Portal de la Junta de Andalucía

Intervención del presidente de la Junta en la presentación de la Memoria 2008 del Consejo Consultivo

30/10/2009
Vista impresión Aumentar fuente Fuente normal Disminuir fuente

Presido por primera vez este solemne acto, en el que se presenta la memoria anual del Consejo Consultivo de Andalucía, un acontecimiento que, a lo largo de los años, y si no me equivoco, éste es el decimoquinto, se ha convertido en un importante foco de atención política e institucional de la ciudad de Granada.

Quiero destacar, desde el comienzo de mi intervención, mi fe en la independencia y el rigor con que siempre se ha manifestado el Consejo Consultivo en todas y cada una de las numerosas cuestiones que le han sido planteadas, y, por supuesto, en su firme compromiso con los valores constitucionales y estatutarios.

El Consultivo es hoy una institución que ha consolidado un modelo, una dinámica de trabajo cuyos niveles de calidad le llevan a liderar en muchos aspectos el panorama jurídico doctrinal de la función consultiva de España.

Constituye, para los andaluces y para las instituciones andaluzas, una valiosa garantía de todos los principios que informan la Constitución y el Estatuto. Funciona también como garante y acicate para los responsables públicos, que encuentran en este órgano el asesoramiento y la consulta adecuados, lo que redunda siempre en una manifiesta mejora en el ámbito legislativo y una mayor calidad en la actividad de la administración. Prueba de ello, ya se ha dicho aquí, es que las solicitud de dictámenes se han multiplicado por once desde 1994, un incremento de la actividad de la institución que, además, constata la valoración positiva que todas las administraciones tienen del Consejo Consultivo, y que contribuye, sin duda, a aumentar el prestigio del que ya goza.

La memoria de 2008 pone de manifiesto la relevancia alcanzada por su dictámenes, también su trascendencia, y desde luego su autoridad en la medida en que lo dispuesto por el Consejo determina, en la casi totalidad de los casos, la actividad de la administración.

Estamos ante un verdadero instrumento de referencia para los distintos departamentos del gobierno andaluz, ya que el 67% de las solicitudes corresponden precisamente a la administración autonómica. En 2008 se han emitido más de 500 dictámenes. Salud, Gobernación, Justicia, Vivienda, Igualdad y Educación son las que más han consultado.

Las cuestiones que atañen directamente al bienestar social y a la calidad de vida de los ciudadanos, en una administración como la nuestra, prestadora de servicios, son las que más asesoramiento requieren.

Del más de medio centenar de dictámenes sobre proyectos de decreto y orden remitidos al Consejo Consultivo, merecen destacarse, por su repercusión social, la regulación del comité de investigación de reprogramación celular, los servicios de atención a la salud mental, la prestación farmacéutica gratuita a los menores de un año, las enseñanzas de educación infantil o el Consejo Andaluz de Consumo.

A propósito de la intervención del presidente, se me ocurría una reflexión que yo creo que es bueno que todos nos hagamos.

La sentencia a la que ha hecho referencia el presidente es muy importante y nada pacífica. Es una sentencia donde efectivamente se trata de discernir sobre la aplicación efectiva del principio de igualdad de todos en un Estado complejo. Pero ese Estado complejo garantiza también la igualdad en las diferentes comunidades autónomas porque está la Constitución Española. Si no recuerdo mal, en su Capítulo Tercero del Título Primero, en relación con el 9.2, confiere a los poderes públicos la obligación de hacer efectivos los derechos y las libertades que están señaladas en la Constitución. Y la forma en que lo hagan depende también del entramado constitucional en que la administración presta los servicios. Y, por lo tanto, a partir de ahí, ésta es una administración, la nuestra, que ha formulado una serie de normas diferentes que, incluso, inducen, presidente, yo diría que hasta un derecho administrativo nuevo, porque es una forma de hacer las cosas diferente.

Porque nosotros hacemos actos administrativos tocando a los ciudadanos, enseñándoles. Hacemos actos administrativos que van más allá de la mera formalidad con la que se concibió en su origen el derecho administrativo. Y todo eso hace muy compleja la administración, y también la tarea de esa finura jurídica que hay que tener siempre cuando se trata de establecer, no digo yo nuevos derechos, sino nuevas formas de hacer efectivos los que ya hay. Y en ese caso, es verdad que el Consejo Consultivo es vital, importantísimo, porque la administración autonómica está creando día a día, y en ese proceso creativo, y lo sabe muy bien la Consejería de Salud, el Consejo Consultivo es fundamental. Y tengo que decir, sin desvelar secreto alguno del Consejo de Gobierno, que la consejera de Salud siempre explica detenidamente los dictámenes del Consultivo cuando se aprueban las normas. ¿Por qué? Porque efectivamente en ese dictamen está buena parte de lo que queremos hacer con garantías jurídicas y respetando el principio de legalidad.

En estos momentos, además, el Consejo Consultivo afronta desafíos muy relacionados con la crisis económica, con lo que estamos viviendo, porque también eso tiene trascendencia en la producción normativa, y tiene trascendencia también en la forma de llegar la administración a los ciudadanos. La crisis mundial, que empezó siendo financiera, ha desembocado en una gran crisis económica y social, con la destrucción de los millones de puestos de trabajo que se están produciendo en todo el mundo. Devolver la estabilidad a la economía, pero sobre todo la seguridad a las familias, frenar la destrucción de empleo, es un compromiso que tiene que asumir cualquier poder público, y es una prioridad que también nos lleva, presidente, muchas veces a la urgencia en la tramitación de normas que, con mucha generosidad, el Consejo Consultivo ha comprendido. Y lo ha hecho en estos momentos, en una crisis como ésta, que ha sido imprevisible para todos, y en la que muchos han improvisado, porque nadie tiene experiencia biográfica o vital de una crisis como ésta, que solamente tiene parangón, si lo tuviera, con la del 29 del siglo pasado.

Es verdad que se han tenido que tomar decisiones con la impronta de la urgencia, y eso nos ha llevado también, insisto, y éste es el momento de pedir disculpas por ello si fuera necesario, a tramitar normas con carácter de urgencia.

Andalucía ha refrendado para su desarrollo más de una veintena de leyes remitidas por el gobierno andaluz, que han contado con el preceptivo informe favorable de este órgano. Leyes referidas al impulso competencial y, sobre todo, al desarrollo de derechos sociales, de igualdad, de protección de la salud y educación. Un importante bloque legislativo, tanto en materias de derechos como en lo concerniente a nuevas competencias en nuestra organización institucional. En todos los casos, es de destacar la objetividad e independencia de los dictámenes emitidos por el Consejo Consultivo y la celeridad de la tramitación de los informes, que se realizan en general siempre en menos de 30 días.

Durante la presente legislatura, el Consejo de Gobierno ha tramitado 13 iniciativas legislativas, informadas en su momento por el Consejo Consultivo, y algunas de mucha relevancia: el derecho a la dignidad de la persona ante el proceso de la muerte; el derecho a la vivienda, y la Ley de Aguas, que actualmente se encuentran en trámite parlamentario.

Son muchas leyes que cambian la fisonomía legislativa de nuestra comunidad, como puede ser, por ejemplo, la que acabo de citar del agua, que cambian el marco normativo histórico en gestiones que se han hecho siempre, pero que los tiempos actuales obligan a hacerlas de manera diferente.

En breve, el Consejo Consultivo va a recibir para su dictamen también dos textos muy innovadores que vuelven a situar a Andalucía en vanguardia legislativa en el desarrollo institucional y estatutario, como son la Ley de Autonomía Local de Andalucía y de Participación de las entidades locales en los tributos de la Junta. Será muy importante el dictamen.

Andalucía es la primera comunidad en elaborar una ley que supone para las administraciones locales más autonomía, más capacidad de organización y más corresponsabilidad. Esta ley de autonomía local ha de consolidar y definir el nivel competencial de los distintos gobiernos locales. Creemos que es una ley oportuna y que encierra, además, un antes y un después en la distribución de competencias y, por lo tanto, también en el municipalismo.

Se trata de una ley de enorme trascendencia, y que marca además un camino que habremos de recorrer en el futuro, siempre presidiéndonos por el principio de autonomía de la comunidad y de autonomía de las corporaciones locales.

En este sentido, el Consejo Consultivo viene realizando una tarea destacable de asesoramiento también a las entidades locales. Un tercio del total de los dictámenes en el pasado ejercicio corresponden a la administración local. En este aspecto, conviene destacar el papel desempeñado por el Consejo Consultivo en materia urbanística y de vivienda.

La Memoria 2008 hace importantes observaciones y sugerencias que permitirán una mejora de la actuación administrativa. Son especialmente significativas las instrucciones para mejorar el procedimiento de modificaciones urbanísticas.

Algunos de los dictámenes del Consejo han sentado doctrina en torno a temas relevantes, como las competencias y obligaciones de la distintas administraciones públicas en la promoción pública de vivienda.

Y antes de terminar, señor presidente, me gustaría resaltar, dado que nos encontramos en la sede del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, el esfuerzo presupuestario realizado por la Junta de Andalucía para que el servicio público de la justicia mejore su funcionamiento Así mismo, desearía destacar la creación de grupos de expertos para agilizar la saturación de las salas de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia. Un compromiso presupuestario que, unido a la cooperación entre instituciones, la Junta de Andalucía y la Diputación de Granada en este caso, hacen posible que el Consejo Consultivo de Andalucía vaya disponer ya mismo de una sede nueva en el Palacio de Bibataubín.

Sólo me resta manifestar mi compromiso y el del gobierno andaluz con este órgano superior de consulta y asesoramiento, y el reconocimiento a su presidente, Juan Cano, al que felicito también por la obtención de la Medalla de Oro de la Universidad de Almería, y a cuantos componen su estructura jurídica y administrativa, por la intensa y excelente labor que viene desarrollando el Consejo Consultivo de Andalucía.

Muchas gracias.

Oficina del Portavoz del Gobierno
Palacio de San Telmo. Avda. de Roma, s/n 41071 Sevilla | 955 035 546 ó 955 035 548
portavoz@juntadeandalucia.es