gafas

¿Qué hacer cuando las temperaturas son muy elevadas?
Protéjase del calor:

  • Evite las salidas y las actividades en las horas de más calor y más aún las actividades físicas como el deporte, la jardinería, el bricolaje, etc.
  • Al salir a la calle, procure estar a la sombra. Lleve la cabeza protegida, vestidos ligeros (algodón) y amplios, de color claro. Lleve una botella de agua consigo.
  • Cierre las ventanas y cortinas en las fachadas expuestas al sol.
  • Mantenga las ventanas cerradas mientras la temperatura de la calle sea mayor que la de su casa. Ábralas por la noche, para facilitar el paso del aire.

Manténgase fresco:

  • Permanezca en el interior de su domicilio en las habitaciones más frescas.
  • Si no dispone de una habitación fresca, permanezca algunas horas en locales climatizados en la proximidad de su domicilio.
  • Durante el día, dúchese o báñese varias veces para refrescar el cuerpo. También puede humedecer la ropa.

Con la bebida y la comida:

  • Beba lo más posible, incluso sin sed. La mejor bebida es el agua, a temperatura ambiente, no demasiado fría. Los zumos de fruta, la leche, o sopas frías como el gazpacho nos ayudan a estar bien hidratados.
  • No consuma bebidas alcohólicas. El alcohol deshidrata porque facilita la eliminación de agua por la orina y aumenta la sudoración.
  • No abuse de las bebidas excitantes como el té o el café.
  • Coma según su costumbre, preferentemente fruta y verdura, fraccionando las comidas a lo largo del día y en cantidades moderadas.
  • Evite las comidas calientes, pesadas y copiosas

Consulte a su médico o farmacéutico:

  • si toma determinados medicamentos (para la tensión, el corazón, la depresión…) para prevenir problemas en caso de altas temperaturas. Siga las instrucciones recogidas en el envase sobre su conservación y las instrucciones de su médico.

Pida ayuda y préstela a los demás:

  • Si se nota mal por el calor pida ayuda.
  • Si conoce a personas que viven solas o que están enfermas, informe de su estado en el centro de salud y ayúdelas a comer y a beber.

¿Qué riesgo puede existir en caso de mucho calor? 
La exposición a elevadas temperaturas supone una agresión a nuestro organismo, hay peligro de deshidratación, agravamiento de una enfermedad crónica y golpe de calor.
Personas más sensibles al calor

  • Mayores de 65 años, que vivan solas.
  • Personas dependientes en su vida diaria: alteraciones de memoria, de comportamiento, orientación…
  • Personas con enfermedades crónicas: diabetes, obesidad, problemas cardiovasculares, respiratorios…
  • Personas que toman medicación como: diuréticos, antihipertensores, antidepresivos…
  • Personas con fiebre o patologías agudas
  • Personas que hayan manifestado dificultad de adaptación al calor.
  • Lactantes y menores de 5 años.

Otras situaciones que aumentan el riesgo

  • Soledad, aislamiento social
  • Vivienda difícil de refrigerar
  • Ausencia de sistemas de refrigeración en la vivienda
  • Ejercicio físico intenso, deportes
  • Trabajos ligados al calor

Síntomas de alerta

  • Piel caliente, roja y seca, sed intensa.
  • Fuertes dolores de cabeza, nauseas.
  • Debilidad, cansancio…
  • Rápida elevación de la temperatura corporal, fiebre elevada.
  • Calambres musculares en brazos, piernas y abdomen.
  • Insomnio y agitación nocturna inhabitual.
  • Aturdimiento, pérdida de conciencia, convulsiones.

Es preciso dejar toda actividad durante varias horas, refrescarse y descansar en un lugar fresco, beber agua, zumo de fruta.

El golpe de calor
Aparece cuando el organismo no puede controlar su temperatura, que aumenta entonces rápidamente
Se reconoce por:

  • piel caliente, roja y seca
  • dolores de cabeza, náuseas, somnolencia y sed intensa
  • confusión, convulsiones y pérdida de conocimiento
  • agresividad inhabitual

Los deportistas, trabajadores expuestos al calor, los bebés, las personas mayores, las personas discapacitadas o con una enfermedad crónica son particularmente sensibles a los golpes de calor.

Una persona víctima de un golpe de calor está en peligro, acuda o llame inmediatamente a los servicios sanitarios 061. Mientras tanto, sitúe a la persona en un lugar fresco, déle de beber, aflójele la ropa, mójela con agua fría o póngale toallas húmedas y abaníquela.
Para más información: Salud Responde 902 505 060

Efectos sobre el sueño del exceso de calor

  • El exceso de calor nocturno (supera 26-28 grados) produce interrupciones del sueño (superficial) ,la consecuencia es disminución del rendimiento, irritabilidad y cansancio.
  • Si el aumento de temperatura es brusco las consecuencias son peores: sensación de agotamiento, disminuye la calidad del sueño y sensación térmica.
  • Afecta especialmente a las personas que padecen insomnio.
  • Más importante en ancianos (ciclos de sueño más irregulares y superficiales, teniendo episodios de somnolencia durante el día)

Recomendaciones:

  • Horario regular de sueño
  • Cenar regularmente a las mismas horas y de forma ligera (no tomar alcohol, ni cafeína) y suspender actividades del hogar o el trabajo reemplazándolas por la lectura o música.
  • Evitar comidas excesivas (esperar dos o tres horas antes de meterse en la cama).
  • Huir de interferencias exteriores.
  • Utilizar colchón y almohadas apropiadas
  • Siesta no superior a 30-45 minutos.
  • Mantener las habitaciones frescas
  • Recurrir al aire acondicionado y si no se dispone de él, duchas con agua tibia (no fría).

Acceso al Plan Andaluz para la Prevención de los efectos de las Temperaturas Excesivas sobre la Salud 2011 (pdf)

facebook