El metro que circula a diario por las calles de Granada y por el entramado urbano de Armilla, Arbolote y Maracena atesora un pasado tranviario que tiene su origen a principios del siglo pasado y su ocaso en la década de los setenta, cuando la red de tranvías dejó de funcionar, cediendo protagonismo al vehículo privado. En una versión menos moderna y avanzada desde el punto de vista de la tecnología y la ingeniería, los vehículos que entonces comenzaron a dar servicio llegaron a completar un trazado de casi 100 kilómetros tanto para el transporte de viajeros como de mercancías.

La recuperación de ese medio de transporte seguro, eficiente, rápido, limpio y respetuoso con el entorno responde a la apuesta de la Junta de Andalucía por la implantanción de nuevas políticas de transporte sostenible capaces de ofrecer alternativas reales a los desplazamientos motorizados de sus ciudadanos, aliviando la movilidad de las áreas urbanas y metropolitanas. A finales de la década de los noventa del siglo pasado se comenzó a esbozar esta infraestructura, incorporándola en las diferentes normativas sectoriales y territoriales, dando paso a partir de 2004 a los proyectos constructivos y desde 2007 al inicio de las obras.

La infraestructura construida combina un trazado principalmente en superficie, el 83% de su recorrido (13,2 kilómetros de longitud lineal), mientras que el 17% restante (2,7 kilómetros), discurre de manera subterránea a través del túnel ejecutado bajo el eje de Camino de Ronda y Avenida de América, en la capital.

Volver a Portada

Oficina de Comunicación de la Junta de Andalucía
Palacio de San Telmo. Avda. de Roma, s/n 41071 Sevilla
informacion@juntadeandalucia.es | Teléfono de atención a la ciudadanía: 955 062 627 | Accesibilidad