Red de Información Ambiental de Andalucía

Junta de Andalucía. Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio

Catálogo Estructurado

Información ambiental de la Rediam organizada por temáticas

Buscador del Catálogo

» Mapa de Biodiversidad en Andalucía: imagen jpg y metodología

Versión publicada en el Tomo II del Atlas de andalucía (2005)

Diversidad fitocenótica

La diversidad fitocenótica, definida pues, como la suma de la diversidad de hábitats o asociaciones vegetales y de la diversidad estructural que estas presentan, precisa para su obtención del conocimiento de estas variables espacializadas.

Diversidad de hábitats

El cálculo de la diversidad de hábitats se ha llegado a definir como el número de tipos de hábitats en un área geográfica concreta (Magurran, 1988). Por tanto, para realizar una evaluación de esta variable, se hace necesario adoptar un sistema de clasificación de los tipos de hábitats.

 

 

En este sentido, la Consejería de Medio Ambiente, está desarrollando un programa de trabajo denominado "Cartografía y Evaluación de la Vegetación y Flora a escala de detalle de los ecosistemas forestales de Andalucía" que cubre más de 1.350.000 has, lo que supone más del 30 % de los ecosistemas forestales de la región. La información generada en este programa de trabajo permite, siguiendo la metodología fitosociológica propuesta por Braun-Blanquet (1979), clasificar los hábitats vegetales existentes.

 

Cada una de las unidades identificadas en la cartografía de vegetación, a escala de detalle, dispone de información sobre los hábitats naturales y seminaturales que contiene, siendo relativamente fácil derivar un valor de diversidad de hábitats, así como el número máximo de hábitats diferentes presentes en una unidad. Para espacializar esta variable al conjunto de Andalucía, es necesario extrapolar esta información a aquellos territorios forestales de los que no se dispone cartografía de vegetación detallada. El proceso de extrapolación se ha realizado mediante la correlación de los datos disponibles para más de 1.300.000 has. con las unidades correspondientes del Mapa de Usos y Coberturas Vegetales del suelo de Andalucía de 1999, información a escala 1:50.000 disponible para toda la región, y partiendo de la hipótesis de que unidades similares situadas en la misma región biogeográfica podrían alcanzar valores parecidos en cuanto a la diversidad de hábitats.

 

Para realizar correctamente el proceso de extrapolación en función de la distribución de los datos existentes ha sido necesario utilizar una síntesis de la tipificación biogeográfica original de Andalucía (Rívas-Martínez et al. 1997).

 

De esta forma, al finalizar el proceso, cada región biogeográfica queda caracterizada por un número máximo de hábitats diferentes, los cuales varían según el tipo de cubierta vegetal y uso del suelo existente. A su vez, cada tipo de uso y cubierta vegetal ha podido ser caracterizado en función de los datos muestrales derivados de los mapas de vegetación a detalle elaborados para las zonas forestales, matizando los mismos y, como veremos, según el nivel de amenaza que éstos están soportando.

 

El resultado parcial de este proceso permite conocer la diversidad de hábitats en Andalucía por el número de asociaciones vegetales.

 

Diversidad de hábitats según usos del suelo

 

Los resultados muestran que el mayor número de asociaciones vegetales se presentan en las zonas Béticas, sin embargo es en la provincia Luso-Extremadurense donde se observa una mayor heterogeneidad de los valores del número de asociaciones. En la zona Murciano-Almeriense, exceptuando la sierra de Gádor, el extremo oriental de Sierra Nevada y la sierra de los Filabres, se presentan un menor número de asociaciones vegetales y una mayor uniformidad en los valores, hecho debido a la presencia de una menor diversidad de las cubiertas vegetales que se caracterizan en las fuentes de información utilizadas. Finalmente, los territorios de tradición agrícola milenaria ofrecen los valores más bajos del número de asociaciones presentes.

 

Diversidad estructural

Para el cálculo de la diversidad estructural se ha utilizado tanto el número de estratos verticales presentes en un tipo de cubierta vegetal como la abundancia de vegetación en ellos, información, que puede ser derivada a partir de la Cartografía de Usos y Coberturas Vegetales del Suelo mencionada anteriormente.

