Web de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio

Información ambiental

Herramientas de ayuda para el usuario

Navegación principal

Navegación secundaria

Inicio > Información Ambiental > Programas europeos y relaciones internacionales > LIFE > Proyectos finalizados > Life Posidonia > El proyecto

El Proyecto

Facebook Twitter MySpace Meneame Delicious Google+  Enviar Imprimir ¿Te interesa? Sin interés Poco interesante De interés Muy interesante Imprescindible Resultado  483 votos
  1. Antecedentes y justificación del proyecto
  2. Objetivos
  3. Ámbito del proyecto
  4. Organización y socios del proyecto
  5. Datos presupuestarios
  6. Ficha técnica del Proyecto

Antecedentes y justificación del proyecto

La formación de una red de espacios marinos protegidos en Andalucía

En los últimos 25 años se ha logrado establecer una red muy completa de espacios naturales en Andalucía, con grandes hitos en la protección de las praderas de Posidonia oceánica.

Todo se inicia en 1987 con la declaración del Parque Natural marítimo-terrestre de Cabo de Gata-Níjar que logra proteger, por primera vez en el ámbito andaluz, más de 12.000 has. de aguas y fondos marinos, de las cuales más de 5.000 has. están ocupadas por el hábitat de Posidonia oceánica.

Dos años más tarde la Ley de Inventario de Espacios Naturales de Andalucía, publicada en 1989, posibilita la declaración del Paraje Natural de los Acantilados de Maro-Cerro Gordo con 1789,58 has. marinas protegidas.

En 1995 se crea la Reserva Marina de Cabo de Gata desarrollando así a nivel del litoral continental mediterráneo la normativa estatal de ordenación pesquera (ensayada a nivel insular en las islas de Tabarca, Columbretes y Medas) y reforzando con ella la protección ambiental preexistente desde la óptica de la normativa de pesca, al reconocer el extraordinario valor de este hábitat de fanerógamas para el reclutamiento de especies de interés pesquero.

Ya en este siglo (2001 – 2003) se logra la declaración de los Monumentos Naturales de la isla de Terreros e isla Negra, el islote de San Andrés y el arrecife Barrera de Posidonia de los bajos Roquetas, todos ellos vinculados de manera nítida con la preservación de praderas de fanerógamas asociadas, en los tres primeros casos, a espléndidos enclaves insulares muy bien conservados y en el cuarto, a una formación arrecifal de carácter singular originada por el propio desarrollo de las comunidades de Posidonia oceánica.

También al inicio del siglo (en 2001) se logra la catalogación como ZEPIM (Zona Especialmente Protegida de Importancia para el Mediterráneo) de los Fondos marinos del Levante Almeriense, Cabo de Gata y Maro-Cerro Gordo, propiciando la protección de más del 85% del hábitat de Posidonia presente en los fondos marinos andaluces.

Ya en 2006, con la publicación en el DOUE de la primera relación de Lugares de Interés Comunitario que integrarán la Red Natura 2000 en Andalucía, aparecen junto a todas estas áreas protegidas, mayoritariamente ubicadas en el litoral Almeriense, otros espacios marinos con Posidonia oceánica, no inventariados ni catalogados hasta entonces, que en su mayoría se sitúan en los litorales de Granada y de Málaga:

  • Fondos Marinos de Punta Entinas-Sabinar, en Almería. Incluye las praderas de Posidonia existentes en los fondos marinos situados frente al Paraje Natural del mismo nombre creado en 1989 por la Ley Andaluza de Inventario de Espacios Naturales.
  • Calahonda.
  • El Saladillo-Punta de Baños.
  • Fondos Marinos de la Bahía de Estepona.

Como resultado de todo ello, Andalucía ha alcanzado la protección de más de 375 km de los 928 km de costa de las que disfruta y, adelantándose a las previsiones de la futura normativa comunitaria, tramita en la actualidad una Estrategia de Gestión Integrada del Litoral Andaluz

Trabajos pioneros de estudio, ordenación y conservación de espacios marinos en los 90

Los primeros trabajos de estudio y ordenación de los fondos marinos protegidos de Andalucía se desarrollan a instancia de la Agencia de Medio Ambiente de Andalucía a finales de la década de los 80 del pasado siglo y a través de los equipos de investigadores de las Universidades de Málaga y Autónoma de Madrid, que concentran sus esfuerzos en el recién declarado espacio marino protegido de Cabo de Gata.

