Portal de la Junta de Andalucía
13/04/2012
Vista impresión Aumentar fuente Fuente normal Disminuir fuente
La escritora Emilia Pardo Bazán.

La escritora Emilia Pardo Bazán.

Ejemplo paradigmático de la situación que rodeaba a muchas mujeres es la historia de Emilia Pardo Bazán, que por ser hija única en una familia noble y adinerada recibió una esmerada educación. Ella misma reconoce que, si hubiera tenido algún hermano varón, nunca hubiera podido dedicarse a la escritura, puesto que los esfuerzos educativos los hubiera recibido su hermano.

Emilia Pardo Bazán ha pasado a la Historia. Pero, ¿quiénes no? ¿Qué mujeres están ausentes en los libros de texto o se hace poca referencia de ellas pese a tener una aportación clave?

Por ejemplo, en la literatura del siglo XII al XVII, las tres principales editoriales responsables de la edición de libros de texto presentan una sola escritora y simplemente citada: Santa Teresa de Jesús. "Esto está muy lejos de responder a la realidad literaria.  ¿En 600 años sólo se presenta una escritora, cuando las ha habido a decenas y en todas épocas? ¿No parece una falta de seriedad y rigor tremenda? ¿Dónde están sor Juana Inés de la Cruz o María de Zayas o la dramaturga Ana Caro Mallén o Luisa de Carvajal o Sor Teresa de Jesús María o tantas otras sólo en el Barroco", sostiene la investigadora Ana López Navajas.

Así, en la Ilustración habría nombres como María Rosa Gálvez, dramaturga de éxito, o Josefa Amar. "El Romanticismo -dice López Navajas- no se puede entender sin Gertrudis Gómez de Avellaneda, con su obra de teatro Baltasar o la primera novela abolicionista Sab o Carolina Coronado; adelantado el siglo está el teatro anticlerical de Rosario Acuña, Fernán Caballero o Pardo Bazán, y el Naturalismo, Rosalía de Castro. El siglo XX está lleno de escritoras de todos los géneros y condición y no aparecen. La narración de la contemporaneidad no las recoge".

Pero pasa exactamente lo mismo en ciencia: "No se pueden olvidar las matemáticas, desde las pitagóricas, Hipatía, Hildegarda de Bingen, María Agnesi, Sophie Germain, Sonia kovaleskaya o Emmy Noether".

La tradición médica viene desde antiguo con la enorme tradición de parteras, con Aglaonice de Tesalia, o Trotula de Salerno, en el XII, que escribió el Trotula Maior, el libro más veces copiado en la Edad Media, un tratado sobre ginecología y cuidado de infantes que fue expoliado y apropiado a lo largo de la Edad Moderna. Hay astrónomas desde muy antiguo, como Heddu Ánna, hija de Sargón I, las pitagóricas, más tarde, como Teano, Hipatía, en el II, Fátima de Madrid, en el X, y a a partir de ahí, Sophia Brahe, la hermana de Tycho, Caroline Herschel, o las calculadoras de Pickering en Harvard, como Mina Flemming.

Grandes pintoras que no pueden quedar olvidadas como Artemisia Gentileschi, Elizabeth Louise de Vigée-Lebrun con su escuela de pintura, a la que pertenece Guillermine Benoist y su famoso cuadro 'La negresse', toda una bandera abolicionista.

Y en música, Elizabeth Jacquet de la Guerre, Clara Schumann, Fanny Mendelsonh, Mel Bonis, Cecile Chaminade, entre otras.

Oficina del Portavoz del Gobierno
Palacio de San Telmo. Avda. de Roma, s/n 41071 Sevilla | 955 035 546 ó 955 035 548
portavoz@juntadeandalucia.es