Ley de Salud Pública de Andalucía

Compartir este contenido:

La Ley 16/2011, de 23 de diciembre, de Salud Pública de Andalucía incluye, entre sus principales novedades, que los planes y programas de la Junta de Andalucía y los instrumentos de planeamiento urbanístico en general y aquellos que afecten a áreas urbanas especialmente desfavorecidas, las actividades y obras, tanto públicas como privadas, requerirán para su aprobación de un informe que evalúe su impacto en salud.

El texto incluye el principio de autorregulación, que posibilita al tejido empresarial aumentar sus niveles de protección de manera voluntaria y, por ende, gozar de incentivos vinculados a los sistemas de ayuda económica o financieras, entre otras novedades.

Asimismo, con esta ley se establecen derechos de nueva generación, y se sitúa a la ciudadanía como eje central de las actuaciones y se garantiza la equidad generacional, un principio normativo por el que cada generación tendrá la obligación de asegurar la salud colectiva y que el entorno que la posibilita se mantenga y mejore en beneficio de las futuras generaciones.

En la elaboración de la normativa han participado cerca de 90 instituciones con más de 400 alegaciones recogidas de las aportaciones de todas ellas, incluidos agentes sociales, entidades locales, grupos parlamentarios, otras consejerías y ciudadanos particulares, y en el debate parlamentario, se han registrado 40 comparecencias.


Salud en todas las políticas

La ley reconoce el carácter transversal de la salud pública, que comprende la integración de la perspectiva de la salud pública en el ejercicio de las competencias de las distintas políticas y acciones públicas, desde la consideración sistemática de los determinantes de salud, la igualdad de oportunidades y la equidad en salud.

Así, el texto sostiene que los poderes públicos potenciarán que la perspectiva de la salud pública esté presente en la elaboración, ejecución y seguimiento de las disposiciones normativas y de las políticas en todos los ámbitos de actuación, considerando sistemáticamente las prioridades y necesidades propias de la salud colectiva, teniendo en cuenta su incidencia en la situación específica de las personas y grupos de población, al objeto de adaptarlas para mitigar los efectos discriminatorios y fomentar la equidad en salud.

Este concepto transversal de la salud se ejercitará a través de la coordinación y cooperación intersectorial y multidisciplinaria, como elemento de cohesión de las políticas públicas de las entidades e instituciones con responsabilidades sobre la salud pública, dándose prioridad a la intersectorialidad en las áreas de educación, bienestar social, políticas de igualdad, medio ambiente, agricultura, consumo, empleo y vivienda.

Además, desde la Administración de la Junta de Andalucía se establecerán fórmulas de cooperación con las Administraciones locales para el desarrollo de las competencias de salud pública y de los planes locales de salud, y se fomentarán las alianzas estratégicas con otras Administraciones públicas, universidades, centros de investigación y otras entidades, autonómicas, nacionales e internacionales que aporten elementos de interés para la salud pública en Andalucía.

Subir

Nuevos derechos de la ciudadanía respecto a la salud colectiva

Una diferencia fundamental de la Ley de Salud Pública de Andalucía respecto a textos parecidos en el ámbito estatal o internacional es la formulación de derechos de tercera generación. Es un salto cualitativo importante: por primera vez se explicitan derechos colectivos. En este sentido, se amplia la regulación de los derechos y deberes más allá de los relacionados con las prestaciones en la asistencia sanitaria, la información y los desarrollados alrededor de la historia clínica; y se formulan nuevos derechos relacionados con los determinantes de la salud, las condiciones de vida, o la protección de la salud en un mundo globalizado y virtual.

El trabajar en las políticas de salud desde la perspectiva de los derechos, y concretamente en el ámbito de la salud pública, aporta un marco jurídico que asigna obligaciones a los gobiernos en el cumplimiento de derechos vinculados a la salud y bienestar de las personas, se configuran como un instrumento de presión social y de alguna manera es la garantía rendición de cuentas y transparencia de los gobiernos hacia la ciudadanía.

La ciudadanía andaluza tendrá derecho a la existencia de zonas verdes en sus lugares de convivencia, a que sus edificios o viviendas se construyan con materiales seguros que no comporten un riesgo para su salud, o a que se garantice la existencia de un perímetro de seguridad alrededor de las actividades industriales, de manera que se minimicen los riesgos para los vecinos. Se propone que nuestros pueblos cuenten con una estrategia de movilidad sostenible, que no sólo mejora la salud al posibilitar el ejercicio físico (carril bici), sino al disminuir las emisiones contaminantes, y al facilitar la existencia de espacios para peatones disminuyendo así la accidentabilidad.

En el texto normativo se trasciende el derecho a la información mediante el establecimiento del derecho a conocer en relación a diferentes aspectos de la salud pública. Por ejemplo se establece el derecho a conocer el estado epidemiológico del entorno, el derecho a la información sobre salud ambiental y el derecho a conocer sobre características y condicionantes relevantes para la alimentación.

Subir

El valor de lo público y de los activos en salud

En la Ley de Salud Pública de Andalucía se consagra el valor de lo público, de la salud colectiva como un bien común, y a la administración pública como garante del interés de la salud de la población frente a otros intereses.

Como elemento totalmente innovador, la ley reconoce y posibilita el desarrollo de los activos en salud (factores generadores de salud) que la comunidad autónoma posee. Para ello, se potenciará la identificación y el aprovechamiento de los recursos o activos con los que cuentan las personas y los colectivos como factores protectores para mejorar su nivel de salud y bienestar, con especial atención a la promoción del deporte, el baile, el estímulo de los estilos de convivencia y comunicación propios de Andalucía, la dieta mediterránea, el intercambio generacional y otros activos de los que se tenga constancia de su carácter saludable.

