Economía y Empleo

Reducir la brecha de género en tecnología, una prioridad para Economía

Las mejores oportunidades en la nueva revolución industrial las ofrecerán los sectores técnicos y científicos, donde las mujeres representan hoy sólo el 21% del sector

En Andalucía las mujeres actualmente representan el 21% del personal empleado en los sectores tecnológicos, de acuerdo con el 'Diagnóstico de la situación de la mujer en el sector TIC' de la comunidad elaborado por la Consejería de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad. Esa baja representatividad en el ámbito laboral tiene sus raíces en la etapa académica, donde las mujeres que se licencian en carreras tecnológicas suponen el 27,91%, a pesar de que en todas las ramas de estudios egresan más mujeres que hombres.

Esa radiografía no es exclusiva de Andalucía, sino una tendencia que se repite en el conjunto del territorio nacional y en Europa, donde los porcentajes no son mucho mayores. En España, según la última Estadística de Indicadores Universitarios del Ministerio de Educación, a pesar de que la presencia femenina en las aulas es mayor -casi un 55% de los nuevos alumnos que ingresan en los grados-, esa proporción baja a favor de ellos si se trata de áreas del conocimiento de corte científico (52% hombres), en Informática (casi 88%) y en Ingenierías (73,8%). Los datos no dejan margen a la duda: el talento femenino se mantiene alejado de las disciplinas técnicas.

No obstante, estas parcelas han sufrido en los últimos años una caída de estudiantes tanto por parte de ellos como por ellas. De acuerdo con el Ministerio de Educación, entre 2010 y 2017 las matriculaciones en estudios de Ingeniería y Arquitectura descendieron en España un 28%.

Sin embargo, el progreso económico y social del futuro pasa por la transformación tecnológica en todos los ámbitos. El mayor cambio económico y social asociado a la nueva revolución industrial en ciernes y las mejores oportunidades se generarán para quienes dominen las ramas técnicas y científicas, que constituyen un motor económico y de innovación para el resto de sectores productivos. Las carreras denominadas STEM (que en inglés alude a las titulaciones de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) serán en esa revolución disruptiva las grandes creadoras de nuevos empleos. De hecho, el mercado está demandando cada vez más trabajadores con esos perfiles. Según una encuesta realizada por la patronal de empresas tecnológicas DigitalES, existen al menos 10.000 empleos vacantes en el sector tecnológico en España por falta de cualificación, y se calcula que entre 2017 y 2022 la digitalización será la responsable de la creación de 1.250.000 empleos en España.

En todas las disciplinas tecnológicas, la mujer no cuenta con una buena posición de salida, por ello revertir la situación se ha convertido en un objetivo de las agendas de los gobiernos. Desde hace años las administraciones públicas vienen adoptando medidas.

En Andalucía, entre las medidas adoptadas, destaca el programa WomANDigital, que supone la apuesta de la Junta por lograr la igualdad de género en el sector tecnológico. Con esta iniciativa se pretende eliminar esa brecha, abarcando el problema desde la elección de especialidades formativas de carácter técnico o científico hasta la participación de la mujer en los espacios de toma de decisiones del sector de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC).

¿En qué consiste WomANDigital?

Mediante esta iniciativa, la Consejería de Economía ha puesto en marcha diferentes actuaciones que tienen como objetivo visibilizar y hacer más accesible el talento femenino andaluz en el ámbito tecnológico, a la vez que promueven las vocaciones técnicas entre los estudiantes más jóvenes.

Una de estas medidas significativas es la creación del primer directorio andaluz que aglutina a las mujeres profesionales que desarrollan su actividad el ámbito TIC. Hasta la fecha, casi un centenar de expertas están registradas en la plataforma, posibilitando con ello poder dar a conocer sus capacidades y sus trabajos, formando así una red de contactos centralizada y accesible.

De esta forma, la web de WomANDigital se ha convertido en un lugar de encuentro entre las expertas inscritas y las empresas, inversores o medios de comunicación interesados por el sector, ya que en este portal pueden consultar la red de contactos de forma centraliza. El directorio, además, ofrece la posibilidad de inscribirse como profesional experta y la opción de invitar a alguna persona para que forme parte de este proyecto.

Algunas claves

De acuerdo con el 'Diagnóstico de la situación de la mujer en el sector TIC andaluz' del programa WomANDigital, en la comunidad la mayoría de las personas trabajadoras por cuenta propia en estas actividades son hombres, casi un 80%, frente al 20% de mujeres. Se trata de un peso muy inferior al obtenido en el conjunto de sectores andaluces donde la media de mujeres trabajadoras se sitúa en el 35,15%.

La estadística indica, además, que las mujeres que culminan sus estudios tecnológicos tienden a trabajar en ocupaciones digitales prácticamente en la misma medida que los hombres, aunque tardan más en acceder a esos empleos. Otro dato más: una de cada cinco personas contratadas en el sector es mujer y, también, una de cada cinco es empresaria.

De acuerdo con el diagnóstico, las féminas que acceden a esta industria lo hacen en peores condiciones que los hombres, tienen más inestabilidad laboral, están más sobrecualificadas, tienen más contratos de jornada a tiempo parcial y cotizan en grupos inferiores en la Seguridad Social.

Falta de visibilidad y de referentes

En 1842 se diseñó el primer algoritmo para ser procesado por una máquina. Su autora fue una mujer, Augusta Ada Byron, condesa de Lovelace. Ella fue la primera programadora de ordenadores de la historia y una de las primeras personas en discutir sobre la inteligencia artificial. Lise Meitner fue una física brillante y formó parte del equipo que descubrió la fisión nuclear. Rosalind Elsie fue biofísica y tuvo una participación crucial en la comprensión de la estructura del ADN. La lista es muy larga.

A lo largo de la historia muchas mujeres han demostrado su talento en el desarrollo de áreas como la Tecnología, las Matemáticas, la Ingeniería o la Ciencia, desempeñando papeles indispensables. Sin embargo, si se acerca la lupa al devenir del talento femenino en estas disciplinas no es difícil identificar la escasa visibilidad de la mujer en estas áreas de conocimiento, con la consiguiente ausencia de referentes. Este fenómeno acaba calando en la relación que tienen las niñas y las adolescentes con la tecnología y la ciencia en todas las etapas académicas, ya que asocian estas carreras con perfiles masculinos y las conciben como parcelas ajenas en las que no tienen cabida. Y posteriormente en la esfera laboral. La concurrencia de esos factores, junto con otros como la conciliación familiar, ha desembocado en una brecha de género en el empleo y el emprendimiento del sector de la tecnología y la ciencia, lo que supone una pérdida de riqueza para las economías de regiones y países. La Comisión Europea ha cifrado esa merma en 16.200 millones de euros anuales para la productividad comunitaria.

Oficina de Comunicación de la Junta de Andalucía
Palacio de San Telmo. Avda. de Roma, s/n 41071 Sevilla
informacion@juntadeandalucia.es | Teléfono de atención a la ciudadanía: 955 062 627 | Accesibilidad