Consejería de Igualdad, Salud y Políticas sociales / Ciudadanía / Noticias - Desciende un 40% la tasa de mortalidad por accidente cerebrovascular gracias a la mejora de la atención sanitaria

Noticias

Desciende un 40% la tasa de mortalidad por accidente cerebrovascular gracias a la mejora de la atención sanitaria

Mañana se celebra el Día Mundial del Ictus, un problema de salud que ocurre en Andalucía cada 30 minutos

Compartir esta noticia:

La tasa de mortalidad por accidentes cerebro vasculares ha experimentado en los últimos años un notable descenso, de casi la mitad de su valor tanto en hombres como en mujeres, gracias a la mejora de la atención sanitaria. Son datos del Sistema de Información de Vigilancia de la Salud del Sistema Sanitario Público de Andalucía que revelan que la mortalidad por accidente cerebrovascular en Andalucía ha descendido un 38% para los hombres y el 42% para las mujeres, en los últimos cinco años hasta situarse en 59,6 casos por 100.000 y a 45,4 por 100.000 respectivamente.

Mañana se celebra el Día Mundial del Ictus, una situación clínica grave que afecta sobre todo a personas mayores. En Andalucía, se produce un caso cada 30 minutos dado que su incidencia es 163,4 episodios al año por cada 100.000 hombres y 98,6 por 100.000 mujeres. Estos valores también han descendido en los últimos cinco años en la región: en un 11% en los hombres y en un 10% en las mujeres.

Esta patología es la tercera causa de muerte en los países occidentales y la primera causa de invalidez en nuestro país, siendo el motivo más frecuente de ingreso en los servicios de neurología de los hospitales andaluces.

Entre los principales factores de riesgo para sufrir un evento cerebral están la hipertensión, el tabaquismo, la obesidad, la diabetes y el colesterol, así como el padecer determinadas enfermedades del corazón o el consumo de alcohol o de drogas. Es importante conocer si se padece hipertensión arterial y controlarla adecuadamente, así como abandonar el tabaco y mantener hábitos de vida saludables con una alimentación equilibrada y ejercicio físico para intentar prevenir este tipo de accidentes.

El ictus es una patología difícilmente identificable que, sin embargo, requiere de una rápida actuación para reducir los efectos secundarios y la mortalidad, y garantizar una correcta recuperación. Por ello, los sanitarios deben valorar en minutos el grado de autonomía del paciente y administrar los cuidados en relación a la gravedad de su situación.

Algunas de las señales para detectar un ictus son la falta de sensibilidad, debilidad o parálisis repentina en la cara, el brazo o la pierna, especialmente en un lado del cuerpo; la confusión súbita o problemas repentinos para hablar o entender; la pérdida súbita de memoria; los problemas repentinos para ver con uno o los dos ojos; las dificultades para caminar, la aparición de mareos o vértigo y la pérdida del equilibrio o capacidad de coordinación; y el dolor de cabeza súbito y de máxima intensidad.

Mejoras en la atención sanitaria

Un estudio de investigación está analizando los beneficios de una evaluación con medios audiovisuales desde el domicilio de los pacientes cuando son atendidos por los servicios de emergencias. Es el proyecto “teleictus en movilidad”, que consiste en la transmisión tanto de imágenes como de bioseñales desde los equipos de emergencias sanitarias 061 hasta el Servicio de Neurología del Hospital de referencia desde que se atiende al paciente en su domicilio, lo que puede permitir un mejor abordaje del problema e identificar mejor las necesidades de cada paciente antes incluso de llegar al hospital.

Los expertos indican que el factor que determina la eficacia del tratamiento (fibrinolisis) en estos pacientes es que éste se aplique entre los 90 y 120 minutos posteriores al inicio de los síntomas. La fibrinolisis consiste en un tratamiento intravenoso con trombolítico, es decir, un fármaco que disuelve el trombo que obstruye las arterias, con lo que se mejora de forma notable la evolución de los afectados. Este proyecto pretende mostrar evidencias sobre el uso de la plataforma basada en tecnologías inalámbricas que permiten aproximar el hospital a cualquier lugar donde se encuentre el paciente, acortando tiempos de diagnóstico e inicio de tratamiento en el periodo de fase aguada del ictus.

La Empresa Pública de Emergencias Sanitarias y el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla están realizando este pilotaje, financiado por el Instituto Carlos III, con el fin de que mejorar la comunicación entre equipos médicos móviles de emergencias sanitarias y equipos médicos expertos en la fase más aguda del ictus mediante para reducir significativamente los tiempos tanto de diagnóstico como de tratamiento.

Además, la Consejería de Salud y Bienestar Social, también a través de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias, ha desarrollado un protocolo de cuidados especializados para pacientes con accidente cerebrovascular (ACV) o ictus con el objetivo de mejorar la calidad de la asistencia y la seguridad de estas personas durante su traslado a Urgencias.

