Web de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente de la Junta de Andalucía

 Inicio  |   Mapa del Sitio  |   Contactar  |   Enlaces  |   Glosario  |   Agenda  |   Ayuda  |   RSS  | 

vgn-ext-hidden_Detalle  

Geoparque Cabo de Gata-Níjar


Inventario de Georrecursos culturales


Georrecursos



Subir

Geositios


  • Domos volcánicos de Los Frailes

Uno de los elementos más destacados del complejo volcánico de Cabo de Gata. Son dos unidades volcánicas bastante diferenciadas: una unidad inferior de andesitas anfibólicas y una unidad superior de andesitas basálticas. La unidad inferior constituye el techo hundido de una cámara magmáticas vaciada en una o varias erupciones muy intensas, dejando un conjunto muy caótico de rocas fragmentadas. Sobre este nivel se encuentran niveles de rocas sedimentarias propias de ambientes de playas y marinos someros, ricas en fósiles. La unidad superior de andesitas basálticas están relativamente bien conservadas, sin alteración, y su edad estimada es de 8,5-8,6 millones de años. Su posición encima de sedimentos marinos someros y de playa apuntan a que los Frailes constituían una isla volcánica hace 8 millones de años.

 

 

La unidad se compone de dos focos de emisión de lava que dejaron depósitos de lavas masivas de andesitas. Parte de estas lavas al enfriarse se conformaron en las típicas estructuras de disyunción columnar. Se pueden observar varias canteras de principios de siglo XX para la obtención de adoquines sobre la disyunción columnar. La intensa erosión ha desmantelado gran parte del edificio volcánico de los Frailes, preservándose los domos, con mayor resistencia relativa, lo que ha configurado una morfología más o menos cónica. Estos domos supusieron el fin de la actividad volcánica, sellando los conductos eruptivos.

  
                       
  • Eolianitas de los Escullos 

Antiguas dunas fosilizadas de arena blanca cuyos granos se denominan “oolitos” sobre las que se asienta la batería de defensa costera de San Felipe de los Escullos. Constituye el mejor afloramiento de dunas oolíticas blancas fósiles del litoral del Parque y nos ayuda a reconocer las tres fases más importantes de sistemas dunas durante el Cuaternario: dunas grisáceas cementadas como las de Amoladeras (250.000-180.000 años), dunas oolíticas blancas (128.000-100.000 años) y, finalmente, dunas grisáceas sin cementar (6.000 años).

Estos sistemas dunares antiguos no sólo nos indican la línea de costa en el momento de su formación, sino que además nos informan sobre las condiciones ecológicas y climatología pasada.

Los oolitos se forman actualmente por precipitación de carbonatos en mares cálidos, concretamente en la zona infralitoral, a pocos metros de profundidad y en aguas saturadas en carbonatos y muy agitadas por las olas. El viento moviliza estos depósitos de oolitos fuera del agua y generan complejos dunares.

  
  • Plataforma de la Molata de las Negras

La última actividad volcánica conocida en el Parque data de hace unos 7-8 millones de años. En esa época la mayor parte del territorio se encontraba sumergida bajo las aguas del Mediterráneo y en la Molata de las Negras podemos encontrar las rocas sedimentarias que registran la historia geológica de la región de Cabo de Gata tras la actividad de los volcanes.

Consta de una sucesión de depósitos marinos Messinienses (unos 5,5 millones de años) que coronan antiguos depósitos volcánicos. En la base aparecen carbonatos templados (propios de un clima semejante al actual) seguido de la primera unidad arrecifal (construcciones de biohermos o coral amonticulado, con un clima más cálido). Posteriormente se depositó una segunda unidad arrecifal con corales en estructura de empalizad (Porites) y la sucesión se corona con el complejo terminal compuesto por carbonatos de plataforma con oolitos y domos microbianos (estromatolitos).

