Web de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio

Inicio > Información Ambiental > Clima y cambio climático > Actuaciones ante el cambio climático > Mitigación > Emisiones de gases de efecto invernadero > Sistema andaluz de compensación de emisiones

Sistema andaluz de compensación de emisiones

Facebook Twitter MySpace Meneame Delicious Google+  Enviar Imprimir ¿Te interesa? Sin interés Poco interesante De interés Muy interesante Imprescindible Resultado  140 votos

El alto porcentaje de grandes empresas que no conocen sus propias emisiones de gases de efecto invernadero, refleja la necesidad de impulsar iniciativas que propicien una mayor sensibilización respecto al reto que representa el cambio climático, y afiancen el convencimiento de que el sumatorio de los esfuerzos de todos los sectores socioeconómicos tiene grandes repercusiones.

En este contexto, la Consejería Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha desarrollado el Sistema Andaluz de Compensación de Emisiones (SACE), que proporciona al sector empresarial la oportunidad y los medios de participar activamente en la lucha contra el cambio climático.

El SACE es un marco voluntario a través del cual las empresas asumen los siguientes compromisos, mediante la firma de un convenio:

  • Auditar sus emisiones.
  • Reducir sus emisiones.
  • Compensar, en su caso, sus emisiones.

Auditar y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) son los compromisos más importantes, puesto que proporcionan un mejor conocimiento y mayor concienciación del papel de las empresas en el cambio climático. El objetivo fundamental de esta iniciativa es la sensibilización, actuando a distintos niveles:

  • Por una parte, se fomenta la integración de objetivos de reducción de emisiones en las políticas medioambientales de las empresas y sus sistemas de gestión, para conseguir que forme parte de la filosofía de trabajo.
  • El segundo frente de acción es la formación de los trabajadores, puesto que es la principal herramienta de concienciación y sensibilización, y la única vía para modificar hábitos de consumo y rutinas de trabajo.
  • Finalmente, las empresas pioneras en la firma del convenio del SACE tendrán un efecto ejemplarizante, configurando un paradigma de responsabilidad corporativa en la lucha contra el cambio climático para el resto de empresas del sector.

Paralelamente, a medida que se va ampliando el alcance de los compromisos de auditar y reducir, involucrando a los proveedores en la cuantificación de emisiones y aplicando  criterios de selección dirigidos a la reducción de emisiones, se produce un efecto multiplicador del objetivo de conocimiento y concienciación del SACE, que va propagándose gracias a la participación indirecta de proveedores y subcontratistas. Además, de forma complementaria se logra un fomento del consumo de productos ecológicos y los denominados de “ecodiseño”, es decir, diseñados bajo criterios de sostenibilidad que tienen en cuenta el uso de materias primas recicladas o la reducción de la producción de residuos al final de la vida útil del producto. 

Por otra parte, mediante la aplicación nuevas tecnologías en las medidas incluidas en los planes de reducción, se pretende propiciar la penetración de estas tecnologías en el mercado, así como la inversión en proyectos de investigación y desarrollo, lo cual no sólo repercute en la reducción de emisiones, sino que redunda en el desarrollo de un sector económico con gran potencial de generación de empleo.

Emisiones de gases de efecto invernadero Subir al contenido anterior

Las emisiones de GEI antropogénicas pueden clasificarse en dos grandes grupos según su procedencia:

  • Emisiones industriales procedentes de instalaciones afectadas por el Régimen de Comercio de Derechos de Emisión (RCDE), que incluyen las emisiones de dióxido de carbono generadas en las instalaciones en las que se desarrollan actividades industriales tales como la generación de electricidad; el refino de petróleo; la producción y transformación de metales férreos; la fabricación de cemento, cal, vidrio y cerámica; la fabricación de pasta de papel, papel y cartón; y a partir de 2010, el transporte aéreo.
  • Emisiones procedentes del sector difuso: incluye el resto de emisiones de GEI de un país. Proceden del transporte, el ámbito residencial, comercial e institucional, el sector agrario, la gestión de residuos y emisiones de gases fluorados, así como las instalaciones industriales no afectadas por el RCDE.

Las empresas del sector servicios (banca, comercios, hostelería, asesoría y consultoría, etc.) emiten gases de efecto invernadero en su actividad, debido principalmente al consumo de energía en transporte, climatización, equipos de ofimática e iluminación.

En las siguientes figura y tabla se muestran la distribución de las emisiones de GEI en Andalucía por sectores en 2011.

Distribución de las emisiones de GEI en Andalucía por sectores en 2009
Áreas Emisiones 2011 (kt CO2eq) %
RCDE 23.999,43 45
Transporte 13.518,59 25
Agricultura 5.502,85 10
Industrial difuso 4.544,21 8
Combustión no industrial 2.077,42 4
Residuos 2.552,57 5
Gases fluorados 1.511,22 3
Otros 56,05 -
Total 53.762,34 100

El Sistema Andaluz de Compensación de Emisiones Subir al contenido anterior

En este contexto, la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha desarrollado el Sistema Andaluz de Compensación de Emisiones (SACE), que proporciona al sector empresarial la oportunidad y los medios de participar activamente en la lucha contra el cambio climático.