 

Para la obtención del valor de la diversidad estructural de la vegetación, se han considerado dos parámetros: ocupación espacial, entendida como volumen que ocupan los diferentes estratos vegetales, y variedad de estratos. El primero de ellos, a su vez, se ha obtenido a partir de otros dos: desarrollo vertical de las formaciones vegetales y cobertura alcanzada por las mismas. El valor estructural definitivo se obtiene mediante la suma algebraica de los parámetros calculados previamente.

 

Índice de diversidad estructural

 

El índice de diversidad estructural evidencia, como es lógico, una clara diferencia entre las zonas cultivadas y las zonas naturales o seminaturales. Entre las zonas con un menor grado de diversidad estructural destaca el valle del Guadalquivir y las depresiones intrabéticas, zonas donde predominan claramente los cultivos herbáceos, si bien merece la pena destacar las provincias de Jaén y Málaga por presentar valores más altos, debido fundamentalmente a la presencia de cultivos leñosos que conviven frecuentemente con estratos herbáceos de vegetación natural. Por el contrario, las zonas con mayor diversidad estructural se corresponden básicamente con los grandes espacios naturales protegidos de Andalucía, destacando el Parque Natural de los Alcornocales como el que presenta valores más elevados. Dentro de las zonas naturales y seminaturales, es en la zona del Almería y en las cumbres de Sierra Nevada, donde los índices de diversidad estructural presentan valores más bajos, lo que parece lógico teniendo en cuenta la carencia del estrato arbóreo en buena parte de su territorio.

 

Integración de la diversidad de hábitats con la diversidad estructural: obtención de la diversidad fitocenótica

La integración de la diversidad estructural y de hábitats dará lugar al índice que se ha denominado diversidad fitocenótica, considerando, en este sentido, que el número de asociaciones vegetales (índice de diversidad de hábitats) y la diversidad estructural inciden al 50% en el valor final del mismo.

 

Índice de diversidad fitocenótica

 

Este índice representa la combinación de la diversidad de hábitats con la diversidad estructural por lo que el patrón espacial de distribución responde a la distribución de cada uno de estos índices. El mapa anterior representa este índice en las zonas naturales y seminaturales -tonos verdes-, mientras que en las zonas cultivadas, en las que no se ha calculado la diversidad de hábitats, únicamente se representa la diversidad estructural - tonos naranjas-. Si discretizamos el índice en cuatro clases, podríamos afirmar que más del 90 % del territorio evaluado se encuentra con valores de diversidad media-alta. Destacan las provincias Béticas como las que presentan un mayor número de zonas con elevado índice. En Sierra Morena la provincia de Huelva se caracteriza por tener unos índices menores a los que presentan las provincias de Sevilla, Córdoba y Jaén, debido fundamentalmente al elevado número de cultivos de eucaliptos existentes. En la provincia de Almería predominan los índices medios en las zonas más surorientales y los valores altos en las zonas próximas a los macizos montañosos.

 

Corrección del índice de diversidad fitocenótica en función del grado de amenaza

Tras el análisis de los resultados derivados de la espacialización de la diversidad fitocenótica se observó la existencia de zonas que albergaban gran diversidad vegetal, según el modelo, pero que se correspondían con islas de vegetación natural rodeadas de cultivos. Para matizar estos resultados y ajustar más el modelo a la realidad se consideró oportuno ponderar el índice de diversidad fitocenótica con otro índice que muestra el grado de amenaza que sufren los hábitats en el territorio (mapa de grado de amenaza) en función de las actividad humana. El procedimiento empleado consiste en ponderar el valor de la diversidad fitocenótica mediante un coeficiente que valora el grado de amenaza y que hace que el resultado obtenido se ajuste más a la realidad, al tener en cuenta la teoría de islas que considera que las zonas de vegetación natural rodeadas de zonas agrícolas cuentan con un menor número de especies y de formaciones vegetales que otras del mismo tamaño situadas en ambientes naturales (MacArthur y Wilson, 1967; Santos y Tellería, 1998). El grado de amenaza ha sido establecido según unidades territoriales consideradas ambientalmente homogéneas.

