Portal de la Junta de Andalucía

Intervención del presidente de la Junta, José Antonio Griñán, durante la toma de posesión del rector de la Universidad Pablo de Olavide

21/06/2011
Vista impresión Aumentar fuente Fuente normal Disminuir fuente

Quiero felicitar al Rector de la Universidad Pablo de Olavide, y a su equipo de Gobierno, por su reelección. Se trata, sin duda, de un reconocimiento a una gestión eficaz y a un buen trabajo de dirección desarrollado en la más joven de nuestras universidades.

La labor de la institución en los últimos años se ha centrado en dos pilares básicos: ofrecer una docencia de calidad, y realizar una investigación competitiva y comprometida con la sociedad y con el tejido productivo de su entorno.

Una estrategia que ha permitido que la Universidad Pablo de Olavide se sitúe en los primeros puestos del ranking de productividad científica nacional en estos últimos años.

Posición que acredita el elevado nivel de sus investigadores en indicadores tan relevantes como el número de publicaciones en revistas de impacto; la participación en proyectos de I+D; y las tesis doctorales o los doctorados con mención de calidad.

La Pablo de Olavide es una universidad que ha sabido y sabe anticiparse. Así lo demostró con la adaptación de su oferta académica al Espacio Europeo de Educación Superior, pionera en nuestra comunidad.

El próximo curso se impartirán en su campus 30 grados y dobles grados, algunos de ellos bilingües, y amplía también su oferta de postgrado para adaptarse a las nuevas necesidades sociales y empresariales.

Su objetivo principal es una formación de calidad, exigente tanto en el trabajo del alumno como en el del docente, y apoyada en la filosofía del aprendizaje a lo largo de la vida. Para responder a las demandas de la nueva realidad social con especialización y reciclaje, cuenta con centros de postgrado y fundaciones como la Escuela de Alta Gestión Pública de Andalucía (EAGPA) o la Fundación Universidad-Sociedad, entre otros.

El sistema universitario andaluz se fortalece con la transferencia de conocimiento y el fomento del emprendimiento que hace crecer a la sociedad. Unos valores que la universidad cultiva entre sus alumnos para que puedan proyectar todo su potencial.

La capacitación del capital humano andaluz ha de ir unida necesariamente a la cercanía con el tejido empresarial, con el tejido productivo del entorno, y a una apuesta conjunta de la sociedad y la universidad por la investigación y la innovación. Porque la cooperación es hoy una condición de competitividad.

Es el momento de sumar para crecer. De agregar recursos, de sumar talento y esfuerzo: todo nuestro capital humano, físico y tecnológico.

La Universidad Pablo de Olavide trabaja para fortalecer un entorno tecnológico que facilite la transición hacia una economía basada en el conocimiento y la innovación.

La Universidad ha de estar en la vanguardia de las ideas, del progreso y el avance científico. Y, sobre todo, ser un ámbito fundamental de convivencia.

En este sentido, la Pablo de Olavide tiene un compromiso por hacer de la universidad un ámbito de desarrollo, en el que se encuentran docencia, investigación, y también actividades sociales, culturales y deportivas.

Todo ello, desde el más estricto respeto por el medio ambiente, que es la seña de identidad de esta Universidad.

Su Campus es un acabado ejemplo de compromiso por un desarrollo sostenible. Con la aplicación de conocimiento para proteger y regenerar su patrimonio natural, como las actividades realizadas por la Oficina de Protección Ambiental; y también con la difusión de ese conocimiento, con programas como Ecocampus, una iniciativa de la Junta de Andalucía con gran acogida por parte de las universidades andaluzas.

La apuesta de la UPO por la sostenibilidad y la innovación es clave para avanzar ante los grandes desafíos que tenemos a nivel global, como son: el cambio climático, la biodiversidad o las energías renovables.

Andalucía es un enclave esencial para comprender la biodiversidad del planeta, por sus condiciones excepcionales para el estudio de los ecosistemas y por el prestigio internacional de su comunidad investigadora.

En nuestra tierra se realizan más de la mitad de los trabajos publicados en España en este área de biodiversidad y el medio ambiente.

Hace una semana presentábamos el proyecto Lifewatch. Una iniciativa estratégica que supone un salto cualitativo en la gestión de los datos sobre biodiversidad y convierte a Sevilla en la sede principal del Observatorio Europeo de Medio Ambiente.

El proyecto, que se ubicará en el campus de la Pablo de Olavide, expresa la contribución de Andalucía a la tarea fundamental de frenar la pérdida de biodiversidad.

Esta estrategia de colaboración en red a nivel europeo se suma también a la alianza de conocimiento andaluz que supone el proyecto de Campus de Excelencia Internacional CamBio.

La gran apuesta de futuro de la UPO es avanzar en el conocimiento del cambio global.

Y hacerlo, además, desde un análisis multidisciplinar que permita plantear respuestas a los importantes desafíos económicos, ambientales y sociales de nuestro tiempo.

Conozco el potencial de nuestra comunidad universitaria, su talento y su capacidad de trabajo. Tienen el firme apoyo del Gobierno andaluz, porque hoy más que nunca la Universidad es motor de desarrollo económico y social y garantía de sostenibilidad en el crecimiento.

Me consta que el rector y su equipo de Gobierno afrontan los próximos cuatro años con un compromiso basado en el esfuerzo y en la confianza en sus posibilidades, una filosofía que es, no lo duden, una garantía de éxito.

Oficina del Portavoz del Gobierno
Palacio de San Telmo. Avda. de Roma, s/n 41071 Sevilla | 955 035 546 ó 955 035 548
portavoz@juntadeandalucia.es