Portal de la Junta de Andalucía
Buscador general

p. ej. ofertas de empleo, ayudas, escolarización...

La sanidad pública andaluza ahorra 300 millones al año gracias a la extensión de las operaciones sin ingreso

Las medidas de la Junta para mejorar la eficiencia del sistema sanitario público generan mayor calidad y menores costes frente a modelos privados

Andalucía, 13/11/2012

La Consejera de Salud, María Jesús Montero, durante la presentación

La Consejera de Salud, María Jesús Montero, durante la presentación.

La sanidad pública andaluza ahorra 300 millones de euros al año gracias a la extensión de las operaciones quirúrgicas sin ingreso hospitalario, que actualmente suponen ya la mitad de las que actualmente se realizan en la comunidad autónoma. Así se destaca en el informe sobre medidas de eficiencia en el Sistema Sanitario Público de Andalucía presentado hoy al Consejo de Gobierno por la consejera de Salud y Bienestar Social, María Jesús Montero.

El documento recoge las iniciativas impulsadas en Andalucía durante los últimos años para garantizar la sostenibilidad de la sanidad pública, un modelo del que Montero ha subrayado su eficiencia frente a los sistemas privados con mayor coste y peores resultados en salud.

La mitad de operaciones que se realizan en los hospitales andaluces, alrededor de 250.000, son de cirugía mayor ambulatoria y no requieren ingreso, puesto que estas técnicas quirúrgicas permiten una rápida recuperación del paciente. A estas intervenciones se suman las más de 250.000 de cirugía menor en los centros de atención primaria y las 17.000 que se registran en los hospitales de alta resolución.

La generalización de estas nuevas técnicas quirúrgicas mínimamente invasivas y la consiguiente reducción de los ingresos suponen un cambio de modelo en la atención hospitalaria, en el que el concepto cama queda sobrepasado a favor de la atención en hospital de día y a domicilio.

La consejera de Salud y Bienestar Social ha señalado que el desarrollo de estas técnicas quirúrgicas no sólo responde a los avances científicos sino que también constituye una de las principales medidas de eficiencia impulsadas por el Gobierno andaluz para garantizar la sostenibilidad del modelo público y preservar el derecho de los andaluces a la atención sanitaria pública, universal y equitativa.

Junto con las mejoras en el área quirúrgica, el informe presentado por María Jesús Montero destaca también la mejora de la eficiencia que se ha logrado a través de medidas como el impulso a la implicación de los profesionales en la gestión de los recursos, la óptima distribución del mapa de recursos sanitarios, el uso racional de equipamientos diagnósticos y terapéuticos, la reducción de costes administrativos y el fomento de la investigación, innovación y desarrollo tecnológico.

En cuanto a los profesionales, la titular de Salud y Bienestar Social ha destacado el esfuerzo de los mismos por ofrecer una atención de mayor calidad y ampliar su formación, lo que repercute en una mayor eficiencia y en evitar costes añadidos derivados de duplicidad de pruebas, uso racional de fármacos o reducción de complicaciones, además de minimizar la variabilidad en la atención.

Como ejemplo de las ventajas económicas en este ámbito, el diseño de un protocolo único de atención al ictus ha supuesto que el coste de esta asistencia oscile entre 1.711 y 2.520 euros en Andalucía, mientras que en los hospitales de Navarra puede llegar hasta los 3.012 euros. Esta diferencia de 500 euros por asistencia puede suponer un ahorro anual superior a los 7 millones de euros sólo en la atención a esta patología. Atención primaria

La Consejería de Salud y Bienestar Social ha concentrado los esfuerzos y recursos en la atención primaria, con el objetivo de aumentar su capacidad de resolución y reforzar el abordaje de los problemas de salud en una fase inicial. Andalucía es la comunidad con mayor porcentaje de gasto en esta materia (18,1% del gasto frente a la media nacional del 14,6%), muy por encima de comunidades como Madrid (12,8%) o Valencia (12,9%), lo que ha permitido multiplicar por siete el número de centros de salud y ampliar el equipamiento para el diagnóstico.

La red de equipamientos de atención primaria en Andalucía cuenta actualmente con 150 unidades de radiología, 192 de ecografía, 135 de retinografía, 600 espirómetros, 202 salas de fisioterapia, 227 gabinetes odontológicos y 1.584 desfibriladores que cubren el 100% de los dispositivos de cuidados críticos y urgencias. El aumento de recursos materiales ha ido acompañado también de un incremento de profesionales. El 42% de los médicos de la sanidad pública andaluza desarrollan su labor en atención primaria. Esta plantilla, que es un 80% fija, ha crecido un 3% desde 2007.

Igualmente, se ha avanzado en las nuevas competencias de los profesionales de enfermería respecto a la indicación de fármacos que no requieren receta médica. El seguimiento profesional que realizan del tratamiento farmacológico de los usuarios ha permitido mejorar la eficiencia en la prescripción. A este respecto, desde el inicio de esta prestación en septiembre de 2009, se ha conseguido un ahorro de 16,3 millones de euros y una reducción del 9% en la indicación de productos y accesorios sanitarios.