La ordenación ambiental de las zonas de protección y uso, contemplada en el Decreto de aprobación del PORN y PRUG del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar de 1994, se sostiene en la “propuesta de ordenación ecológica de las zonas marinas” elaborada por la Universidad de Málaga bajo la dirección del Dr. Jaime Rodríguez y toda la transferencia del conocimiento acumulado sobre el espacio natural la realiza la Universidad Autónoma de Madrid. En 1992 se edita en Madrid el libro "Fauna y Flora Marinas del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar".

En el inicio de los 90, de nuevo con la activa participación de la Universidad de Málaga, se aborda la “Planificación ecológica de la explotación del Turismo Submarino en el PN Cabo de Gata-Níjar”, lo que va a permitir la puesta en valor de las praderas de Posidonia como recurso ecoturístico y determinará que un sector de actividad alegal y no regulado que por aquellas fechas “no existía”, hoy cuente con nueve empresas oficiales, una asociación y mas de 30.000 inmersiones autorizadas.

Pero es a mediados de los noventa, en octubre de 1994, cuando se dará un paso determinante mediante la firma de un acuerdo específico de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía con el Laboratorio de Biología marina de la Universidad Autónoma de Madrid, gracias al cual se abordó el “Inventario, la evaluación y el programa de mantenimiento y conservación de las praderas de Posidonia oceánica en el litoral de Almería (1995-1996)” que proporcionó las primeras cartografías de detalle (E. 1:10.000) de este hábitat en la comunidad andaluza.

Desde la óptica de la gestión para la conservación en los espacios marinos protegidos andaluces o con especies marinas protegidas presentes en fondos de Andalucía, los trabajos comenzaron de manera rigurosa y sistemática en 1991, siendo el equipo de técnicos de los barcos de vigilancia y seguimiento (AMA-II y AMA-VII) el que realizó estudios de apoyo a la gestión y para la conservación de las praderas marinas especialmente relevantes, entre los que cabe citar:

  • Inventario de emisarios submarinos de Almería y de Granada.

Cartografiaron e inspeccionaron todos los puntos de vertido industriales y urbanos de la costa de Almería y Granada, algunos directamente sobre praderas de Posidonia. Comprobaron que se ven afectadas por las aguas residuales urbanas, por la salmuera de las desaladoras y por los vertidos industriales, como sucedía en Deretil (Almería) donde el emisario de la industria química que había destruido 2 kilómetros de pradera, hasta 10 metros de profundidad, fue controlado. A raíz de este estudio, la empresa instaló filtros que han reducido la contaminación de sus vertidos. Aunque la pradera perdida tardará siglos en recuperarse, se frenó la pérdida de más pradera.

  • Inspección de fondos y comunidades bentónicas, y cartografía de las praderas marinas.

En los años 1993 y 95 la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía participó en el proyecto LIFE de vigilancia de la invasión del alga exótica Caulerpa taxifolia. Elaboró y distribuyó pósters y folletos divulgativos del problema ambiental creado y estableció una red de 95 estaciones de control de la costa, desde Almería hasta Cádiz, para alertar de la posible llegada del alga invasora. Afortunadamente no llegó a nuestras costas.

Los equipos técnicos de la Consejería también avanzaron en el conocimiento de las 4 fanerógamas marinas existentes en Andalucía (Posidonia oceánica, Cymodocea nodosa, Zostera marina y Z. noltii). Se obtuvieron así múltiples resultados constatables:

  • Mapas de distribución de estas especies en Almería y Granada: Moreno y Guirado, 2003.
  • Un herbario de las fanerógamas marinas de Almería, Granada y Málaga, integrado en el Herbario de la Universidad de Málaga.
  • Una cartografía bionómica de buena parte de los fondos de Almería.
  • 2 cartografías de los fondos de Maro-Cerro Gordo: una en 1992, y otra en 2000 y 2001.
  • 1 cartografía del frente Algeciras-Tarifa, en 1999.
  • Inventarios muy exhaustivos de la fauna y flora asociada a las praderas submarinas, con mas de 800 especies identificadas, sólo en Almería.

Estos conocimientos se recogieron en 2004, en la edición del libro “Praderas y bosques marinos de Andalucía”, excepcional publicación de relevancia internacional producto del acuerdo suscrito por la Consejería de Medio Ambiente con el Laboratorio de Biología Marina de la Universidad Autónoma de Madrid como coordinador científico y editorial de este trabajo, que vio la luz en 2004. De forma previa a esta edición, en 2001, las cartografías existentes de las praderas marinas andaluzas se agruparon en la cartografía del SIGLA, ya obsoleta, descargable en la REDIAM.

