La movilidad es un derecho de los ciudadanos, que debe estar garantizado a través de un servicio de transporte público como es el metropolitano de Granada en condiciones de eficacia, seguridad y calidad, de forma que los desplazamientos urbanos se lleven a cabo de la forma más sostenible y saludable.

Pero esa garantía de movilidad ha de poder ofrecerse también en términos de accesiblidad. El metro de Granada constituye un sistema de transportes que responde al criterio de accesibilidad universal; un medio de desplazamiento metropolitano que ofrece servicio a personas de todas las edades y todas las capacidades, sin necesidad de recurrir al vehículo privado.

Los vehículos del metro están a la misma altura del suelo del andén (pinchar en imagen para ver ampliación).

La movilidad accesible es una máxima que ha de tenerse en cuenta tanto en el diseño y la construcción de la infraestructura, como en el material móvil y en los sistemas de señalización e información a los ciudadanos.

En cuanto a la infraestructura, principalmente en lo que respecta a paradas subterráneas y marquesinas, la Junta ha diseñado estos equipamientos con el objeto de que el conjunto de los usuarios, incluyendo las personas con movilidad reducida, puedan hacer un uso cómodo y confortable evitando barreras arquitectónicas.

De esta forma, en el caso de las paradas en superficie, los andenes cuentan con rampas de acceso, y en el caso de las paradas subterráneas (Méndez Núñez, Recogidas y Alcázar Genil), disponen de sistemas de escaleras mecánicas y ascensores desde el nivel de calle hasta los andenes, donde se accede a los trenes.

Los vehículos del metro son, además, de piso bajo continuo, lo que significa que están a la misma altura del suelo del andén y no hay que salvar ningún desnivel para acceder a ellos. Con ello, se facilita la entrada a los trenes, no solo a personas de movilidad reducida, sino también a carritos de la compra y de bebés y a bicicletas. El interior de los trenes dispone también de espacio reservado debidamente señalizado.

La movilidad accesible se ha tenido en cuenta en todos los elementos de la infraestructura (pinchar en imagen para ver ampliación).

El acceso con bicicletas a los trenes está autorizado, aunque para evitar molestias al resto de usuarios se deben cumplir las normas de uso. Por ejemplo, se permite el transporte de bicicletas en las escaleras mecánicas y ascensores y los trayectos en tren se realizan en el interior de los vehículos que están expresamente señalizados, permitiéndose únicamente dos bicicletas por unidad móvil.

En cuanto a los sistemas de información y señalización, el metropolitano de Granada, que fue concebido como una infraestructura accesible desde sus primeras fases de proyecto, garantiza el uso de las máquinas expendedoras de tickets por las personas con distintas capacidades, así como el recorrido por las instalaciones con facilidades como los recorridos podotáctiles, que diferencian colores y pavimentos en las estaciones.

Las bicicletas tienen autorizado el acceso a los trenes (pinchar en imagen para ver ampliación).

Volver a Movilidad sostenible ι Volver a Portada

Oficina de Comunicación de la Junta de Andalucía
Palacio de San Telmo. Avda. de Roma, s/n 41071 Sevilla
informacion@juntadeandalucia.es | Teléfono de atención a la ciudadanía: 955 062 627 | Accesibilidad