 

Grado de amenaza de los hábitats (los valores más bajos representan máxima amenaza)

 

La cartografía resultante muestra el elevado grado de amenaza de los hábitats que se presentan en todo el valle del Guadalquivir así cómo en las depresiones de Guadix y Baza y en el poniente almeriense. Así mismo, puede observase un gradiente entre estas zonas, máxima amenaza y las zonas más interiores de Sierra Morena o de las Béticas.

 

Diversidad específica de vertebrados

Con relación a la información sobre fauna, sólo ha sido posible disponer de datos referidos al grupo de los vertebrados, por lo que, para la obtención de un valor de diversidad específica se han utilizado los datos resultantes del Atlas de Vertebrados del Inventario Nacional de Hábitats y Taxones realizado por el Ministerio de Medio Ambiente, así como toda la información sobre especies disponible en la Consejería de Medio Ambiente. Los grupos taxonómicos considerados fueron: Peces continentales (64), Anfibios (34), Reptiles (89), Aves (309) y Mamíferos (105).

 

Para la construcción del índice de diversidad específica de vertebrados se ha utilizado el índice de Shannon-Waeaver (Krebs, 1985), el cuál considera la abundancia relativa de cada grupo de taxones, así como la diversidad de estos grupos según la expresión, dando como resultado un índice que, una vez normalizado, su valor oscila entre 0(diversidad específica relativa nula) y 1 (diversidad específica relativa máxima). La espacialización de este índice podemos verla en el siguiente mapa.

 

Diversidad específica

 

Los resultados que se obtienen muestran la distribución del número y la proporción de los vertebrados en Andalucía. El índice muestra cómo hay tres grandes zonas donde los valores son más bajos: las campiñas de Carmona y Osuna, el norte de Jaén y la zona occidental de la provincia de Almería. Por el contrario, el resto de Andalucía presenta valores bastante altos, destacando especialmente la zona comprendida entre la bahía de Algeciras y Fuengirola, el parque Nacional de Doñana y algunas zonas de Sierra Morena y las Béticas.

Diversidad de taxones de flora

Como base para la representación de la diversidad de los taxones de flora y la endemicidad de los mismos se ha utilizado la adaptación de la tipología biogeográfica de Andalucía definida por Rivas Martínez et al, 1997, a límites físicos establecidos sobre imágenes de satélite.

 

Ajuste de las unidades biogeográficas sobre la imagen de satélite Landsat

 

Sobre esta base, se han asignado valores tanto a la diversidad de taxones, como al grado de endemicidad de los mismos (esquema inferior) según los datos obtenidos de la revisión de varias fuentes bibliográficas (Blanca et al, 1999 ; Hernández et al; 1999; Hernández et al, 1994; Rodríguez et al, 2002; Rívas et al, 1997). Esta información se incluye en un gráfico sectorial que queda insertado en cada una de las unidades biogeográficas.

 

Información sobre taxones de flora y fauna

Leyenda del Mapa de Biodiversidad de Andalucía

La cartografía que se presenta pretende reflejar la variación y abundancia relativa de hábitats y especies. El mapa final es resultado de la unión de todas las variables, cuyo cálculo se ha ido explicando en epígrafes anteriores.

 

La base de color de este mapa la constituye el índice de diversidad fitocenótica en las zonas naturales o seminaturales y el índice de diversidad estructural en las zonas cultivadas.

 

Sobre esta información se ha representado la abundancia proporcional de taxones de vertebrados, mediante el uso de isolíneas calculadas a partir de la aplicación del índice de Shannon-Weaver.

 

Finalmente, la sectorización biogeográfica de la región, representada mediante sus líneas, constituye la base sobre la que se representa, mediante gráficos sectoriales e iconos, tanto la abundancia como el número de endemismos de los principales taxones de flora y fauna presentes en Andalucía.

 

Mapa de diversidad biológica de Andalucía

 

Leyenda



 

Back

Logo del Canal REDIAM
Bandera de la Unión Europea
El desarrollo de este servidor Web ha sido cofinanciado por la Unión Europea
Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI