Portal de la Junta de Andalucía

Intervención del presidente de la Junta en la clausura del encuentro empresarial Andalucía-Portugal

06/05/2010
Vista impresión Aumentar fuente Fuente normal Disminuir fuente

Es un placer unirme a ustedes en la clausura de este Encuentro Empresarial entre Andalucía y Portugal. Un Foro que es el reflejo de la apuesta que realizamos por la actividad económica y la capacidad de emprender y colaborar, tan necesaria en estos momentos.

El puente del río Guadiana convirtió lo que históricamente fue una frontera en un espacio de convivencia. En un lazo que ha servido no sólo para conocernos mejor, sino también para un mayor acercamiento de Andalucía y el Algarve.

El conocimiento de las experiencias empresariales conjuntas ya en marcha es, sin duda, el mejor ejemplo que se puede proponer para fortalecer nuestros vínculos y ampliar las relaciones comerciales entre nuestras regiones.

Nuestros territorios han seguido caminos paralelos. Las relaciones, en especial en las zonas fronterizas, han sido una constante histórica. Desde siempre, Andalucía y Portugal han tejido redes de solidaridad económica, cultural y personal.

Una convivencia que ha sido fundamental para la construcción de lo que muchos han denominado como comunidad ibérica. Un área que está llena de afectos y afinidades en las relaciones. Y que en el ámbito económico y comercial constituye un verdadero mercado único.

Se trata de un mercado en el que, en buena medida gracias a la pertenencia de ambos países a la Unión Europea, nos venimos moviendo con naturalidad, especialmente con los ámbitos económicos de las regiones del Algarve y Alentejo, que limitan con nuestro territorio.

Los datos económicos reflejan una realidad comercial fluida:

Portugal es el tercer destino de las exportaciones andaluzas en el mundo.

Nuestras ventas a Portugal son mayores que las que realizamos a toda América Latina y superan a las realizadas en Estados Unidos, Marruecos y Japón juntos.

Cerca de 1.500 empresas andaluzas exportaron a Portugal el año pasado, y son casi un millar las que pueden considerarse exportadoras regulares.

Si atendemos al número de operaciones de exportación realizadas desde Andalucía, Portugal ocupa el segundo lugar, muy por delante de Francia y Alemania.

Somos la cuarta comunidad autónoma, dentro del primer país proveedor y cliente de Portugal.

Y lo mismo podríamos decir en cuanto a Portugal. Es el cuarto país que más invirtió en nuestra Comunidad Autónoma en 2009.

Andalucía es el tercer destino de las exportaciones portuguesas en todo el mundo, con una cifra que el año pasado superó los 1.400 millones de euros, un 10% de la de España.

Andalucía y Portugal, por tanto, cuentan con un valioso patrimonio de relaciones que hemos de acrecentar.

La confluencia de nuestros países en el mercado único europeo y la entrada en circulación de una moneda común supusieron un destacado empuje en nuestro acercamiento comercial.

Las fronteras han aportado siempre diversidad y riqueza a los territorios, proporcionan el encuentro con el otro y constituyen un importante factor de desarrollo.

La cooperación común que impulsemos entre nuestras economías será decisiva a la hora de dar respuesta a los desafíos que en el ámbito de la Unión Europea se nos presentan, especialmente en estos momentos de crisis económica internacional.

Los retos y dificultades que afrontamos han de convertirse para Andalucía y Portugal en una oportunidad de cohesión y solidaridad que fortalezca nuestra presencia en la UE y como un mercado unido en la economía global.

Por ello, nuestros esfuerzos han de dirigirse a identificar los intereses y objetivos que compartimos como comunidades vecinas. Debemos sumar esfuerzos y hacer aflorar las sinergias positivas de nuestras complementariedades, así como Fomentar ventajas competitivas con las que aprovechar nuestros recursos.

Hay sectores productivos que ya trabajan en esa línea, como son el agroalimentario, manufacturero de metales, plásticos, químicos o bienes de equipo, que lideran nuestro ranking de relaciones comerciales, exportaciones e importaciones.

