivamente y separadas entre sí milímetros. La aplicación de campos eléctricos genera la migración de iones que pasan por estas membranas que actúan como tamices


En general, los principales inconvenientes de esas tecnologías son los costes comparativamente altos, el consumo energético y la producción de salmuera.

Aunque los costes de esta tecnología hayan bajado significativamente en los últimos años, siguen siendo uno de los principales factores limitantes. Cualquiera que sea la tecnología de desalación que se emplee, los costes de la energía suponen siempre entre el 50 y el 75% de los costes reales de explotación.

En cuanto a los impactos ambientales, las aguas residuales resultantes de la desalinización tienen un contenido mayor en sales que las aguas de origen, presentan diferencias de temperatura, de pH, de alcalinidad y contienen sustancias químicas utilizadas durante el proceso de depuración. En el caso de las plantas que funcionan por destilación el vertido representa de 8 a 10 veces el volumen de agua depurado, mientras que en plantas de ósmosis inversa el volumen residual es menor que en las anteriores (2.5 a 3 veces el volumen depurado) pero el vertido tiene un contenido en sales mucho mayor. En ambos casos hay que añadir el vertido de productos químicos (biocidas, anti-incrustantes y anti-espumantes) resultado del tratamiento del agua, así como también los vertidos puntuales que resultan del limpiado de las membranas y que constituyen aportes muy concentrados de sólidos en suspensión y detergentes.

Por ello, es necesario localizar zonas  para el vertido, donde el impacto sobre las comunidades bentónicas sea mínimo, evitando bahías cerradas y sistemas con importante valor ecológico e prefiriendo zonas con un hidrodinamismo medio o elevado que facilite la dispersión de la sal.
 

La desalación en España Subir al contenido anterior

La historia de la desalación en España comienza hace más de 30 año con la primera desaladora con una producción significativa que se puso en marcha en Lanzarote en 1965. En 1993 se puso en marcha la primera instalación de osmosis inversa en la Península en Cabo de Gata (Almería).  En la actualidad existen más de 700 desaladoras funcionando con una capacidad de desalación superior a los 800.000 m3/día de los cuales el 47% provienen del agua marina y el 53% a desalación de agua salobre. España es un país puntero en el desarrollo de tecnologías de desalación y el quinto con mayor número de desaladoras del mundo.

El impulso de la desalación en España es uno de los ejes centrales del Programa A.G.U.A. (Actuaciones para la Gestión y la Utilización del Agua), que promueve el Gobierno español desde 2004 con el propósito de reorientar la política del agua, mediante actuaciones concretas en el ámbito de la mejora de la gestión y del suministro de agua de calidad, la optimización de las infraestructuras de almacenamiento y distribución, la depuración y reutilización y la desalación. Acuamed, la sociedad estatal Aguas de las Cuencas Mediterráneas S.A., fue el principal instrumento del que se dotó el Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino para el desarrollo del Programa A.G.U.A. en las cuencas mediterráneas.

Según el Texto refundido de la Ley de Aguas, las aguas salobres continentales forman parte del Dominio Público Hidráulico, por lo que su desalación está sometida al régimen previsto en el Texto Refundido de la Ley de Aguas (TRLA) para la explotación del Dominio Público Hidráulico, y precisa la previa concesión o autorización (art. 13 del TRLA). En el caso de las agua del mar, ésta pueda ser desalada sin que tal actividad requiera concesión o autorización en materia de Dominio Público Hidráulico. No obstante ello no excluye la obligación de obtener otras autorizaciones en materia de Dominio Público Hidráulico, por posibles vertidos, licencia de obras, etc. (artículo 13 del TRLA).

Cuando la desalación sea destinada a la producción de agua potable, serán de aplicación las normas relativas a los requisitos de calidad de las aguas potables.
 

La desalación en Andalucía Subir al contenido anterior

En lo referente a la desalación en Andalucía, el programa AGUA ha otorgado prioridad a las actuaciones en las cuencas mediterráneas y la sociedad estatal ACUAMED viene desarrollando actuaciones de desalación en Andalucía, y en particular en las provincias de Málaga y Almería.

Gracias a la labor de colaboración entre el Gobierno Español y la Junta de Andalucía, que se ha plasmado en una serie de convenios de colaboración, en la actualidad existen en Andalucía 9 desaladoras principales (6 y 3 en las provincias de Almería y Málaga, respectivamente, ver Mapa) con una capacidad de desalación instalada de 161 Hm3, que con las actuaciones en marcha o previstas a corto plazo, alcanzará en breve los 241 Hm3.

Desalación de Agua de Mar
Plantas
Capacidad de desalación (Hm3/año)
Levante Almeriense* 20
Cuevas de Almanzora 9
Carboneras 42
Rambla Morales 22
Almería 18
Campo de Dalías* 30
Málaga 50
Costa del Sol* 30
Marbella 20
TOTAL EN FUNCIONAMIENTO
161
TOTAL A CORTO PLAZO 241

*= disponibilidad a corto plazo

Localización de desaladoras en Andalucía



El desarrollo de este servidor WEB
ha sido cofinanciado por la Unión Europea