Portal de la Junta de Andalucía

Entrevista con Fermín García, pediatra en Mairena del Aljarafe (Sevilla)

09/09/2011
Vista impresión Aumentar fuente Fuente normal Disminuir fuente
Fermín García, pediatra

Fermín García, pediatra

Fermín García es pediatra en la Unidad de Gestión Clínica Mairena del Aljarafe (Sevilla). Desde su labor asistencial, destaca la importancia de un seguimiento correcto del calendario vacunal para disminuir las enfermedades que hace décadas provocaban muertes y traslada a las familias un mensaje sobre la seguridad de la inmunización. En sus palabras, los padres no pueden dejar de lado el remedio "que más vidas ha salvado en los últimos años".

¿Qué beneficios tienen las vacunas?

Muchos, por no decir todos. Han contribuido a disminuir de forma importantísima muchas de las enfermedades transmisibles que hasta hace unas décadas causaban un gran número de muertes y graves secuelas, como el sarampión, la poliomelitis y algunos tipos de meningitis o difteria, entre otras. No podemos perder de vista que, para la mayor parte de las enfermedades incluidas en el calendario de vacunación, o no existe tratamiento (popoliomielitis, sarampión, rubéola congénita...) o el tratamiento puede no ser efectivo (difteria, tos ferina, tétanos...) o requerir grandes intervenciones que se podrían prevenir con la vacunación (cáncer del cuello de útero). Por tanto, gracias a la vacunación, y sólo a la vacunación, se ha conseguido eliminar la viruela en el mundo y hay muchas enfermedades que pueden eliminarse a corto plazo. Además, las vacunas ahorran dinero a la sociedad en tanto evitan el coste de ingresos hospitalarios, intervenciones quirúrgicas o medicamentos que son necesarios emplear en las personas que contraen enfermedades que podrían haberse impedido con la vacunación.

¿Son seguras las vacunas?

Sí, son seguras. Se realizan múltiples estudios antes de que una vacuna esté disponible para su uso y se utilizan millones de vacunas en todo el mundo con un seguimiento de seguridad para las personas que han sido vacunadas.

¿Por qué es importante cumplir el calendario de vacunación?

Porque es la mejor forma de evitar las enfermedades susceptibles de vacunación. Los 'refuerzos' y 'recuerdos' de determinadas vacunas garantizan que las defensas obtenidas por ellas, la inmunidad, permanezcan el tiempo suficiente para evitar serias enfermedades. Así está avalado por los estudios que se realizan y que establecen el número de dosis y el momento más adecuado para administrarla. Por ello es muy importante que se administren todas las dosis recomendadas y, a ser posible, en los períodos establecidos, salvo que el criterio clínico indique lo contrario.

¿Qué le recomendaría a los padres y madres de menores si rechazan vacunar a sus hijos?

Que hablen con personas mayores que conocieron los grandes estragos que provocaron enfermedades como la poliomelitis con epidemias que dejaron a un gran número de personas inválidas o muertas. Que observen lo que ha pasado en aquellos países 'desarrollados' en los que se suprimió algún tipo de vacuna, como ocurrió en décadas pasadas en Holanda o Alemania, donde tras retirar algunas vacunas tuvieron que introducirlas de nuevo ya que se estaba produciendo un gran número de fallecimientos y secuelas. Que miren cómo se han producido brotes de enfermedades prevenibles por la vacunación en determinados colectivos que, por motivos culturales, religiosos o de cualquier otra índole, dejaron de vacunar a sus hijos, mientras que el resto de sus vecinos no padecieron estas enfermedades por estar vacunados. Que vean cómo en los brotes que se producen, la práctica totalidad de las personas enfermas no habían sido vacunadas y que son, precisamente, las que han requerido ingresos en los hospitales por tener un mayor número de complicaciones. Que reflexionen porque, el hecho de que muchas personas no hayan padecido muchas de las enfermedades incluidas en el calendario, no se debe, sólo, a mejoras en la calidad de vida o al empleo de medicinas alternativas, ya que la gran disminución de estas enfermedades son debidas, fundamentalmente, a la menor circulación de gérmenes por existir un gran número de vacunas, como se demuestra por la afectación de personas no vacunadas durante los brotes de enfermedades, independientemente del tipo de medicina que empleen o de cualquier otra circunstancia. Y, sobre todo, que recapaciten, porque si las familias procuran todo lo mejor para sus hijos (alimentación, abrigo, educación...) no pueden dejar de emplear el remedio que más vidas ha salvado en los últimos años, como son las vacunas.

¿Qué criterios se siguen para establecer el calendario vacunal?

Antes de que una vacuna pase a formar parte del calendario vacunal infantil pasa por varias fases. En primer lugar, por rigurosos estudios sobre seguridad, eficacia y efectividad, imprescindibles para ser autorizadas por la Agencia Europea del Medicamento y por el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad. Una vez que el uso de la vacuna se ha autorizado, las comunidades autónomas tienen la capacidad de decidir cuáles integrarán el calendario, así como la pauta que se aplicará a cada una y las edades en las que son más efectivas. Para ello existe, en el caso de Andalucía, una comisión asesora de vacunas, integrada por profesionales de múltiples disciplinas (farmacia, enfermería, pediatría, epidemiología, medicina preventiva...) y compuesta, en total, por 25 personas. Si bien, es el Consejo Interterritorial de Salud, en el que está representadas todas las comunidades autónomas, así como los ministerios que tienen competencias en materia de vacunación (Sanidad, Defensa, Interior...) el encargado de armonizar las políticas vacunales en España, a fin de que exista una homogeneidad en lo que al calendario de vacunaciones se refiere y no haya diferencias entre la inmunización que reciben unos ciudadanos y otros.

¿Cuándo son convenientes las vacunas en personas adultas?

Depende de cada caso. Normalmente, las personas que no han padecido determinadas enfermedades que eran habituales en la infancia antes de las vacunaciones sistemáticas (sarampión, rubéola, varicela...) y que no han sido vacunadas, deben recibir una dosis frente a estas enfermedades. Esto se hace especialmente necesario cuando existe un aumento de casos de alguna enfermedad. Por otro lado están las vacunaciones estacionales, como es la de la gripe, y que está recomendada para las personas mayores de 65 años, mujeres embarazadas, trabajadores sanitarios o personas con problemas crónicos de salud independientemente de su edad. También están aquellas vacunas recomendadas cuando se va a realizar un viaje al extranjero y se trata de países en los que existen enfermedades poco frecuentes en nuestro medio. En estos casos, lo más conveniente es consultarlo unos meses antes de iniciar el viaje con sanidad exterior del Ministerio de Sanidad, con Salud Responde (902 505 060) o con el médico de familia. Además, hay personas que, por sus profesiones o estilos de vida deben vacunarse para prevenir determinadas enfermedades, en cuyo caso lo más adecuado es consultarlo con el médico de familia para valorar las necesidades individuales de vacunación del adulto.

Oficina del Portavoz del Gobierno
Palacio de San Telmo. Avda. de Roma, s/n 41071 Sevilla | 955 035 546 ó 955 035 548
portavoz@juntadeandalucia.es