El programa de gestión sostenible y conservación del medio marino andaluz
Costa almeriense

     

Costa gaditana

En 2004, la Consejería de Medio Ambiente de Andalucía aborda un nuevo paso en pos de la gestión sostenible del medio marino andaluz, planificando, financiando y dando inicio a este programa, que a partir de 2006 encomendó a su empresa pública EGMASA, que en 2011 se ha constituido en la Agencia de Medio Ambiente y Agua.

Gracias a este avanzado programa un equipo de biólogos marinos, a la vez buceadores profesionales, cubre todas las provincias litorales de Andalucía.

Cuenta con 2 embarcaciones de gran envergadura y prestaciones destinadas a desarrollar tareas de conservación y vigilancia:

  • “Punta Polacra”, con base en Carboneras.
  • “Isla de Tarifa”, con base en Algeciras, que estuvo operativo hasta 2012.

Sus trabajos relacionados con la conservación de las praderas son:

  • Vigilancia costera y apoyo a la administración ambiental sobre el medio marino y litoral.
  • Cartografías locales de praderas de fanerógamas marinas.
  • Inventario de macrofauna marina y seguimiento de especies amenazadas, como la nacra Pinna nobilis y la estrella de capitán pequeña Asterina pancerii, que viven en las praderas de Posidonia.
  • Toda esta información se ha publicado en el “libro rojo de los invertebrados de Andalucía”, editado por al Consejería de Medio Ambiente.
  • Localización de zonas para la instalación de arrecifes artificiales y seguimiento de éstos.
  • Desde 2006, detección y seguimiento de especies exóticas invasoras marinas.
  • Apoyo al Programa de Algas de la Consejería de Medio Ambiente con las universidades de Granada y de Málaga.
Educación y voluntariado ambiental

Aula del Mar de Cabo de Gata, gestión pública

Inaugurada en 1999. Ha realizado innumerables cursos y actividades, para todos los grupos y edades.

Ejemplo: las campañas para colegios de toda Andalucía, iniciadas en el curso 2002/2003, y en las que participaron 1200 escolares de una treintena de centros educativos por campaña.

Aula del Mar de Málaga, gestión privada

Comenzó en 1989. Realiza múltiples actividades propias de concienciación ambiental y otras muchas concertadas mediante acuerdos con la Consejería de Medio Ambiente.

En materia de preservación de hábitat marinos como el de Posidonia, coordina la red de voluntariado litoral de Andalucía, a través del programa “Cuidemos la Costa”.

También ha realizado el libro: “Guía de especies amenazadas: Praderas de fanerógamas marinas en el litoral andaluz”, editado por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, con fondos FEDER. Praderas de fanerogamas marinas en el litoral andaluz.

Red Posimed Andalucía

POSIMED es una red nacional que agrupa las redes regionales de seguimiento de las praderas de Posidonia con buceadores voluntarios.

La Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía se integró en POSIMED desde 2004 como observadora.

En 2009 se ha integrado activamente mediante la puesta en marcha de la Red de seguimiento del estado de conservación de Posidonia oceánica en el litoral Andaluz.

Con 16 estaciones de seguimiento, en sus 2 años de funcionamiento la red ha sido un éxito. Entre 2009 y 2010, el número de solicitudes de participación se duplicó.

POSIMED-Andalucía es parte del Programa de Voluntariado Ambiental de Andalucía el cual, desde 1995, ha movilizado ya a más de 53.000 personas en defensa del medio natural en Andalucía.

Conclusiones

Estos trabajos indican que algunas praderas marinas andaluzas están sufriendo agresiones. La información de su distribución es incompleta y en su mayor parte tiene ya una antigüedad de más de 10 años.

Para salvaguardar las praderas de Posidonia y su salud ambiental en las costas Andaluzas, prospectando los riesgos a ellas asociadas para adelantarse e impulsar la gestión sostenible de la problemática que hoy las afecta y los riesgos que mañana las puedan afectar, la Consejería de Medio Ambiente ha planificado, presentado a la UE, obtenido e iniciado el proyecto LIFE+ Posidonia Andalucía.

Logotipo de la Unión Europea

El desarrollo de este servidor WEB
ha sido cofinanciado por la Unión Europea