Portal de la Junta de Andalucía

Intervención del presidente de la Junta en la toma de posesión de Emelina Fernández Soriano como presidenta del Consejo Audiovisual de Andalucía

04/04/2011
Vista impresión Aumentar fuente Fuente normal Disminuir fuente

El Consejo Audiovisual de Andalucía inicia un nuevo ciclo con el nombramiento de su nueva Presidenta y de los nuevos consejeros, a quienes quisiera desearles todo lo mejor en esta nueva etapa. Emelina Fernández asume hoy una nueva responsabilidad como Presidenta del Consejo Audiovisual, una institución que garantiza el derecho a la información de los andaluces y que es, ha de ser, una pieza esencial de la vida en democracia.

Esta almeriense se caracteriza por su compromiso y su sólida vocación de servicio público que ejerce desde hace años. Ha desarrollado distintas responsabilidades en la administración local y autonómica, en el Senado, en la Universidad y en el Consejo de Administración de la RTVA.

Con su incorporación, el Consejo gana un activo de gran peso y especialización en el campo de los medios audiovisuales. Por la solidez de su currículo académico aportará experiencia y conocimientos que enriquecerán la actividad del Consejo, algo que redundará en beneficio de todos los andaluces.

La nueva Presidenta, en su condición de senadora, ha sido ponente de leyes que han marcado el desarrollo del audiovisual en nuestro país. Su conocimiento de primera mano de la legislación audiovisual va a ser una contribución extraordinaria al seguimiento y desarrollo de la misma en nuestra comunidad.

Los Consejos audiovisuales son una autoridad independiente que tienen encomendada una tarea ética fundamental: acompañar a los medios de comunicación y a los profesionales en su función de mediadores y de constructores de procesos democráticos.

La información es un bien básico para la democracia; es una pieza esencial para construir un demos, una ciudadanía cohesionada, que sea capaz de entender y que tenga voluntad de debatir y aportar a las deliberaciones públicas.

Las recomendaciones y dictámenes de los Consejos audiovisuales ayudan a los medios a progresar en autonomía y autorregulación. Algo que, a tenor de las  presentes circunstancias, perece evidenciar la necesidad de avanzar en ese sentido.

Los Consejos audiovisuales estimulan la reflexión sobre una profesión que nació al servicio de los ciudadanos.

La libertad de expresión no puede ser entendida como un fin en sí mismo, sino como un medio para fomentar otros valores democráticos. Esta es la función de la información. Si los profesionales eluden esta responsabilidad nuestra democracia tendrá un enorme déficit. Los límites a la libertad de expresión, por tanto, están muy claros: todo lo que sea contrario al interés general de la sociedad.

Con esta finalidad se crea el Consejo Audiovisual de Andalucía, recogiendo el testigo de otras instituciones europeas similares.

En estos cinco años de existencia, el Consejo se ha convertido en un mecanismo que orienta a los medios en su camino para alcanzar la excelencia y mejorar los contenidos de acuerdo con los valores constitucionales y los principios de nuestro Estatuto.

En sus informes y recomendaciones encontramos una mirada crítica sobre la actuación de los medios en objetivos de largo alcance para la sociedad andaluza como son: la protección de los derechos de la infancia, la promoción de la igualdad de género, la lucha contra las formas de exclusión o la defensa de valores culturales y educativos.

De este modo, que las corporaciones y empresas suscriban las recomendaciones del Consejo y garanticen su cumplimiento, se convierte no solamente en un factor clave para el fortalecimiento del sistema audiovisual andaluz, sino además en una forma de avanzar en cohesión social.

El nuevo entorno digital, con medios y lenguajes novedosos, amplía el ámbito de lo audiovisual sobre el que el Consejo  desempeña sus funciones. Al mismo tiempo, traza dos retos importantes de futuro: garantizar la transparencia y favorecer el pluralismo en los medios andaluces.

La transparencia es una exigencia democrática del derecho ciudadano a conocer y a participar. Mayor número de medios y más cantidad de información es buena pero no siempre se traduce necesariamente en mayor calidad informativa. El pluralismo sólo se garantiza con un compromiso periodístico con los asuntos que conciernen a todos, y a todos nos responsabiliza.

Los medios construyen el interés público cuando tratan cuestiones de relevancia; cuando hay un compromiso con la investigación, lo más genuino del periodismo; cuando cambia el horizonte de la demanda del público y beneficia lo cultural, lo educativo, sobre los intereses del mercado.

Un mayor volumen de información necesariamente tampoco amplía el conocimineto. Por eso necesitamos de la mediación. Necesitamos intérpretes que nos ayuden a contextualizar, a seleccionar, a corregir los excesos que a veces circulan en la red, a comprender las distintas dimensiones de la realidad.

El sistema audiovisual andaluz tiene también que permitir a los ciudadanos hacerse oír. Los grupos sociales, las minorías, necesitan espacios públicos donde expresarse y poder aportar su punto de vista. El Consejo Audiovisual de Andalucía es un mecanismo democrático al servicio de los derechos ciudadanos. Su contribución es esencial para garantizar la presencia de Andalucía en el entorno audiovisual, tanto en los medios tradicionales como en los nuevos. Y que Andalucía se cuente como es, alejada de los tópicos, en toda su diversidad.

El Consejo Audiovisual desempeña un importante papel como una de las instancias formadoras de las audiencias. Porque genera confianza y porque estimula la exigencia de los andaluces respecto de los medios de comunicación.

Las instituciones públicas tenemos siempre el reto conjunto de rescatar la confianza de la ciudadanía en el concepto de lo público. Estoy convencido de que educar a la ciudadanía en los medios es el mejor modo de reforzar la democracia.

Cuente, Presidenta, con el compromiso del Gobierno andaluz en esta tarea, y por mantener el espíritu de colaboración institucional que ha caracterizado las relaciones entre la Junta de Andalucía y el Consejo.

Oficina del Portavoz del Gobierno
Palacio de San Telmo. Avda. de Roma, s/n 41071 Sevilla | 955 035 546 ó 955 035 548
portavoz@juntadeandalucia.es