Durante el verano, es cuando se debe extremar al máximo el cuidado de los alimentos con el objeto de evitar las intoxicaciones alimentarias, trastornos que se originan por consumir los alimentos en mal estado. La causa es la inadecuada conservación y manipulación de los productos alimenticios, debido a las elevadas temperaturas

Diarreas estivales. ¿Cómo prevenirlas?

¿Qué hacer cuando se originan?

Adaptar la alimentación a las altas temperaturas:

Todas las personas dependientes, mayores, lactantes, niños y niñas menores de tres años, están particularmente expuestas a los riesgos de la deshidratación y del golpe de calor cuando la temperatura es elevada.
Además de las recomendaciones generales que permiten reducir los riesgos de la deshidratación se proponen unos consejos de consumo alimentario para combatir la pérdida de líquidos:

Es preciso beber líquidos de manera suficiente, pero evitando el exceso.

Consejos para personas mayores:

Consejos para niños y niñas:

naranja