Portal de la Junta de Andalucía
03/08/2012
Vista impresión Aumentar fuente Fuente normal Disminuir fuente
La zona de mareas del Parque de los Toruños, en la Bahía de Cádiz.

La zona de mareas del Parque de los Toruños, en la Bahía de Cádiz.

El Parque de Los Toruños y Pinar de la Algaida es, con sus 1.000 hectáreas, el mayor de la comunidad andaluza. A pesar de sus extraordinarias dimensiones, solo son transitables 200 hectáreas para el usuario a través de la red de senderos, al ser el resto del territorio marismas y humedales. Pone a disposición de los ciudadanos una oferta natural y lúdica a una población superior a las 650.000 personas que residen en un área metropolitana conformada por los diez municipios de la Bahía de Cádiz y la Costa Noroeste. Se ubica en el corazón de este ámbito urbano, entre El Puerto de Santa María y Puerto Real. Este parque está enclavado en tierra de mareas, no en vano gran parte de su extensión está incluida en el dominio público marítimo-terrestre y la mayor parte de su territorio pertenece al Parque Natural Bahía de Cádiz.

Los Toruños guarda entre sus límites un importante patrimonio natural y debido a su singularidad ambiental, se encuentra protegido por figuras internacionales de conservación como es el Convenio RAMSAR y forma parte de la Red Natura 2000, tiene la consideración de Lugar de Interés Comunitario (LIC) y Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA). En este enclave se distingue un valioso ecosistema marítimo-terrestre compuesto por la playa de Levante, la marisma casi virgen de Los Toruños, el Caño del Río San Pedro, el Pinar de la Algaida, las lagunas de agua dulce o las salinas. A esto hay que sumar los seis hábitats de interés comunitario y la gran riqueza de flora y fauna, con más de 90 especies de aves y 50 de peces diferentes, muchas de ellas protegidas.

Pero este espacio de marismas y dunas también alberga un valioso legado cultural, histórico y etnográfico que este año se está dando a conocer con motivo de la celebración del Bicentenario de la Constitución de Cádiz de 1812. A través de recorridos guiados, los visitantes pueden descubrir un episodio del asedio napoleónico, ya que Los Toruños albergó el campamento del ejército francés que sitió Cádiz cuando el duque de Alburquerque ordenó destruir el puente de barcas en el río San Pedro. Esa destrucción retrasó bastante el avance de los franceses e hizo ganar tiempo a las tropas españolas, que lograron imponerse en la batalla del Puente Zuazo. También quedan vestigios de los emplazamientos de las piezas de artillería que a modo de trinchera protegían de las lanchas cañoneras de los franceses o de la cortadura del Trocadero ideada por José de Autrán para prevenir un posible contraataque.

Al margen de la guerra napoleónica, en esta zona verde se localizan las salinas medievales de La Algaida, que llevaban las aguas marinas al interior. Del centenar que existía el siglo pasado, en la actualidad solo quedan cinco. El parque alberga igualmente los restos de la Compañía Siderúrgica Andaluza, donde es posible visitar el túnel de ventilación de las calderas de uno de los hornos destinados a la fundición de acero.

Entre sus infraestructuras, también destaca el puente de San Alejandro, una interesante huella de la primera línea férrea construida en Andalucía y la segunda en el conjunto del país. Construido en 1856 como parte del tendido ferroviario que enlazó las ciudades de Jerez y El Puerto, comunicaba las dos orillas del río Guadalete. La línea sirvió, en su origen, para conducir las producciones vinícolas de Jerez y El Puerto a un recinto portuario desde donde la carga era embarcada con destino al Reino Unido, a finales del XIX.

Al margen de esos vestigios, este ámbito ofrece al visitante una red de 35 kilómetros de senderos, compuestos entre otros por el del Pinar de La Algaida o la Vía Verde de Matagorda, recorridos en bicicleta, kayaks y piraguas, rutas en tren, paseos en barco de vela, windsurf, campamento infantil y escuela de vela, entre otras actividades.

Los gaditanos pueden disfrutar hoy de todo este patrimonio gracias al proyecto iniciado en 2006 por la Junta de Andalucía para recuperar y transformar este espacio, que se encontraba en un estado muy degradado. En esta labor, la Consejería de Fomento y Vivienda ha invertido desde entonces en torno a 12,60 millones para convertir el parque en lo que es en la actualidad, un referente para el uso y disfrute de la ciudadanía.

Oficina del Portavoz del Gobierno
Palacio de San Telmo. Avda. de Roma, s/n 41071 Sevilla | 955 035 546 ó 955 035 548
portavoz@juntadeandalucia.es