Portal de la Junta de Andalucía
Buscador general

p. ej. ofertas de empleo, ayudas, escolarización...

Protege tu correo electrónico

Una de las vías de ataque más utilizadas es el correo electrónico. No sólo existe el correo basura (spam), abrir e mails que contienen software malicioso puede dañar tu sistema operativo o convertirte en víctima de una estafa. Es necesario seguir unas pautas específicas de seguridad:

  • No abrir correos de desconocidos, especialmente si se trata de un contenido particularmente atractivo (imágenes, vídeos, promesas de empleo o dinero). Si un correo contiene archivos maliciosos, el mero hecho de abrirlo puede ser suficiente para que el ordenador se infecte. En caso de duda, intenta ponerte en contacto con la persona que envía el correo por otras vías.
  • Desconfíar de cualquier email que solicite información personal o sensible. Nunca hay que facilitar este tipo de información por correo electrónico, incluso en el caso de que “aparentemente” la solicite tu banco o alguna de las empresas con las que tratas habitualmente. Si tiene dudas, de nuevo, lo más sensato es tratar de verificar la procedencia del correo por otras vías. Reporte los intentos de fraude a la dirección abuse@juntadeandalucia.es.
  • Comprobar que el filtro de spam de su correo electrónico está activo. La mayor parte de los servidores activan este filtro de forma automática. Siempre que identifiques un correo como spam o basura, es necesario marcarlo como tal para tu servidor de e mail actúe en consecuencia.
  • Vigilar que la pregunta de seguridad no sea fácil de responder. Los servidores de correo suelen ofrecer la posibilidad de recuperar tu contraseña a través de preguntas de seguridad. Datos como la fecha de nacimiento o del colegio al que acudiste son fáciles de averiguar. Es aconsejable utilizar preguntas que tan sólo puedas responder tú o tu círculo más cercano.

Recuerda que conviene tomar aún más medidas si te conectas desde un lugar público, donde cualquier persona puede acceder al equipo que utilizas. En estos casos, es especialmente importante cerrar la cuenta y desconectarte tras cada sesión. Vigila que la función de recordar contraseñas no esté activa.