Web de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio

Desarrollo Sostenible

Herramientas de ayuda para el usuario

Navegación principal

mayo

    Medio Ambiente participa en un taller sobre necesidades de capacitación en gestión de áreas protegidas del norte de África

    Facebook Twitter MySpace Meneame Delicious Google+  Enviar Imprimir ¿Te interesa? Sin interés Poco interesante De interés Muy interesante Imprescindible Resultado  37 votos

    La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha participado en un taller sobre la elaboración de una estrategia regional de refuerzo de las capacidades para las áreas protegidas del norte de África, desarrollado en Túnez los días 27 y 28 de marzo. Esta cita está enmarcada en el programa de trabajo del Centro de Cooperación del Mediterráneo de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN-Med) dentro del  Marco Estratégico para el Desarrollo de Capacidades.

    Este marco es fruto de un amplio programa de actividades y consultas llevadas a cabo entre los años 2013 y 2015 con el objetivo de complementar, guiar y ampliar las recomendaciones relativas al desarrollo de capacidades incluidas en el Compromiso de Sídney, que resultó del Congreso Mundial de Parques de 2014.


    La finalidad de esta iniciativa de la UICN es que las organizaciones y agentes sociales adquieran las capacidades adecuadas para integrar las áreas protegidas en objetivos sociales más amplios, posicionándolos firmemente como herramientas esenciales para alcanzar metas de conservación y desarrollo.


    Por ello, con el taller sobre necesidades de capacitación, la UICN-Med tenía como objetivo generar un entendimiento común en el ámbito del Mediterráneo sobre lo que, en la práctica, significa el desarrollo de capacidades, así como la puesta en común de los resultados alcanzados hasta ahora. Para ello invitó a la Administración ambiental andaluza y a otros responsables de Argelia, Egipto, Libia, Marruecos y Túnez con experiencia en la gestión de espacios protegidos.

    Los asistentes pudieron conocer los resultados preliminares de la evaluación de necesidades para las capacidades de los individuos, las organizaciones y las sociedades; así como las grandes líneas definidas dentro de la estregia regional desarrollada por la UICN, que pasa por la profesionalización en la gestión de áreas protegidas, el apoyo a las necesidades específicas de las comunidades locales, el fomento de recursos necesarios para el desarrollo de capacidades y la medición de la efectividad e impacto de las medidas.


    Así, entre las presentaciones destacaron aquellas que trataban la ocupación frente a la profesión, los modos de aprendizaje, las necesidades para la planificación del desarrollo de capacidades, etc. Y, en lo que respecta al Plan de Desarrollo de Capacidades para el Norte de África, se trabajó en grupos identificando las principales limitaciones para las necesidades de capacitación en los distintos países; y las posibles soluciones aportadas por los participantes de los grupos de trabajo.


    Necesidad de un nuevo enfoque estratégico

    Como recoge el  Marco Estratégico para el Desarrollo de Capacidades, la administración de las áreas protegidas hoy día va más allá de la protección de los recursos, la investigación, la gestión de visitantes o la educación ambiental. Los nuevos cometidos incluyen también el apoyo a las comunidades locales, a sus costumbres y derechos; la preservación de los servicios ecosistémicos; y la cogestión participativa entre administración pública y otros grupos de influencia: ONG, empresas privadas, particulares, etc.


    Para afrontar estos retos y asegurar que las instituciones y personas sean capaces de  suministrar lo que es necesario, se requiere un nuevo enfoque en relación con el desarrollo de capacidades, que actúa en tres niveles principales, según este marco estratégico:

    • Permitir a las personas el desarrollo y uso de las capacidades necesarias para hacer  bien su trabajo, lo que favorece la competencia individual.
    • Establecer y mantener entidades de todo tipo que acepten la responsabilidad de las  áreas protegidas y las personas que trabajan por su futuro, lo que facilita la capacidad organizativa.
    • Crear un entorno favorable que reconozca política, económica y culturalmente los valores de las áreas protegidas y les permita su crecimiento, lo que favorece la competencia social.


    En los tres niveles, algunos aspectos son más fáciles de identificar, como las aptitudes  individuales, la infraestructura organizativa y las normas. Otros son menos tangibles, como el liderazgo y la capacidad autocrítica, la creatividad, el trabajo en equipo o la motivación personal.

    Logotipo de la Unión Europea

    El desarrollo de este servidor WEB
    ha sido cofinanciado por la Unión Europea