Portal de la Junta de Andalucía
21/09/2012
Vista impresión Aumentar fuente Fuente normal Disminuir fuente

En caso de conflicto, el diálogo siempre es la mejor respuesta para llegar a un acuerdo. La mediación puede convertirse en un arma válida para solucionar distintos problemas en multitud de campos, desde el ámbito familiar al laboral pasando incluso por discrepancias que hasta la fecha se han resuelto por la vía penal o mercantil.

Para alcanzar el mejor acuerdo, contemplando los intereses y necesidades de cada una de las personas implicadas en el conflicto, las partes pueden acudir a un mediador que facilita la comunicación y la consecución de las metas propuestas en asuntos como separaciones de pareja, discrepancias entre padres e hijos, desavenencias originadas por diferencias culturales, desacuerdos vecinales o conflictos en el trabajo, entre otras cuestiones.

Pero no sólo se utiliza la figura del mediador para que intente poner fin a problemas familiares o sociales, sino que también tiene validez para encontrar puntos en común ante problemas entre consumidores y comercios, incumplimiento de plazos y dificultades para cobrar deudas.

Igualmente, en aquellos asuntos que a priori parecen reservados para que sean solucionados en los tribunales, la mediación puede evitar que se abra un proceso judicial dando protagonismo a los afectados por el delito, reparando el daño a la víctima, favoreciendo la concienciación y responsabilidad del infractor por el hecho cometido y reduciendo la reincidencia de los infractores, lo que además favorece a toda la sociedad en general.

Oficina del Portavoz del Gobierno
Palacio de San Telmo. Avda. de Roma, s/n 41071 Sevilla | 955 035 546 ó 955 035 548
portavoz@juntadeandalucia.es