EnglishFrenchGermanItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishSwedish
Con la tecnología de traductor googleTraductor de Google

La medida ha empezado a aplicarse desde este lunes en todos los centros de atención primaria

El sistema que utilizan los médicos de atención primaria del SAS para dar la baja a sus pacientes ha cambiado. Desde el pasado lunes,  la Consejería de Salud aplica un nuevo modelo de altas y bajas médicas para las trabajadoras y trabajadores afectados por incapacidad temporal aprobado por el Gobierno central.

Entre las modificaciones más llamativas está que se elimina el procedimiento de emisión de los partes de confirmación semanales, lo que evitará que el trabajador tenga que ir a por ese parte a los tres días de recibir la baja. Los médicos de familia tendrán que determinar desde el primer día cuánto durará la baja. La nueva norma agrupa las incapacidades temporales en cuatro tipos en función de la enfermedad y del tiempo que el facultativo considere que el empleado debe estar sin trabajar.

Si la duración de la baja se estima entre cinco y treinta días, el parte de confirmación deberá firmarse cada dos semanas; si está previsto que dure entre 31 y 60 días, el parte se emitirá cada 28 días; en enfermedades de larga duración (más de 61 días), la confirmación de la baja se dará cada 35 días. La norma obliga a elaborar un informe médico cada mes y repetirlo al día 35 en el caso de bajas de dos meses. Otra novedad es que se endurecen los criterios de baja a partir de los tres meses de duración. Una vez transcurrido ese plazo, intervendrán los inspectores médicos. Con el sistema actual la inspección médica sólo actúa al cumplirse el año de baja.

En caso de que la incapacidad temporal se prolongue por encima de 365 días, el control será asumido por el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), que tendrá que estudiar si ve posibilidades de curación de paciente y que podrá conceder una prórroga de 180 días si así lo considera oportuno.

Las mutuas no podrán dar las bajas en las enfermedades comunes, peros sí en las derivadas de accidentes de trabajo o de padecimientos profesionales. Las mutuas están autorizadas a llevar a cabo un mayor control de las bajas y pueden proponer las altas y establecer fechas para el reconocimiento de los trabajadores.

Objetivo del nuevo procedimiento

El objetivo con el proyecto de gestión de incapacidades temporales (IT) es ofrecer garantías a los pacientes en sus derechos cuando sufren una enfermedad y requieren una baja, evitar conflictos con las empresas e impedir posibles fraudes, así como desburocratizar las consultas de atención primaria y reducir las consultas que los médicos de familia dedican a solucionar trámites administrativos derivados de las renovaciones de las bajas.

Más información aquí

Última actualización: junio 13, 2016

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR