Portal de la Junta de Andalucía

Intervención del presidente de la Junta de Andalucía en la inauguración del Instituto de Biomedicina de Sevilla

19/11/2010
Vista impresión Aumentar fuente Fuente normal Disminuir fuente

Es un placer compartir con todos ustedes la inauguración de este instituto, por lo que es y por lo que representa. Es la puesta en marcha de un nuevo centro de investigación en salud de Andalucía.

Hace una semana, en Granada, iniciaba su andadura el Centro de Genómica e Investigación Oncológica. Hago coincidir esas fechas porque me sirven para reafirmar la apuesta de una política pública por el conocimiento como el motor fundamental de lo que tiene que ser el desarrollo social, cultural y, por supuesto, económico en Andalucía.

En los momento de crisis es difícil señalar prioridades que no sean urgentes, es decir, es complicado que podamos hacer visible lo verdaderamente importante cuando estamos acuciados por lo urgente. Hay que tener la serenidad para saberlo ver y hay que tener la conciencia de futuro. El consejo es antiguo pero no es viejo, y nada es viejo cuando se apuesta por el futuro.

Una apuesta por el futuro siempre es una apuesta joven. Esto por lo que respecta a la investigación, pero, antes de la investigación está la educación. Porque antes de un investigador hay un maestro, antes de un arquitecto hay un maestro, antes de un biólogo hay un maestro.

La educación es la que te enseña a tener esa curiosidad, que luego te hace ser científico, es la que te hace buscar explicaciones, es la que nos convierte en ciudadanos que dialogamos, es también la que nos hace saber hacer mejor lo que aprendemos cada día a hacer.

En estos momentos ya no se trata solamente de salir de una crisis económica, se trata de saber aprovecharla y dar un giro a patrones tradicionales de crecimiento y apostar por valores que se van a configurar como parte fundamental de nuestra oferta y que así van a generar una demanda de excelencia, de éxito, de hacer bien las cosas y, por lo tanto, una demanda que por su propia naturaleza será capaz de generar una oferta competitiva.

El campo de la salud es quizás uno de los que mejor refleja el cambio de modelo que pretendemos hacer, no solamente en el patrón de crecimiento, sino en el sistema de protección social. Los seres humanos tratamos de conservar sin reformar aquello que queremos conservar. O dicho de otra forma, hacemos muchas veces defensas numantinas de cosas que para que existan en el futuro hay que reformarlas.

El Sistema de Bienestar es uno de ellos. Se configura en su momento, hace ahora medio siglo, como un sistema de sustitución de rentas en una economía industrial, en la que sólo trabajaba el varón cabeza de familia, en el que la gente como máximo vivía 67 o 68 años... Nada de eso existe hoy, pero la necesidad de que los valores fundamentales del sistema de protección social se conserven, está ahí. Lo que tenemos que hacer es reformas procurando que lo que era meramente pasivo se convierta en activo.

Además, haciendo un modelo activo, conservamos también el pasivo. Dicho de otra forma, la atención sanitaria será siempre mejor cuanto más investigación y docencia acumule.

Investigación y docencia hacen mejor la atención sanitaria. De la misma manera que las políticas activas de empleo son mejores que las pasivas, de la misma manera que la educación debe ser fundamentalmente activa, no solamente aprender cosas, sino aprender a hacer cosas. Ésa es una clave que tenemos que conseguir entre todos, poco a poco, hablando entre todos y sabiendo cuál es el horizonte al que nos dirigimos. En el campo de salud la investigación es fundamental. Por eso es tan importante y por eso pongo de relieve lo que significa este centro.

A partir de hoy, más de 300 investigadores andaluces podrán desarrollar a pleno rendimiento su capacidad científica en estas nuevas instalaciones. Un total de 25 potentes grupos de investigación básica y clínica trabajarán juntos para acelerar la transferencia de resultados del laboratorio a la realidad asistencial.

En este ámbito de investigación compartirán espacio y conocimiento profesionales del Hospital Virgen del Rocío, de la Universidad de Sevilla y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

Será, sin duda, un foro de conocimiento, un lugar clave para el desarrollo de la excelencia. Un centro donde se darán cita los investigadores, sus inquietudes profesionales, las personas. Y, sobre todo, un lugar donde se alimentará la esperanza.

Ésa es, si me permiten, la grandeza de este centro, y es también parte de esa estrategia investigadora, de investigación biomédica, en la que Andalucía va a ser, y lo verán ustedes no dentro de mucho, pionera en el mundo. El binomio investigación y asistencia sanitaria acorta la distancia en dos ámbitos que tienen que ir necesariamente de la mano.

La investigación ha de recoger las necesidades de la ciudadanía, profundizar en aspectos que surgen en la actividad asistencial. Con ello, se enriquece la labor de nuestros clínicos y acortamos las distancias de las aplicaciones de la ciencia. En Andalucía contamos con el potencial de un robusto y reconocido sistema sanitario, con más de ocho millones de usuarios; tenemos excelentes profesionales y se está configurando una red de infraestructuras científicas y tecnológicas para seguir avanzando en este terreno.

El IBIS es, pues, un excelente ejemplo de la política de alianzas entre instituciones que queremos promover. Es además una estrategia que permite incrementar la calidad y competitividad de la investigación biomédica en los Institutos de Investigación en Salud. De hecho, éste es uno de los dos institutos acreditados en España por el Instituto de Salud Carlos III, un reconocimiento de que estábamos en la senda correcta.

Una senda que tiene continuidad, gracias a la colaboración permanente entre el sistema público de salud y nuestras universidades. De esta manera, a los proyectos del IBIS y del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba, le seguirán los Institutos de Investigación de Málaga, Granada o Cádiz. Todos sabemos que un centro hospitalario se hace grande con investigación y docencia.

El Hospital Universitario Virgen del Rocío es un centro sanitario de primera magnitud, tanto en la calidad de la atención sanitaria que presta a los ciudadanos, como en la actividad docente y la producción científica de los grupos de investigación clínico-experimental que alberga desde hace años. En él han desarrollado también su trabajo los grupos de investigación básica de la Facultad de Medicina de Sevilla, a través del Laboratorio de Investigaciones Biomédicas.

Por ello, una de las características que define al IBIS es su indiscutible liderazgo como modelo de investigación cooperativa. Los grupos de investigación del IBIS dan forma a un proyecto de éxito. En los últimos 10 años, han multiplicado por siete sus proyectos de investigación. Su actividad ha generado patentes que se han licenciado a empresas nacionales o extranjeras. En algún caso, la licencia ha determinado la creación ad hoc de empresas para su desarrollo y explotación. Su producción científica es abundante y ha alcanzado un alto nivel de calidad. Este último año se contabilizan, por ejemplo, un total de 245 publicaciones.

Pero además, el IBIS y todas las infraestructuras que alberga, implica un salto cualitativo no sólo para mejorar la salud de la población, sino también para transformar nuestro modelo económico y productivo en un nuevo sistema basado en el conocimiento, en la investigación y en la innovación.

La investigación biomédica, y en especial la de carácter traslacional, puede convertirse en un elemento dinamizador del empleo de alta calidad, al ser un tipo de inversión con retornos muy altos.

De hecho, el sistema sanitario público de Andalucía ha experimentado un crecimiento exponencial en el número de patentes. En los últimos cuatro años hemos pasado de apenas una docena, a alcanzar un total de 115 patentes. Se han generado también 10 contratos de licencia con empresas.

Todo ello, sitúa a la investigación biomédica como un factor clave para obtener ganancias en salud e importantes retornos económicos. El IBIS se enmarca en el compromiso y la ambición que tiene el Gobierno andaluz para convertir a Andalucía en una Biorregión: con investigadores de prestigio y un importante tejido empresarial en el sector biotecnológico.

Ya es un hecho que Andalucía atrae a empresas biotecnológicas y a investigadores de prestigio internacional, porque ofrece credibilidad. Detrás de todo ello hay un intenso trabajo de planificación, en el ámbito del derecho y en el terreno de las infraestructuras para integrar armónicamente la investigación básica y la clínica.

Contamos con una importante red de infraestructuras que constituye ya una seña de identidad andaluza: desde los Institutos de Investigación Biomédica vinculados a grandes hospitales, a los centros de investigación en excelencia como Cabimer, Genyo, Bionand y Medina, o la red de Biobancos.

Tampoco podemos olvidar proyectos, que aunque son menos visibles en el aspecto de infraestructuras, son igualmente importantes y se están desarrollando en Andalucía, como el Laboratorio Andaluz de Reprogramación Celular o el Proyecto Genoma Médico. Hoy es un día importante para hacer visible la investigación en salud que se hace desde Andalucía: una investigación vinculada al día a día de la actividad clínica, a la igualdad de oportunidades de todos los ciudadanos y a la salud pública.

Definitivamente, pretendemos que el capital humano del sistema sanitario público esté dispuesto y en condiciones para producir investigación, innovación y desarrollo. O lo que es lo mismo, que nuestra organización genere su propio I+D+i para el crecimiento de Andalucía. Todo ello desde una política de alianzas con otras instituciones públicas y privadas, y con el impulso de la transferencia de los resultados.

Y lo hemos hecho gracias a las cualidades que hacen ciencia y que todos ustedes poseen: la perseverancia para proporcionar más salud a los ciudadanos, el afán para promover la innovación, y la competencia necesaria para elevar la competitividad de nuestros sectores productivos en un entorno internacional cada vez más complejo. La inauguración de este edificio, su contenido, es una muestra más del éxito en este empeño.

Oficina del Portavoz del Gobierno
Palacio de San Telmo. Avda. de Roma, s/n 41071 Sevilla | 955 035 546 ó 955 035 548
portavoz@juntadeandalucia.es