Portal de la Junta de Andalucía

Intervención del presidente de la Junta en la toma de posesión del Gobierno andaluz

07/05/2012
Vista impresión Aumentar fuente Fuente normal Disminuir fuente

Me van a permitir que inicie mi intervención hoy reconociendo a quienes me han acompañado en el Gobierno en estos últimos y muy difíciles años. Han estado a mi lado de forma incondicional y han trabajado incansablemente por Andalucía en un tiempo muy complicado. A todos les deseo la mejor de la suerte en la vida.

Hoy ha tomado posesión el nuevo Gobierno de Andalucía.

La fortaleza de Andalucía reside en la unidad de ocho provincias y de sus más de ocho millones de habitantes. La fortaleza de este Gobierno reside también en su unidad, en que juntos conformamos, un mismo proyecto progresista al servicio de los andaluces y andaluzas. Andalucía es una empresa colectiva, que exige un trabajo compartido y solidario.

Propiciar el agravio o enfrentamiento entre territorios debilita el valor de Andalucía en España y en Europa. Por eso pido a este Gobierno que hoy inicia su andadura que se deje la piel por Andalucía, sin fronteras, sin dogmas, sin enfrentamientos ni diferencias. Que se deje la piel por la igualdad de oportunidades de todas las andaluzas y de todos los andaluces, vivan donde vivan y tengan el nivel de ingresos que tengan.

En mi discurso de toma de posesión me definí como el primero de los servidores públicos de Andalucía. Pues bien, a vosotros os corresponde compartir conmigo la entrega, la dedicación, el sacrificio y el profundo honor de trabajar sin desmayo por el bienestar de los andaluces y andaluzas, por el futuro de nuestros jóvenes, por encima de intereses partidistas o de ambiciones personales.

El nuevo Gobierno andaluz que hoy inicia su andadura, como ya les avancé, tiene mucho de ética y de solvencia, pero también de valentía. No corren buenos tiempos para la política y por eso tendremos que demostrar todos los días cuál es nuestra responsabilidad y cuál es nuestra valía.

Conscientes de que somos objeto del recelo de algunos y de la esperanza de muchos, demostremos, sin duda, que la política no es un camino de dirección única, que otra política y otra economía es posible. Demostremos que Andalucía ha sabido elegir su propio camino para salir de la crisis aunando austeridad e impulso a la actividad económica.

Con esfuerzo, con tesón, con lealtad. Porque este va a ser un Gobierno leal e institucional. Un Gobierno de coalición con las andaluzas y los andaluces. Capaz en la gestión y capaz también en la explicación de sus políticas. Un Gobierno que haga que los ciudadanos participen en las decisiones políticas y que estará siempre en contra de la política de hechos consumados.

Un Gobierno de coalición con la sociedad en el que la igualdad de oportunidades es el objetivo transversal y el empleo la competencia número uno de todas y cada una de las Consejerías. Toda la política económica de la Junta va a estar orientada a la creación de empleo. Porque entendemos que la economía es mucho más que contabilidad, es empleo, competitividad, bienestar y formación.

De ahí la importancia de haber unificado las políticas de formación profesional en Educación, una estrategia clave para que nuestro sistema educativo avance en integración laboral. Y la igualdad de oportunidades como objetivo transversal de todo el Gobierno. De ahí la decisión de que la Igualdad se sitúe en Presidencia.

Porque la igualdad, en estos momentos de crisis y de angustia, retrocede por todas partes. Sobre todo la igualdad entre hombres y mujeres, en la que este Gobierno no va a permitir renuncias ni retrocesos. Ninguno. No es baladí tampoco que sea precisamente la Vicepresidencia la que ostente las competencias de Administración Local y Relaciones Institucionales.

Para este Gobierno es una prioridad el desarrollo de las leyes locales ya aprobadas la pasada legislatura: Unas leyes que precisan para su correcta aplicación que el Gobierno central pueda dar pasos en la suficiencia financiera de las corporaciones locales.

Estoy convencido de que el profundo sentido institucional que Diego Valderas ha demostrado a lo largo de su trayectoria política va a ser fundamental para la importante tarea a la que hará frente los próximos cuatro años.

Iniciamos hoy un nuevo camino, un camino en el que van a ser importantes los medios y fundamentales las personas, pero sobre todo la voluntad y el ánimo para superar las dificultades y construir el mejor de los futuros posibles. Os animo a que seáis ejemplo de tesón y de trabajo. Es tiempo de sumar energías, de sumar voluntades, del diálogo útil para la ciudadanía.

Los andaluces y andaluzas "no queremos ser más que nadie, pero tampoco menos que nadie". Ese espíritu del 28F, hoy más vivo que nunca, al que nos aferraremos para que no se tuerza nuestra dirección, para que ningún viento especulativo ni oportunista pueda doblegar nuestra voluntad.

Termino con una frase del Albert Einstein: "Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad".

Consejeras, consejeros, es hora de ponerse a trabajar por Andalucía, no hay tiempo que perder.

Oficina del Portavoz del Gobierno
Palacio de San Telmo. Avda. de Roma, s/n 41071 Sevilla | 955 035 546 ó 955 035 548
portavoz@juntadeandalucia.es