Subir

Una salud pública solidaria: equidad y reducción de desigualdades

La Ley de Salud Pública es una apuesta decidida por la equidad. La equidad y la reducción de las desigualdades es un eje que atraviesa todo el texto. En este sentido, se articula en el texto la adopción de medidas para vincular la equidad a las necesidades, impulsar la accesibilidad a los servicios de los colectivos más alejados, facilitar recursos adicionales para atender situaciones de mayor riesgo de exclusión, y posibilitar el acceso a los nuevos avances en salud desde todos los pueblos y barrios de Andalucía.

Además, se establece, por primera vez, el principio de equidad generacional, en términos de capital de salud que se transmite a las próximas generaciones.

Otras leyes aprobadas por el Parlamento de Andalucía y que son clave en materia de determinantes sociales de la salud son la Ley de Sociedades Cooperativas Andaluzas y la Ley Andaluza de Promoción del Trabajo Autónomo.

Subir

Innovaciones en las intervenciones públicas que garantizan derechos y deberes de la ciudadanía

La Ley de Salud Pública plantea intervenciones públicas innovadoras no existentes actualmente, que van a suponer un importante avance. Entre ellas cabe destacar:

  1. El principio de autorregulación: Se posibilita al tejido empresarial aumentar los niveles de protección de salud de sus procedimientos empresariales de manera voluntaria. De esta manera, aquellas empresas o establecimientos que se adhieran a estos acuerdos podrán gozar de incentivos vinculados a los sistemas de ayuda económicas o financieras, además de posicionarse en el mercado competitivamente diferenciándose por la seguridad de sus productos y la apuesta por la protección de la salud del consumidor, valor hoy en alza tras los últimos acontecimientos.

  2. El principio de precaución en las intervenciones públicas para el ejercicio de la autoridad. Éste es otro elemento a destacar: hasta ahora sólo estaba reconocido para el ámbito de la seguridad alimentaria, y en esta ley se extiende a toda el área de protección de la salud.

  3. La Evaluación del Impacto en Salud (EIS): Se regula la evaluación de impacto en la salud colectiva, sin crear un nuevo procedimiento administrativo, sino aprovechando el procedimiento existente para la evaluación de impacto medioambiental.

     

Subir

Prevención de la discapacidad y la dependencia

La Ley de Salud Pública declara que la Administración sanitaria de Andalucía desarrollará las políticas de solidaridad y equidad en salud garantizando la aplicación de acciones que permitan, entre otras, establecer los procedimientos para identificar precozmente las necesidades de salud de la ciudadanía que requieran una atención de salud extraordinaria.

Así, la ley recoge, entre las prestaciones de salud pública, la prevención y protección de la salud ante cualquier otro factor de riesgo, en especial la prevención de las discapacidades y dependencias y la atención temprana dirigida a la población infantil de 0 a 6 años afectada por trastornos en el desarrollo o con riesgo de padecerlos.

Según esta norma, la atención integral a la población con necesidad específica de apoyo de salud pública se regirá por los principios de normalización e inclusión. También se recoge que se aplicará el enfoque de los derechos de las personas con discapacidad y de la infancia en las políticas de salud.

En materia de promoción de la salud, el texto reconoce el derecho a la información clara, adecuada y precisa de todos aquellos aspectos relativos a la salud, dirigida a la población con discapacidad intelectual y a sus familias, incidiendo sobre las discapacidades y factores de riesgo.

Y también se reconoce el derecho a programas de salud pública específicos o adaptados a las necesidades especiales por parte de los menores, los mayores, las personas que se encuentren en situación de dependencia, las personas con discapacidad física, intelectual o sensorial, las que soporten situación o riesgo de exclusión social, las que sufran enfermedad mental, las que estén en situación terminal, las que padezcan enfermedades crónicas y discapacitantes, las diagnosticadas de enfermedades raras o de baja incidencia en la población, entre otras.

En materia de prevención de los problemas de salud, el texto recoge que las actuaciones se dirigirán a todas las etapas de la vida de las personas -infancia, adolescencia, juventud, edad adulta y vejez - para prevenir la aparición de problemas de salud física y mental mediante el diagnóstico precoz de enfermedades congénitas y de problemas del desarrollo infantil, así como la atención temprana de esos problemas, y la identificación precoz de las circunstancias o problemas de salud que hagan evolucionar la enfermedad a discapacidad o de ésta a dependencia.

Subir

Desarrollo de los servicios de salud pública

Con la Ley de Salud Pública de Andalucía se procede a una regulación del desarrollo de los servicios de salud pública para adaptarlos a los retos de los tiempos actuales, que posibilite ofrecer una respuesta proactiva, flexible e innovadora a los retos de salud y las demandas sociales, garantizando la mayor efectividad, con autonomía de gestión que facilite la intersectorialidad.

Así, el texto aborda la creación del Centro de Investigación de Salud Pública y del Observatorio de Salud Pública de Andalucía, y reconoce la labor de la Escuela Andaluza de Salud Pública como ente instrumental de la administración sanitaria autonómica para la generación y gestión del conocimiento en los campos de la salud pública y la gestión de servicios sanitarios y sociales.

La norma pretende la colaboración profesional en redes, por la cooperación interadministrativa y la planificación en salud pública, y en ella se establece un perfil de profesionales de salud pública, se apuesta por su desarrollo profesional y se regulan las responsabilidades de los profesionales de salud pública.

Subir

Última revisión:  23/10/2012

Avenida de la Innovación, Edificio Arena 1, 41020 - Sevilla (España)
Telf: +34 95 5006300 FAX: +34 95 5006328
Suscribir a RSS Nivel Doble-A de Conformidad con las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 (WCAG 1.0)