Portal de la Junta de Andalucía

Intervención del presidente de la Junta en la toma de posesión del presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía

18/03/2010
Vista impresión Aumentar fuente Fuente normal Disminuir fuente

En primer lugar, enhorabuena, Santiago, por tu reelección como presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía, y te deseo buena suerte en este tercer mandato que inicias al frente de los empresarios andaluces. Estoy convencido de que esta nueva etapa será también un periodo de total implicación y esfuerzo por conquistar los desafíos a los que se enfrenta el mundo empresarial en estos momentos de crisis económica.

Desde su llegada a la presidencia de la CEA, en 2002, Santiago ha sido no sólo un gran defensor de los intereses empresariales a los que representa, sino también ese interlocutor con el que hemos reafirmado la validez del diálogo como instrumento imprescindible: en este caso, para salir de la crisis; en otras ocasiones, para fortalecer el crecimiento, y en todo los casos, para avanzar en un modelo productivo y social más sostenible.

Con lógicas diferencias que se han podido producir, siempre hemos compartido el objetivo común de avanzar en la modernización y en el progreso de Andalucía.

Mi presencia aquí se debe a que tengo el pleno convencimiento de que los sujetos colectivos, organizaciones empresariales y sindicatos, son los sujetos con relevancia constitucional que fortalecen el lazo social en una sociedad avanzada, los que hacen país. Por eso, creo que es tan importante mi presencia como reconocimiento.

Como resultado de todo este trabajo que viene realizando la CEA, y Santiago en particular, la experiencia de la concertación yo creo que se ha demostrado insustituible en la medida en que ha contribuido eficazmente al desarrollo y al crecimiento económico y social de nuestra tierra. En este momento, se muestra como ese instrumento que es capaz de generar seguridad, de aportar estabilidad y de dar confianza a las empresas.

El desempleo es, sin duda, la consecuencia más dramática de la crisis, y detrás de él hay empresas en dificultades, sobre todo pequeñas y medianas, y autónomos, que en definitiva son la estructura más frágiles pero también las más importantes para activar la economía y el empleo en Andalucía y en España.

Éste es un momento crítico para las empresas y difícil para los emprendedores. Por ello, también es el momento que no podemos desaprovechar, porque la crisis debe servirnos para muchas cosas pero, sobre todo, para reflexionar sobre cómo mejorar. Es esencial recuperar la confianza y hacer que nuestras empresas sean cada vez más competitivas, porque el principal problema de la economía española es la falta de competitividad: Por lo tanto, éstos son los retos que tenemos por delante, y el camino para alcanzarlos es sin duda el de la innovación, tanto por la vía del desarrollo de nuevos productos y servicios, como por la del impulso de nuevos enfoques de gestión y de negocio.

Es necesario recuperar el crecimiento y el desarrollo económico, y sabemos que el desarrollo económico sólo puede ser sólido y sostenible en la medida en que sigamos consolidando un sector empresarial fuerte, que realice un aprovechamiento de nuestro potencial endógeno y que se posicione también en sectores estratégicos y abiertos a todos los mercados.

Tenemos que poner en primera línea el trabajo el esfuerzo, el atrevimiento y el emprendimiento. Todos ellos son los motores de una empresa, que es, en definitiva, la que crea trabajo. Por eso, el gobierno andaluz tiene que mantener un apoyo decidido y permanente a la iniciativa privada.

Para regresar a la senda de crecimiento, es necesario también que el crédito vuelva a fluir. La falta de crédito afecta de manera definitiva a las pequeñas y medianas empresas. Igual que no hay motor que funcione sin fuente de energía, las empresas no pueden vivir sin financiación. Todos tenemos que hacer nuestros deberes, sí, pero también es imprescindible que haya oxígeno, y el dinero es el oxígeno de la economía.

Tenemos que trabajar sobre todo por mejorar la educación, la formación, fomentar la formación profesional y aprovechar los recursos destinados a la investigación, a la ciencia y a la tecnología. A partir de ahí, debemos conseguir que, a través de la igualdad de oportunidades, todos los andaluces y todas las andaluzas, vivan donde vivan, puedan aportar su capacidad al crecimiento económico.

Desde el ámbito político se ha de favorecer la confianza, con medidas de estímulo y de acompañamiento de las iniciativas empresariales, también con reformas en el marco normativo que permitan que nuestras empresas sean más competitivas y capaces de crear más y mejor empleo.

Nuestros esfuerzos se tienen que dedicar fundamentalmente a crear el que yo creo que es el caldo de cultivo más favorable para un mejor desempeño: la búsqueda de la excelencia. De ahí la importancia de iniciativas como la nueva Ley de Ciencia o la Ley Estatal de Economía Sostenible que va aprobar mañana aquí, en Sevilla, el Consejo de Ministros.

Investigación, desarrollo, e innovación; calidad, formación y excelencia son elementos imprescindibles en ese modelo que aspiramos a generalizar en nuestra tierra. En esa tarea estamos todos emplazados, administración, empresarios y trabajadores. Porque hemos de salir lo más rápidamente posible de la crisis y también hacer realidad cambios en el modelo productivo.

En esa lucha, estoy seguro de que nos vamos a encontrar codo con codo con Santiago Herrera. Su trayectoria está unida al diálogo, también al impulso para la creación de estructuras empresariales sólidas, con una doble visión: la empresarial y la que se implica también en el progreso de la sociedad.

Estamos, pues, ante un hombre de experiencia probada, que mantiene además una gran ilusión y empuje en su compromiso con los empresarios andaluces y que cuenta con el apoyo de Isa. El apoyo ese, siempre, Isa, es insustituible.

Te deseo lo mejor en esta nueva andadura porque tu trabajo y esfuerzo van a redundar, seguro, en la empresa andaluza, que es lo mismo que decir en la riqueza y en la prosperidad de Andalucía.

Oficina del Portavoz del Gobierno
Palacio de San Telmo. Avda. de Roma, s/n 41071 Sevilla | 955 035 546 ó 955 035 548
portavoz@juntadeandalucia.es