Concretamente, el protocolo recoge, entre otros aspectos, la importancia del manejo de estos pacientes para garantizar su seguridad ante el alto riesgo de caídas que presentan, dado que partes de su cuerpo pueden perder movilidad. Por ello, los profesionales de enfermería deberán seleccionar la posición idónea desde donde atender al paciente en función del lugar afectado, con el fin de mejorar su comunicación y asegurar su estabilidad durante el traslado, estableciendo además los cuidados específicos para todo paciente trasladado en UVI móvil.

Estas medidas de atención y cuidados específicos han sido diseñadas por los propios profesionales de enfermería de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias basándose en las evidencias científicas disponibles, y tienen como finalidad detectar las necesidades individuales de los pacientes en función del déficit neurológico que padezcan y prestar así una atención personalizada acorde con el nivel de afectación.

Dado que en muchas ocasiones las personas que sufren un ictus ven, entre otros síntomas, alterada su capacidad de habla, también se ha iniciado un estudio de investigación dirigido a evaluar la utilidad de diferentes dispositivos de ayuda basados en el lenguaje no verbal o elementos de apoyo, como dibujos o ilustraciones adaptados a estas personas, que faciliten al paciente la comprensión de lo que les ocurre y mejore su percepción de seguridad y su respuesta emocional.

Código Ictus

En el marco del Plan de Atención al Ictus, se instauró la herramienta Código Ictus, que organiza y coordina las estructuras prehospitalarias y hospitalarias con el objetivo identificar a los potenciales pacientes con ictus isquémicos que se podrían beneficiar con la trombólisis.

La detección del paciente “código ictus” por parte de los profesionales 061 es fundamental para aplicar el tratamiento y cuidados adecuados a estos pacientes, alertando además al centro sanitario de la llegada del mismo, indicando la sintomatología, el tiempo de evolución, la situación en la que se encuentra el paciente y el tiempo de llegada al Hospital para que se prepare la acogida del mismo y se ponga en marcha la continuidad asistencial necesaria para mejorar su supervivencia y reducir las posibles secuelas. Actualmente, el código ictus se ha extendido a la totalidad de los centros sanitarios andaluces.

En cuanto a la prevención, hay que añadir que existen medidas como los antitrombóticos, anticoagulantes, terapia endovascular, la terapia quirúrgica arterial y el control de los factores de riesgo vascular que han demostrado eficacia en la prevención de nuevos episodios. De hecho, más del 50% de pacientes con ictus son hipertensos y el control de la presión arterial puede disminuir más del 40% el riesgo de padecer un nuevo ictus.

Unidades

Actualmente, el Sistema Sanitario Público de Andalucía cuenta con dos unidades de ictus de referencia, una en el hospital Virgen del Rocío y otra en el hospital Regional de Málaga.

La Consejería de Salud y Bienestar Social viene trabajando con ocho hospitales andaluces con el objetivo de habilitar unidades de atención al ictus en todas las provincias de la comunidad autónoma. De hecho, está previsto que a finales de este año culmine el análisis de los criterios que tienen que cumplir las unidades de neurología para convertirse en unidades de ictus de referencia. En la misma línea, también se está ultimando el mapa de hospitales de referencia para el manejo del ictus complejo.

Información a la ciudadanía

La Consejería de Salud y Bienestar Social está trabajando en la elaboración de 2 guías de información a la ciudadanía sobre la prevención primaria y secundaria del ictus.

Estos materiales se sumarán a otros ya editados como el folleto ‘Tiempo es cerebro. Llama al 061’ que, en un lenguaje sencillo y alejado de tecnicismos, ofrece las claves necesarias que ayudan a reconocer un ictus y a actuar para reducir al máximo los tiempos de respuesta asistencial; es decir, información sobre qué es un ataque cerebrovascular o ictus, por qué se produce, cómo se reconoce y cómo actuar cuando se produce. Además, aporta recomendaciones sobre cómo evitar su aparición y consejos para prevenirlo. Este contenido está disponible en la web de la Consejería.

Asimismo, existe una guía para profesionales con información técnica y especializada sobre el código ictus, escalas de valoraciones neurológicas, a fin de facilitar la detección precoz. Esta guía está también disponible en el perfil de profesionales de la web de la Consejería de Salud y Bienestar Social (www.juntadeandalucia.es/salud) y en la del Servicio Andaluz de Salud (www.juntadeandalucia.es/servicioandaluzdesalud).

Última revisión:  29/10/2012

Avenida de Hytasa nº 14, 41071 - Sevilla (España)
Telf: +34 95 5006300 FAX: +34 95 5006328
Suscribir a RSS Nivel Doble-A de Conformidad con las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 (WCAG 1.0)