Además de las actuaciones de eficiencia en el ámbito asistencial, la Consejería de Salud y Bienestar Social viene impulsando igualmente actividades de prevención y promoción de la salud, con el objetivo de concienciar a la ciudadanía sobre el cuidado de su propia salud. En este ámbito, destacan las más de 40.000 intervenciones realizadas en el marco del Plan Integral de Obesidad Infantil, la Red Local de Acción en Salud que suma ya 40 municipios y el diseño de planes específicos de actuación en salud de 152 zonas geográficas preferentes. Estas acciones preventivas se completan con iniciativas sobre Tabaquismo, Consejo Dietético o el Proyecto de Comedores Saludables.

Gasto farmacéutico

Estas herramientas preventivas y la mayor formación de los ciudadanos han permitido modular la demanda de atención sanitaria e incluso el uso de fármacos. A este respecto, el desarrollo en los últimos años de la prescripción por principio activo, que se sitúa ya en el 92,8% del total de recetas, ha permitido celebrar en Andalucía la primera adjudicación por convocatoria pública de medicamentos para su dispensación en las farmacias. Esta medida, aplicada inicialmente para tres subgrupos de medicamentos (hipolipemiantes, protectores gástricos y antiagregantes plaquetarios), permitirá un ahorro previsto de entre 40 y 200 millones de euros.

A las actuaciones en la dispensación de fármacos en las oficinas de farmacia, se suma también el acuerdo marco de medicamentos hospitalarios por el que se han adjudicado 297 lotes de medicamentos por un importe de 674,5 millones, lo que supone un ahorro del 8,7% (64 millones de euros) respecto al precio anterior.

Además, la gestión en Andalucía del nuevo copago de medicamentos ha evitado que los pensionistas tengan que aportar dinero más allá del límite mensual que tengan impuesto, lo que ha supuesto también ahorrar los trámites administrativos que tendrían que hacerse para devolver el dinero adelantado. De hecho, la aplicación de este copago tal y como se ha hecho en otras comunidades autónomas con la devolución posterior del dinero, supondría gestionar sólo en un mes más de 300.000 expedientes administrativos, que en Andalucía no se están realizando.

Con el objetivo de optimizar recursos, la Consejería de Salud y Bienestar Social ha centralizado además las compras de materiales y la contratación de servicios que requieren los centros sanitarios, a través de las Plataformas de Logística Sanitaria. Esta medida ha supuesto mejorar precios y condiciones de contratación, lo que ha permitido ahorrar cien millones de euros.

Las estructuras directivas también se han optimizado, de manera que el número de profesionales en los denominados servicios de apoyo del Sistema Sanitario Público de Andalucía se ha reducido en un 18% y se han configurado gerencias compartidas para entes instrumentales, hospitales y distritos del Servicio Andaluz de Salud. La racionalización de la estructura directiva ha supuesto reducir 71 puestos directivos y permitirá ahorrar 4,9 millones de euros.

Inversión rentable

En paralelo a las medidas de contención del gasto, la Consejería de Salud y Bienestar Social ha apostado por la inversión en desarrollo tecnológico e investigación, un área en la que se han captado más de 110 millones de euros de fondos europeos, convocatorias competitivas nacionales e internacionales, así como financiación privada.

Igualmente, las nuevas tecnologías aplicadas a la salud, a través del desarrollo del sistema informático Diraya, han permitido también ahorros de trámites burocráticos en la actividad asistencial. Se estima que Diraya ha supuesto ahorros valorados en 128 millones y, si se consideran los beneficios sociales e individuales del uso de este sistema, la cantidad ahorrada asciende a 493,7 millones. En este sentido, por cada 100 euros invertidos en esta herramienta ha habido un retorno de 277 euros en beneficios socio-económicos.

Con todas estas medidas, la sanidad pública andaluza se ha convertido en una de las más eficientes del Sistema Nacional de Salud, puesto que con una menor inversión por persona y año (985,56) ha logrado mantener los derechos de los andaluces y una amplia cartera de servicios y prestaciones.

¿Aún tienes dudas?

Si tienes cualquier duda o necesitas más información puedes llamar a los teléfonos 902 505 505 y 955 062 627 o escribir al correo informacion@juntadeandalucia.es

¿Te ha sido útil esta información?

Tu voto:
Resultado: 1 Puntos 2 Puntos 3 Puntos 4 Puntos 5 Puntos (0 votos)

Atención: Por favor, marca cuántas estrellas crees que merece esta página y después haz clic en el botón de valorar

¿Cómo mejorarías esta página? Ver más

Ayúdanos enviándonos tus sugerencias. Recuerda no dejar datos de carácter personal.

Sugerencia