Consejería de Igualdad, Salud y Políticas sociales / Información General - Consejos para dar de mamar al bebé

Consejos para dar de mamar al bebé

Compartir este contenido:
Bebé amamantado por su madre

Cuando una madre amamanta a su bebé, hace algo más que alimentarlo. Entre ellos se establece un vínculo especial que satisface a ambos. Con la lactancia materna todo son ventajas, por ello la Organización Mundial de la Salud recomienda dar el pecho de forma exclusiva hasta los 6 meses.

A partir de los 6 meses llega el momento de introducir la alimentación complementaria con algo de fruta, cereales inicialmente sin gluten o papillas de verdura, aunque manteniendo si es posible la leche materna como base de la alimentación del bebé.

La preocupación por el peso es muy frecuente entre las madres lactantes, y constituye una de las razones que hacen introducir leches artificiales en la alimentación del bebé. Mientras que el bebé tome pecho no se necesitan otros alimentos lácteos como yogur, queso y otras leches en papillas. Por lo general, la mejor forma de saber si un bebé toma suficiente leche es observar si está contento y tiene buen estado de salud.

La leche materna debe darse a demanda, es decir, hay que adaptarse a las necesidades del bebé. No hay que esperar a que llore para ofrecerle el pecho, sino hacerlo cuando el bebé muestre signos de hambre hasta que empiece a comer y mantenerlo hasta que el bebé deje de mamar. De este modo recibe la leche más acuosa y azucarada del inicio de la toma y la leche más grasa y con mayor contenido calórico del final.

En los primeros días de vida del bebé hay que darle entre 8 y 10 tomas en las 24 horas del día.

El bebé que toma el pecho no necesita el chupete y al menos, durante las primeras semanas, se recomienda no ofrecérselo porque puede dificultar el aprendizaje de la lactancia y provocar problemas de grietas en los pezones de la madre.

Durante los primeros días de lactancia la madre puede tener sensación de hinchazón y tensión en los pechos debidas a la irrigación de la mama. Poco a poco esta sensación disminuye y el pecho vuelve a su estado normal aunque sigue produciendo leche.

Una adecuada posición ayuda a prevenir el dolor y asegura que el bebé obtenga toda la leche que necesite. Para ello se recomienda que la espalda repose sobre un respaldo, colocar almohadas en el regazo para apoyar al bebé y los brazos de la madre, y mantener los pies sobre un banco.

El bebé debe estar cerca de la madre, barriga con barriga, con la boca y la nariz frente al pezón y tener abierta la boca de forma amplia, con la barbilla apoyada en el pecho de la madre. Conforme se adquiera más experiencia en amamantar, pueden adoptarse otras posiciones, siempre que madre e hijo estén cómodos.

En ocasiones, la lactancia materna se abandona por la incorporación de la madre a la vida laboral. La promoción de la misma entre los futuros padres y madres y una mayor información contribuyen a su mantenimiento.

Existen fórmulas para mantener la alimentación al pecho, mediante su extracción y conservación en el frigorífico. En distintos hospitales andaluces, se oferta  la posibilidad de almacenar la leche de las propias madres para los niños y niñas que no pueden ser amamantados de forma transitoria. Si no se consume en el día se puede congelar entre 3 y 4 meses en el congelador del frigorífico de casa y hasta 6 meses en congeladores más grandes.

Recuerde que si fuma mientras está dando el pecho a su bebé, lo más recomendable es abandonar el tabaco. La nicotina puede inhibir la producción de leche y además el humo ambiental del tabaco puede ocasionar una mayor predisposición en el bebé a padecer enfermedades respiratorias como la bronquitis y el asma. Además, no se recomienda beber alcohol mientras se amamanta a un bebé ya que se puede pasar a la leche y perjudicar su desarrollo. Si durante la lactancia debe tomar medicamentos, consulte primero en su centro de salud.

Última revisión:  05/02/2013

Más Información

Avenida de Hytasa nº 14, 41071 - Sevilla (España)
Telf: +34 95 5006300 FAX: +34 95 5006328
Suscribir a RSS Nivel Doble-A de Conformidad con las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 (WCAG 1.0)