 

Unidad A: briozoos, bivalvos, algas rojas, erizos de mar, etc. Clima similar al actual

Unidad B: arrecifes de coral en estructura de biohermo. Clima más cálido que el actual

Unidad C: arrecife costero con corales de Porites. Clima más cálido que el actual

Unidad D: estromatolitos y oolitos. Clima más cálido que el actual

 

  • Calizas bioclásticas Cañada Méndez

 Gracias al registro sedimentario de Cañada Méndez podemos reconstruir la evolución de la bahía de Agua Amarga y su paleogeografía en los últimos siete millones de años (Tortoniense inferior). Es una historia compleja, con múltiples depósitos que se inició como una bahía abierta hacia el sur con una pequeña elevación submarina (o umbral) situada justo en su entrada. Esta cuenca fue rellenándose por diferentes conjuntos de sedimentos en sucesivas fases.

 

 

Entre los depósitos de esta cuenca podemos distinguir:

  • Abanicos submarinos con arenas procedentes de relieves volcánicos cercanos

Carbonatos de plataforma divididos en cuatro depósitos principales: estratificaciones cruzadas tabulares, de trazado muy rectilíneo y formados por abanicos de tormenta (foto A) abundantes estratificaciones cruzadas en artesa, interpretadas como dunas marinas que migraron paralelamente a la costa (foto B) laminación paralela de bajo ángulo, procedente de sedimentos típicos de playa (foto C) finalmente aparecen depósitos de dunas eólicas costeras y lagunares que se muestran lateralmente a las anteriores y se componen de arenas finas en estratificación cruzada en artesa con alto ángulo junto a limos sueltos sin estructuras evidentes (foto D).

Aparte de las estructuras sedimentarias, en este georrecurso podemos encontrar restos fósiles de bivalvos, briozoos, algas rojas y bioturbaciones.

 

  • Arrecife de Mesa Roldán

Situado junto a Carboneras se encuentra el arrecife de Mesa Roldán. Es esencialmente un domo volcánico de unos 8,7 millones de años de edad cuya parte superior fue colonizado por depósitos sedimentarios en los que podemos distinguir dos unidades:

Unidad inferior constituida por restos de arrecifes de coral de unos 6 millones de años. Los corales aprovecharon la mayor elevación del domo volcánico para formar un edificio arrecifal. Los principales constructores fueron los corales del género Porites y en menor medida Tarbellastrea y Siderastrea. Otros organismos como algas rojas, serpúlidos, foraminíferos encostrantes y bivalvos, contribuyeron al crecimiento del edificio carbonatado.

Unidad superior más joven que la anterior, de unos 5,5 millones de años, compuesta por arrecifes de coral y arenas ooliticas, propias de aguas tropicales someras y agitadas.

                     

  • Cala Carnaje

Repasando en mayor detalle la historia geológica del Geoparque podemos diferenciar dos grandes periodos de actividad volcánica. El primero de estos episodios ocurrió en un periodo comprendido entre 15 y 9 millones de años y el segundo entre 8 y 7,5 millones de años.

Entre ambos hubo un periodo de tranquilidad, con depósitos de sedimentos marinos. Estos depósitos se quedaron “atrapados” por tanto entre materiales volcánicos.

Cala Carnaje es posiblemente uno de los enclaves donde el contacto entre estos tres episodios es más evidente. Sobre el primer episodio volcánico se han depositado carbonatos templados ricos en algas rojas, briozoos y bivalvos. Estos sedimentos han sido arrancados, arrastrados y englobados entre rocas las volcánicas del segundo episodio.

La Cala del Carnaje despliega un paisaje característico y peculiar: una playa de grandes bolos o pesados cantos rodados que cubre toda su superficie. Este paisaje es testigo de la minería de los adoquines sobre disyunciones columnares que se desarrolló en la primera mitad del siglo XX. Lo que podemos contemplar son los restos y últimos acopios de adoquines que han sido erosionados por el mar y que se quedaron en la costa, pendientes de ser embarcados con destino a las calles de Almería, Madrid o Valencia.


Subir

Logo de la Unión Europea

El desarrollo de este servidor WEB
ha sido cofinanciado por la Unión Europea