Portal de la Junta de Andalucía
Buscador general

p. ej. ofertas de empleo, ayudas, escolarización...

Modalidades de acogimiento familiar

El acogimiento familiar es la convivencia e integración de un niño/a en una familia, cuando debe ser separado/a temporal o permanentemente de sus padres o tutores. Es una medida de protección solidaria con los niños/as y sus familias biológicas, que evita su estancia en centros de protección de menores, les ofrece la posibilidad de desarrollarse en una familia, y mantener la vinculación con sus padres y hermanos. Por ello, el acogimiento familiar es incompatible con la adopción, que conlleva la ruptura de vínculos del niño o niña con su familia biológica.

En razón de la vinculación del menor con la familia acogedora el acogimiento podrá tener lugar en la propia familia extensa del menor o en familia ajena.

Se considera familia extensa aquella en la que existe una relación de parentesco por consanguinidad o por afinidad hasta el tercer grado, entre el menor y los solicitantes del acogimiento. Los acogimientos en familia extensa tiene carácter preferente con respecto al acogimiento en familia ajena.

El acogimiento en familia ajena se promueve cuando no es posible en la familia extensa del menor, bien por inexistencia de parientes interesados en su constitución o por falta de idoneidad de estos para el acogimiento familiar.

Las modalidades de acogimiento que establece la Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero, de Protección Jurídica del Menor son:

  1. Acogimiento familiar de urgencia.
  2. Acogimiento familiar temporal.
  3. Acogimiento familiar permanente.
  4. Acogimiento especializado o profesionalizado.

1. Acogimiento de urgencia

Especificidad:

Se aplica a menores sobre los que hay que intervenir de forma inmediata, a fin de evitar su ingreso en centros de protección.

Objetivo:

Proteger al niño o la niña situándolos en un contexto seguro.

Requisitos de las familias:

  • Cumplir con los criterios generales de valoración de idoneidad para el acogimiento (más información).
  • Capacidad y aptitud personal suficiente para proporcionar la atención y cuidados necesarios a los menores.
  • Al menos uno de los miembros de la pareja acogedora o el propio acogedor o acogedora, si se trata de una sola persona, deberá estar a plena dedicación para este acogimiento y con disponibilidad permanente.
  • El hogar debe permitir la incorporación inmediata del menor.
  • Por cada miembro de la familia con plena dedicación, podrán acoger de forma simultánea a dos menores, como máximo.

Tiempo del acogimiento:

Máximo seis meses.

Edad de los menores:

Preferentemente para menores con edad inferior a los 7 años.

Remuneración:

Es remunerado en el 100% de los casos por la atención del menor y por la disponibilidad de la familia.

2. Acogimiento temporal

Especificidad:

El acogimiento temporal es de carácter transitorio, se promoverá cuando, existiendo una situación de crisis en la familia del menor, se prevea su reinserción a corto plazo en la misma, o bien, transitoriamente, mientras se acuerde una medida de carácter más estable.

El acogimiento temporal, en familia ajena, podrá ser especializado y en su caso, profesionalizado.

Objetivos:

  • Proteger al niño o la niña situándolos en un contexto seguro.
  • Evitar su institucionalización proporcionándole una familia de acogida.

Requisitos de la familia:

  • Cumplir con los criterios generales de valoración de idoneidad para el acogimiento (más información).
  • Aceptación de la temporalidad del acogimiento.
  • Aceptación de la familia biológica como figura activa.

Duración temporal:

Este acogimiento tendrá una duración máxima de 2 años, salvo que el interés superior del menor aconseje una prórroga de la medida.

Edad de los menores:

Esta medida va dirigida a menores de cualquier edad.

Remuneración:

Puede ser remunerado por la atención del menor dependiendo de la situación económica de la familia acogedora.

3. Acogimiento permanente

Especificidad:

El acogimiento permanente se promoverá cuando, no existiendo previsión de reinserción adecuada del menor en su familia biológica, las características y deseos personales del propio menor o las específicas circunstancias de su situación aconsejen su integración estable y duradera en otra familia, sin creación de vínculos de filiación entre ellos.

El acogimiento permanente en familia ajena, podrá ser especializado y en su caso, profesionalizado.

Objetivos:

  • Proteger al niño o la niña situándolos en un contexto seguro.
  • Evitar su institucionalización proporcionándole una familia de acogida.

Requisitos de la familia:

  • Cumplir con los criterios generales de valoración de idoneidad para el acogimiento (más información).
  • Aceptación de una situación sin límite temporal predeterminado.
  • Ausencia de expectativa de adopción.
  • Ausencia de previsión de retorno con su familia biológica.
  • Aceptación de la relación del menor con su familia biológica.

Tiempo para el acogimiento:

Puede durar hasta la mayoría de edad del menor.

Edad de los menores:

Esta medida va dirigida a menores con edad superior a los siete años.

Remuneración:

Puede ser remunerado por la atención del menor dependiendo de la situación económica de la familia acogedora.

4. Acogimiento especializado

Se constituye en función de las necesidades de los menores y, solamente está dirigido a familias de ajena. Será temporal o permanente.

El acogimiento especializado podrá ser profesionalizado cuando, reuniendo los requisitos de las familias, exista una relación laboral del acogedor o los acogedores con la Entidad Pública.

Especificidad:

Es una modalidad de acogimiento temporal o permanente que se aplica para niños y niñas con necesidades o circunstancias especiales ocasionadas por una enfermedad, problemas de conducta, discapacidad física, psíquica o sensorial, o menores que precisen de un apoyo especial debido a los malos tratos o abusos sexuales sufridos.

Objetivos:

  • Proteger al niño o la niña situándolos en un contexto seguro.
  • Evitar su institucionalización proporcionándole una familia de acogida.
  • Atender de forma cualificada las necesidades de salud, de dependencia, trastorno de conducta, etc… de los menores, en un ambiente famililiar adecuado.

Requisitos de las familias:

  • Cumplir con los criterios generales de valoración de idoneidad para el acogimiento (más información).
  • Al menos una de las personas acogedoras debe disponer de cualificación, experiencia y formación específica para desempeñar esta función respecto de menores con necesidades o circunstancias especiales.
  • La persona acogedora o un miembro de la pareja acogedora, en su caso, deberá estar con plena disponibilidad para la atención y cuidado de estos menores.

Tiempo del acogimiento:

Si se constituye como temporal podrá durar hasta dos años. Si se constituye como permanente podrá durar hasta la mayoría de edad.

Edad de los menores:

Para menores de cualquier edad.

Remuneración:

Es remunerado en el 100% de los casos por la atención del menor y por la formación o cualificación de la familia.