Portal de la Junta de Andalucía

Intervención del presidente de la Junta en el foro Enclave Internacional Extenda 2010

25/10/2010
Vista impresión Aumentar fuente Fuente normal Disminuir fuente

Es un honor participar en esta edición del foro Enclave Internacional. Una convocatoria especial porque coincide con el 25 aniversario de la Agencia Andaluza de Promoción Exterior. Extenda forma parte importante, desde su concepción, de la cultura de colaboración entre los agentes sociales y económicos y la Administración Pública.

Quiero felicitar al extraordinario equipo humano de Extenda, presente hoy en 27 países de cuatro continentes. Vuestro trabajo es un verdadero impulso para la confianza y la iniciativa de los emprendedores andaluces que apuestan por la proyección internacional como factor de crecimiento.

En estos 25 años, Extenda ha evolucionado desde una base sólida: la que aporta la formación y el conocimiento de la realidad de los mercados exteriores. También ha ampliado sus canales de comunicación para que más empresarios lleguen a más mercados, en un mundo cada vez más global e interconectado. La transmisión on line de este evento a través de las redes sociales es un ejemplo de ello.

Andalucía ha aumentado progresivamente la internacionalización de su economía y hoy se sitúa entre las Comunidades autónomas líderes en comercio internacional.

Nuestras ventas al exterior han crecido este año casi un 30%, doce puntos más que el crecimiento registrado a nivel nacional.

Podemos decir que volvemos a situarnos en un nivel de resultados equivalente a los registrados en el año 2008, el mejor año para el comercio internacional andaluz. Y lo hacemos en un momento en el que la fortaleza de la moneda europea no colabora precisamente en la tarea de hacer nuestros productos atractivos en el exterior.

En los últimos 15 años, Andalucía ha ganado cuota de mercado. Nuestras ventas al exterior han crecido muy por encima de países como Japón, Alemania o Estados Unidos. En este periodo, hemos reducido nuestro déficit comercial, determinado por las importaciones energéticas y, en cierto modo, se compensa con el superávit comercial que mantenemos con el resto de España.

Nuestra experiencia nos dice que a Andalucía le sienta bien la apertura de mercados. Así ha sido tras la incorporación de España a la Comunidad Europea, de modo que el mercado interior nos ha ayudado a mejorar nuestra competitividad.

Nuestro principal mercado sigue siendo Europa. El peso de las exportaciones a la Unión Europea supone casi el 62% del total. La internacionalización ha sido siempre una oportunidad, porque significa diversificación, y por tanto mayor seguridad. La empresa que compite globalmente está mejor preparada para afrontar una situación adversa que la que se centra exclusivamente en su mercado interno.

Por eso es especialmente importante en el actual contexto de crisis internacional seguir abriendo fronteras. De hecho, aunque ésta sea una crisis mundial, ha afectado de forma muy distinta a los diferentes mercados. Así, cuando la demanda caía en España, las empresas internacionalizadas mantenían cierta cifra de exportación, fundamentalmente en Latinoamérica y Asia, regiones a las que si bien ha afectado la crisis, lo ha hecho más tarde o en menor medida. Por ello, muchas empresas han encontrado en el sector exterior un apoyo y a veces una salida a la difícil situación económica.

En este escenario se están produciendo cambios en las relaciones de fuerza del comercio internacional. Todos conocemos que el crecimiento de las economías emergentes es muy superior a la de los países avanzados.

Por otro lado, las previsiones de crecimiento del comercio internacional para este año se sitúan en un 13,5%, según la Organización Mundial de Comercio. El comercio internacional depende de la competitividad y ésta ha de depender de la competencia de los distintos factores productivos en una economía.

Pero, además de este dato existen otros factores, dos, fundamentalmente, que pueden provocar una merma del concepto de competitividad: uno es el de la formación de los tipos de cambio, que no es homogénea en todo el mundo, y que algunos países pueden estar utilizando su moneda para hacer una cierta política de "dumping" que perjudica notablemente lo que puede ser un comercio internacional basado en la competitividad de los diferentes factores.

Otro son las reglas del juego, no todos los mercados tienen las mismas y, algunas, no son lo suficientemente "honestas", para mantener una competitividad abierta. Por eso hemos de ganar comercio exterior, pero también tenemos que arreglar muchas cosas en organismos internacionales, bien sea la Organización Mundial del Comercio, la Organización Internacional del Trabajo o en las reuniones de los jefes de Estado y de gobierno en los foros internacionales. Porque hay algunos comportamientos que tratan de ganar competitividad por otros elementos que no son simplemente la competencia de su economía.

En todo caso, tenemos un panorama de oportunidades que hemos de saber aprovechar. El reto del comercio exterior andaluz es doble: ganar cuota en los mercados a los que ya se exporta, e incrementarla en aquellos que han sido poco explotados. Y éste es un camino que ya se ha comenzado a andar. Las empresas andaluzas han diversificado sus mercados, aumentando el peso de sus exportaciones extracomunitarias.

Nuestros productos llegan ya a casi la totalidad de los países del mundo. Nuestras empresas empiezan a tener esa vocación internacional y, sobre todo, saben que solamente pueden ganar esos mercados a través de la mejora de la competencia de los factores productivos.

