Portal de la Junta de Andalucía
Reportaje

Luces que apagan el cielo

Andalucía emprende los pasos para hacer frente a la contaminación lumínica y reducir sus efectos adversos en los espacios naturales y en la biodiversidad

19/11/2010
Vista impresión Aumentar fuente Fuente normal Disminuir fuente
Visión de cielo nocturno afectado por una excesiva iluminación urbana.

Visión de cielo nocturno afectado por una excesiva iluminación urbana.

Las luces en la tierra pueden ocultar la visión del cielo, pero también interferir en los ciclos de los seres vivos, reducir la calidad de vida de las personas e incluso elevar el consumo energético muy por encima de los niveles recomendables. Para evitar que una excesiva luminosidad llegue a ensombrecer otros aspectos esenciales para las personas y los animales, el Ejecutivo andaluz ha aprobado un reglamento dirigido a la protección del cielo nocturno frente a la contaminación lumínica. El objetivo es prevenir, minimizar y corregir los efectos de la dispersión de la luz en el cielo y sus consecuencias en los espacios naturales y en la biodiversidad.

Gracias a esta nueva normativa, Andalucía reducirá en un 11% el consumo energético del alumbrado exterior y evitará cada año la emisión a la atmósfera de 37.396 toneladas de CO2. Pero además, el objetivo es determinar la calidad actual del cielo nocturno en Andalucía y realizar un seguimiento de la misma.

Entre los perjuicios de la contaminación lumínica están su contribución a la contaminación atmosférica, a través de las emisiones de CO2, y su influencia en el cambio climático y el calentamiento global. Este nuevo reglamento quiere también contribuir a desterrar de los pueblos y ciudades andaluzas el derroche energético, dando paso a una nueva conciencia más cercana al ahorro, la eficiencia y el uso racional y responsable de la energía.

Una iluminación artificial inadecuada puede influir en la observación del cielo, dificultando las investigaciones astronómicas o su simple disfrute por parte de los ciudadanos.

Andalucía cuenta con dos observatorios de muy alto nivel científico en Calar Alto (Almería) y Sierra Nevada (Granada), además de observatorios profesionales y otros de carácter divulgativo y de aficionados en los que también se realizan investigaciones relevantes.

La contaminación lumínica puede provocar desequilibrios en los ciclos vitales de seres vivos y ecosistemas; reducir la calidad de vida de las personas y aumentar los impactos económicos, fruto de un consumo energético innecesario y excesivo. La aplicación de la nueva norma supondrá la rebaja de la factura energética de las administraciones, sin olvidar el garantizar la iluminación necesaria para la seguridad ciudadana.

La Junta de Andalucía apoyará a los municipios en la adaptación de sus ordenanzas municipales al reglamento, elaborando incluso un modelo tipo que servirá de guía a todos los ayuntamientos. Además, para cumplir este objetivo, la Consejería de Medio Ambiente creará un comité técnico en el que participarán expertos del ámbito científico y universitario. Este órgano también se encargará de ofrecer asesoramiento a todos los consistorios y al resto de administraciones sobre la adopción de medidas contra este tipo de contaminación.

En este sentido, serán los ayuntamientos los protagonistas en la aplicación de la norma, ya que deberán establecer las zonas de flujo luminoso, arbitrando los diferentes límites y requerimientos técnicos para las instalaciones de alumbrado exterior tanto públicas como privadas.

Para esta zonificación, la Consejería pondrá a disposición de la Administración local, a través de su página web, una herramienta informática sobre Google Earth, que ofrecerá una imagen de los usos predominantes del suelo en Andalucía. Esto facilitará la tarea municipal de división del territorio para acometer esta regulación lumínica.

Entre las primeras acciones que se están impulsando dentro del reglamento destaca la puesta en marcha de una campaña para la medición de la contaminación lumínica, a través de diversos puntos de control que ofrecerán los parámetros y evolución de este tipo de contaminación.

Estas jornadas van dirigidas especialmente a los trabajadores y técnicos municipales, que tendrán que desarrollar durante 2011 este reglamento con la elaboración de las correspondientes ordenanzas y la división lumínica del territorio.

Intensidad lumínica- Año 1992
Intensidad lumínica- Año 2007 (último disponible)
Oficina del Portavoz del Gobierno
Palacio de San Telmo. Avda. de Roma, s/n 41071 Sevilla | 955 035 546 ó 955 035 548
portavoz@juntadeandalucia.es