Unas relaciones que queremos trasladar también a sectores emergentes como las energías renovables, las TIC, la moda, el medio ambiente o la biotecnología.

En Andalucía ustedes van a encontrar ventajas objetivas respecto a otros territorios.

Encontrarán todo cuanto Andalucía puede ofrecer a quien esté dispuesto a desarrollar un proyecto que contribuya al desarrollo sostenible de nuestras economías.

Una amplia batería de recursos al servicio del emprendimiento y la inversión:

Andalucía ofrece el mayor porcentaje de apoyo a la inversión de toda la Unión Europea. Pone a disposición de los empresarios una red de conocimiento y tecnología con 10 universidades públicas, 18.000 investigadores y más de 50 parques, centros y fundaciones tecnológicas, así como unos recursos humanos cualificados.

Por otro lado, nuestra configuración como enclave estratégico y unas modernas infraestructuras de comunicación permiten situar cualquier plataforma logística o de distribución en el sur de España.

Les hablo, además, de un objetivo más ambicioso para expandirnos más allá de nuestros mercados naturales. El mercado en el que podemos hacer crecer nuestras empresas de forma natural es de más de 8 millones de andaluces y de casi 11 millones de portugueses.

Las potencialidades de ambos territorios son, sin embargo, mucho más amplias. La lengua es, en nuestros países una fortaleza comercial: el portugués, con 200 millones de hablantes en el mundo, y el español, con más de 380, nos acercan a mercados de Latinoamérica y África.

Se trata de aprovechar las oportunidades que ofrecen, para las empresas portuguesas y andaluzas, las magníficas relaciones, la buena imagen de marca y las facilidades comerciales que desde las distintas instituciones impulsamos para fortalecer el denominado Mercado Único Ibérico.

Este mercado único que conformamos ha de asentar el papel de la península como un punto comercial estratégico en Europa y hacia el resto del mundo.

Y así también empieza a ser verdaderamente considerado por los gobiernos de ambos países en políticas estratégicas como la cooperación en sectores tradicionales y emergentes, o las relaciones en el campo de la investigación, las redes comerciales, infraestructuras o la cadena industrial.

También son muchas las pymes que operan de forma regular a ambos lados. Nuestro reto es conseguir que lo hagan de forma más profusa, sostenida e intensiva.

Hemos de actuar con las miras puestas en la unidad de acción entre Andalucía y Portugal. Trabajando juntos, llegaremos más lejos. Por ello es necesario consolidar un sistema de relaciones económicas y empresariales más fluido y eficaz. Queremos que la colaboración entre empresas andaluzas y portuguesas se transforme en la presencia de más empresas en mercados exteriores; en mayor inversión en ambos territorios, y también en proyectos de asociación e inversión conjunta, tanto en nuestros territorios como en terceros países.

Quiero, por tanto, animar a las empresas portuguesas y andaluzas, también a las pequeñas y medianas, a que aprovechen este mercado único natural que tenemos entre ambos territorios. Y a que realicen no sólo operaciones, sino también inversiones y acuerdos de asociación que aporten a sus operaciones en Andalucía y Portugal estabilidad y rentabilidad.

Tienen a su disposición los diversos instrumentos que desde la Junta de Andalucía tenemos en activo para ofrecerles la información y el asesoramiento experto que facilite el éxito en la implantación y desarrollo de su proyecto.

El Gobierno andaluz asume esta alianza desde el convencimiento de que tienen ganado, tras años de convivencia comercial, una buena parte del camino que les llevará a la internacionalización y, con ella, al éxito empresarial.

Les aseguro que contarán con todo el apoyo que, desde el Gobierno andaluz y sus magníficas relaciones con el Gobierno portugués, podemos prestarles.

Oficina del Portavoz del Gobierno
Palacio de San Telmo. Avda. de Roma, s/n 41071 Sevilla | 955 035 546 ó 955 035 548
portavoz@juntadeandalucia.es