Quiero felicitar, ahora que veo aquí a los rectores, cómo ese Campus de Excelencia que se ha conseguido entre dos Universidades andaluzas, que además ha servido para unir Málaga y Sevilla, tradicionalmente y, a veces, políticamente, de forma interesada, enfrentadas, han conseguido un proyecto bueno para toda Andalucía. Al mismo tiempo, ese proyecto ha servido para demostrar que Andalucía tiene mucho que decir en el campo de la competitividad y, por lo tanto, en el terreno de la internacionalización de Andalucía. Este es un camino que, haciéndolo bien, se va a ganar. Un camino que consiste en hacer mejor las cosas.

Nuestros productos llegan ya a casi todos los países del mundo. La tendencia en los últimos años indica que los mayores crecimientos se producen en mercados como el asiático y el americano. En el caso del mercado chino, también hemos aumentado nuestras exportaciones casi en un 50%. En India, un 84%. Es verdad que partíamos de cifras bajas, pero el aumento también es elocuente.

El sector agroalimentario andaluz lidera las exportaciones nacionales y la apertura a nuevos mercados. Las posibilidades de crecimiento del aceite de oliva son todavía inmensas. Especialmente en China e India, donde somos líderes mundiales, con una cuota de mercado del 39%.

Son datos positivos, sobre todo porque indican que las empresas andaluzas ya están pensando en términos de mercado global. Nuestras empresas son capaces de ofrecer soluciones en materia de energías renovables en mercados tan exigentes como el estadounidense. Las marcas andaluzas, como he dicho, son líderes mundiales en sectores como el agroalimentario. Definitivamente creo que algo muy importante está cambiando en Andalucía.

Hay también otros sectores, como el aeronáutico o las tecnologías de la información, la ingeniería y la comunicación que están demostrando la competitividad de nuestras empresas.

Todo ello muestra la solidez del comercio exterior andaluz y su efectividad como instrumento de primer orden para impulsar la economía andaluza. Sin embargo, todos ustedes saben que el camino de la internacionalización no es un trazado en línea recta.

La salida a mercados exteriores es un proceso que se inicia en la empresa con una reflexión sobre las fortalezas y las oportunidades de los productos y servicios, y que implica una estrategia inacabable que ha de valorar adecuadamente riesgos y ventajas y que ha de evaluar permanentemente aquello que se produce y se distribuye.

Para ello, lo fundamental es la formación, la información y contar con los apoyos necesarios que permitan a un entramado empresarial como el andaluz salir al exterior con perspectivas de éxito. Ganar en competencia exportadora para incrementar nuestra competitividad.

En esta tarea, en Andalucía todos remamos en la misma dirección: los empresarios, a través de la CEA y el Consejo Andaluz de Cámaras de Comercio; los trabajadores, a través de UGT y Comisiones Obreras, y el Gobierno andaluz. Un trabajo que gana en eficiencia y rentabilidad de esfuerzos y recursos, si sumamos la coordinación con la Administración General del Estado, a través del ICEX.

La internacionalización es una de las estrategias del VII Acuerdo de Concertación Social. Se inserta, además, en el bloque de medidas de modernización y cambio estructural de la economía andaluza, porque, más allá de reforzar la capacidad del comercio exterior como motor de recuperación económica, entendemos que se trata de un objetivo a largo plazo.

Así, el IV Plan Estratégico para la Internacionalización de la Economía Andaluza 2010-2013 es una respuesta a las necesidades de las empresas andaluzas y un impulso para avanzar hacia la internacionalización de la economía en su conjunto.

Es un plan de consenso y participación. Por ello quiero agradecer la aportación y la implicación de todos los que hoy me acompañan en esta mesa para su elaboración y puesta en marcha.

Quiero agradecer igualmente la participación de las Universidades andaluzas en su diseño, a través de las Cátedras Extenda. Saben que dedicamos un volumen muy importante de recursos al Plan. Un total de 250 millones de euros, que dobla la cantidad del anterior. Esto es así porque estamos convencidos de que el sector exterior se configura como uno de los ejes necesarios en el cambio de modelo productivo. Y la apertura a nuevos mercados es la palanca del cambio.

Por eso queremos que cada empresa andaluza, independientemente de su tamaño, sector o localización tenga una oportunidad en los mercados exteriores. Queremos, también aquí, la igualdad de oportunidades. Es un gran reto el que tenemos por delante, porque nos exige ser innovadores, mejorar nuestra oferta de forma continua, añadir más calidad a nuestros productos y servicios. Convertir, en definitiva, la "I" de Internacionali-zación en un nuevo sumando de la fórmula I+D+i.

La mesa que hoy preside este Enclave Internacional nos dice mucho sobre la unión de voluntades. La iniciativa está del lado del sector privado, porque son los agentes económicos y sociales los verdaderos y únicos protagonistas de la internacionalización de nuestra economía.

Nuestro reto es poner las luces largas, mirar lejos, pero al mismo tiempo hacerlo acercándonos a los mercados emergentes y mercados nuevos. Ésta es una oportunidad excepcional para ampliar el conocimiento, compartir experiencias y avanzar en proyectos y estrategias.

Les deseo un buen trabajo para avanzar en el proceso de internacionalización de sus empresas. Porque el éxito de sus proyectos será también el éxito de Andalucía en su conjunto.

Oficina del Portavoz del Gobierno
Palacio de San Telmo. Avda. de Roma, s/n 41071 Sevilla | 955 035 546 ó 955 035 548
portavoz@juntadeandalucia.es