Portal de la Junta de Andalucía
20/07/2012
Vista impresión Aumentar fuente Fuente normal Disminuir fuente
Los casos de violencia de género en mujeres con discapacidad permanecen especialmente invisibles.

Los casos de violencia de género en mujeres con discapacidad permanecen especialmente invisibles.

El 31% de las mujeres con discapacidad asegura haber sido víctima de algún tipo de violencia de género (psicológica, sexual, física...), según el estudio 'Autodiagnóstico de la situación de las mujeres con discapacidad', elaborado por la Junta de Andalucía y la Federación de Asociaciones para la Promoción de la Mujer LUNA Andalucía.

Sin pretenderlo, la investigación descubrió una realidad que se encontraba muy oculta. Una realidad que las mujeres con discapacidad habían asumido como tal, en silencio. "El estudio pretendía conectar con temas fundamentales como el empleo, la formación, la accesibilidad", recuerda la presidenta de LUNA Andalucía, María Ángeles Cózar, "pero, sin buscarlo, nos encontramos con el grave problema de la violencia de género entre estas mujeres. Sólo en la primera incursión del estudio descubrimos unos 300 casos de víctimas de malos tratos, la mayoría por parte de la propia familia, por la pareja y otros casos, incluso, de malos tratos por parte de vecinos, pero consentidos por la familia. Casos tremebundos".

El hecho es, insiste Cózar, que "como se supone que la mujer con discapacidad no puede cumplir con el rol de madre, de esposa, amiga, amante, se la discrimina incluso desde el seno de la familia". De este modo, uno de los aspectos más importantes que ha logrado la investigación es detectar esos casos de violencia que estaban ocultos, invisibles al igual que sus víctimas: "A medida que las mujeres cogieron confianza con los técnicos y en los distintos grupos, nos dimos cuenta de que hablaban de violencia pasada, pero también de la violencia que sufrían en el presente. Y no sólo de violencia por tener una discapacidad, la que se puede dar en el seno de la familia, si no también violencia de género por parte de la pareja, novio, marido. Eso estaba ahí oculto y vimos que las mujeres querían hablar de ello", recuerda Isabel Caballero, que reconoce la importancia que han tenido estos grupos de trabajo, pues han logrado no sólo que las mujeres cuenten sus vivencias y problemas, sino también les han abierto la posibilidad de ofrecerles apoyo.

Además, admite Isabel, es complejo que estas mujeres den el primer paso y reconozcan su situación de maltrato. Muchas tienen interiorizado que socialmente son una carga para la familia, que no tienen derechos y que sus seres queridos ya asumen su responsabilidad al cuidarlas. "Estas mujeres aceptan así su situación, como algo natural. Pero cuando ellas mismas, en los grupos o con las técnicas, analizaban su caso, se daban cuenta que no era algo normal", precisa.

Oficina del Portavoz del Gobierno
Palacio de San Telmo. Avda. de Roma, s/n 41071 Sevilla | 955 035 546 ó 955 035 548
portavoz@juntadeandalucia.es