Portal de la Junta de Andalucía

Intervención del presidente de la Junta en el acto de entrega de la Medalla al Mérito en el Trabajo a la empresaria Teresa Montero Cruz

05/04/2010
Vista impresión Aumentar fuente Fuente normal Disminuir fuente

Como ministro de Trabajo que fui hace ya años, sé perfectamente lo que significa esta Medalla, y he de confesar, sin desvelar ninguno secreto de deliberaciones del Consejo de Ministros, que cuando debatíamos la concesión de determinadas condecoraciones, como esta Medalla o la de Bellas Artes, se suscitaban apasionados debates en torno a ello. Yo he impuesto muchas Medallas al Mérito en el Trabajo y he visto cómo personas con una trayectoria vital importante lloraban incluso al recibirla.

Recuerdo a Marcelino Camacho cuando le impuse la Medalla al Mérito en el Trabajo, después de tantos años, tantos sufrimientos como había pasado, cómo estaba profundamente emocionado. Ésta es una Medalla que reconoce muchas cosas, pero sobre todo reconoce el valor fundamental en una sociedad, que es el trabajo.

El trabajo es lo que nos hace ciudadanos. Es lo que nos hace personas que convivimos y que, al mismo tiempo, en esa convivencia anudamos el acto social. Por eso, es tan terrible el problema del paro, porque muchas veces no solamente te roba las oportunidades, sino también la condición de ciudadano. El trabajo nos hacen ciudadanos y nos hace encontrarnos los unos a los otros, y, sobre todo, hace país; nos hace a todos más ricos como país.

La Medalla del Trabajo, además en este caso, va a parar a Teresa, una persona que, como decía muy bien Bibiana, y decía el presidente de la Diputación, también une esas generaciones de mujeres que efectivamente tuvieron que luchar por esas empinadas cuestas, que para los hombres eran cómodas porque eran cuesta abajo, pero que para las mujeres eran cuesta arriba. Porque hacer lo que hacían ellas, con una sociedad que no veía a la mujer como sujeto protagonista de la sociedad, era mucho más complicado, mucho más difícil y mucho más comprometedor.

Hay quien dice que las generaciones nos solemos mirar en la de nuestros abuelos y rechazamos a la de nuestros padres. Es verdad que normalmente a los abuelos los quiere todo el mundo, a los abuelos nos quieren siempre, y en cambio, entre padres e hijos siempre hay sus más y sus menos.

Yo creo que la generación de Teresa es una generación particularmente difícil, como lo fue también la de sus padres. Las de unos que vivieron la guerra y otros que vivieron la posguerra fueron generaciones que lo pasaron muy mal en esta España y en esta Andalucía. Y es verdad que todo lo hicieron con una pesadumbre y unas dificultades que hoy en día los jóvenes que veo de tu descendencia no pueden hacerse idea.

Ellos no saben lo que tuvisteis que pasar y luchar para salir adelante. Y hacerlo, además, en una familia tan numerosa como la que has tenido. Sé lo que es eso, porque mi mujer es la mayor de 12 hermanos. Por eso, también sé lo que es una familia numerosa y lo que implica sacarla adelante. Y tú lo has hecho además en una actividad económica que genera mucho empleo, pero que además genera también cultura y tradición.

Es decir, tu trabajo ha acercado a las tradiciones culturales y gastronómicas más importantes de Cádiz, de Benalup, de Medina Sidonia, a personas que no las conocían.

Yo insistiría mucho en el momento histórico en que tuviste que desarrollar tu trabajo, porque eso quizá sea lo más destacado, lo que yo querría destacar aquí. Lo hiciste en momentos muy difíciles, con ambición de futuro, con conocimiento de lo que estabas haciendo, con el acompañamiento de esa familia numerosa. Por eso es por lo que el Ministerio de Trabajo te propuso al Consejo de Ministros para la Medalla al Mérito en el Trabajo. Ese reconocimiento es el que testimoniamos todos cuantos estamos hoy aquí.

Simplemente, te quiero dar, como ha hecho Bibiana, las gracias porque efectivamente este acto nos sirve no solamente para reconocer lo que has hecho, sino también para reconocerte como ejemplo para muchas personas que han de saber que, cuando se quiere, se puede; cuando se trabaja con voluntad, se consiguen las metas; cuando se trabaja con esa ambición de futuro, se puede conseguir todo.

Y yo creo que tú lo has demostrado y, por eso, muchas gracias, Teresa, y muchas gracias a todos ustedes por su asistencia a este acto.

Oficina del Portavoz del Gobierno
Palacio de San Telmo. Avda. de Roma, s/n 41071 Sevilla | 955 035 546 ó 955 035 548
portavoz@juntadeandalucia.es