El SACE es un marco voluntario a través del cual las empresas asumen los siguientes compromisos, mediante la firma de un convenio:

  • Auditar sus emisiones
  • Reducir sus emisiones
  • Compensar, en su caso, sus emisiones

El objetivo del SACE es proporcionar a las empresas una iniciativa para la reducción y compensación voluntaria de emisiones, que contribuye a:

  • Sensibilización al cambio climático
  • Mitigación de emisiones de GEI
  • Mejora del Patrimonio Forestal Andaluz y aumento de capacidad de sumidero

Auditoría de emisiones Subir al contenido anterior

La auditoría de emisiones es un ejercicio de autoevaluación de las empresas con el fin de cuantificar las emisiones de gases de efecto invernadero asociadas a su actividad y sus instalaciones. Por tanto, el primer paso es marcar los límites de la auditoría, es decir, definir claramente:

  1. Límites de la auditoría, es decir, las instalaciones que se van a incluir en la auditoría
  2. Límites de las operaciones, es decir, las fuentes de emisión a incluir en la auditoría: consumo de combustibles en calderas, transporte, consumo de electricidad, emisiones fugitivas de equipos de refrigeración, etc. Las fuentes de emisión deberán agruparse en alcance 1, alcance 2 y alcance 3.
  3. Las emisiones de alcance 1 son las emisiones directas de la instalación, por ejemplo, por consumo de combustible en calefacción y en transporte no externalizado; las emisiones de alcance 2 son las emisiones indirectas de la instalación por consumo de energía eléctrica; y las emisiones de alcance 3 son las emisiones indirectas que no son controlables por la empresa, por ejemplo, viajes de negocio en transporte público, emisiones de procesos subcontratados, etc.

Una vez definidos los límites de la auditoría y  de las operaciones, la empresa debe recabar los datos necesarios que servirán de base para el cálculo de emisiones: consumo de combustibles, consumo de energía eléctrica, etc. Una vez que se obtienen estos datos, se les aplicará la metodología de cuantificación aprobada por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Teritorio, lo que garantiza que los resultados de las distintas empresas sean homogéneos y comparables. Se proporcionará una herramienta informática basada en dicha metodología para facilitar el cálculo de emisiones. De esta forma, la empresa dispondrá del Informe de Auditoría de Emisiones, donde se plasman los resultados de emisiones en tCO2eq.

Plan de reducción de emisiones Subir al contenido anterior

El Informe de Auditoría de Emisiones es el punto de partida para diseñar el Plan de reducción de emisiones, a través del análisis de los resultados obtenidos, que debe dar respuesta a las siguientes cuestiones:

  • ¿Dónde se generan más emisiones?
  • ¿Dónde hay mayor potencial de reducción?
  • Una vez sabemos sobre qué fuentes de emisión actuar, ¿qué medidas debemos aplicar para conseguirlo?

De esta forma, la empresa debe diseñar un Plan de reducción de emisiones que incluya el análisis de la auditoría de emisiones, y las medidas y actuaciones para reducirlas, incluyendo metas intermedias, plazos, recursos y responsables que aseguren la consecución de los objetivos propuestos.

Compensación de emisiones Subir al contenido anterior

La compensación de emisiones prevista en el SACE se realizará a través de proyectos de forestación, reforestación y conservación de masas forestales.

Las absorciones de emisiones que se consigue gracias a estos proyectos se cuantifican en Unidades de Absorción que equivalen a unidades de tCO2eq absorbidas. Las Unidades de Absorción sirven para compensar la misma cantidad de GEI emitida por una empresa, de manera que se obtiene un balance cero de emisiones.

Proyectos de forestación, reforestación y conservación Subir al contenido anterior

Los bosques desempeñan un papel central en el ciclo del carbono, constituyendo un sumidero de CO2: el balance entre el CO2 absorbido durante la fotosíntesis y el emitido en la respiración celular es positivo, fijando carbono en la masa forestal y en el suelo, lo que se traduce en Unidades de Absorción.

Los proyectos de compensación del SACE se desarrollarán en el marco del Plan Forestal Andaluz, de manera que se garantice que cumplen requisitos de:

  • Protección de la biodiversidad del Patrimonio Forestal Andaluz
  • Gestión forestal sostenible
  • Conservación de los Espacios Naturales Protegidos

Para cumplir el requisito de adicionalidad que es imprescindible para que la compensación sea efectiva, los proyectos del SACE ampliarán el alcance de las iniciativas forestales ya consideradas en el programa del Plan Forestal Andaluz

Catálogo de proyectos de compensación Subir al contenido anterior

Para la compensación de emisiones por parte de las empresas, la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio aprobará un Catálogo de Proyectos de Compensación, donde se recogerán los proyectos que cumplen los requisitos necesarios, tanto de adicionalidad como de sostenibilidad, de acuerdo al Plan Forestal Andaluz, además de una descripción de sus características y localización.

La ejecución de los proyectos y su posterior desarrollo y mantenimiento se someterán a un proceso de verificación y monitorización, de manera que se garantice el cumplimiento de los requisitos y la compensación efectiva a través de la fijación de CO2 en la masa forestal. En base a este seguimiento, las Unidades de Absorción generadas por los proyectos serán certificadas, y por tanto, estarán a disposición para compensar las emisiones de las empresas adheridas al SACE, las cuales adquieren las Unidades de Absorción que se certifiquen a lo largo de la vida de un proyecto.

El proceso de seguimiento y certificación asegura la trazabilidad de las Unidades de Absorción, que es imprescindible para avalar la transparencia y rigor del SACE. Además, las Unidades de Absorción certificadas por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio tienen garantía de que no se incluirán en el Inventario Nacional, para evitar doble contabilidad.

Adhesión al SACE: pasos a seguir Subir al contenido anterior

Las empresas interesadas en adherirse al SACE deberán seguir los siguientes pasos:

  • En primer lugar, deberán contactar con la Secretaría General de Ordenación del Territorio y Cambio Climático a través de correo electrónico:
    kioto.cmaot@juntadeandalucia.es
  • Desde el citado centro directivo se le facilitará un modelo de convenio y la metodología de cuantificación de emisiones, y se les indicará la documentación necesaria que deben aportar.

El desarrollo de este servidor WEB
ha sido cofinanciado por la Unión Europea