La receta electrónica,
en marcha

LA RECETA electrónica de Andalucía Receta XXI, un sistema de prescripción y dispensación pionero en Europa, ha entrado ya en su fase de implantación. En concreto, desde mediados de octubre, se está aplicando en la totalidad de Huelva capital con lo que, en estos momentos, esta iniciativa abarca a una población de 214.000 habitantes, 16 centros de atención primaria, 139 médicos y 134 oficinas de farmacia. Con este sistema se ha prescrito medicamentos a 9.927 pacientes y se han efectuado 158.761 dispensaciones, cifras que crecen progresivamente (ver tabla).
La puesta en marcha en Huelva se ha realizado tras superar con éxito casi un año de pilotaje en nueve centros de atención primaria en municipios de Almería (Benahadux), Cádiz (Olvera), Córdoba (Alcolea), Granada (Dúrcal y Jun), Huelva (Rociana), Jaén (Mancha Real), Málaga (Mollina) y Sevilla (barriada de Torreblanca). Los resultados obtenidos hasta ahora son bastante positivos y tanto los usuarios como médicos y farmacéuticos que lo utilizan muestran un alto nivel de satisfacción.
Los primeros resultados son ciertamente elocuentes. Así, en Mollina y Rociana el 50% de las recetas se realizan ya por este nuevo sistema. El director del Centro de Salud de Mollina, en declaraciones a un periódico de Málaga, ha asegurado que las consultas médicas han disminuido significativamente ya que “antes de la puesta en marcha de la receta electrónica, entre cinco o diez pacientes se quedaban fuera de las listas, y ahora todos los días sobran citas, atendiendo a una media de 35 consultas diarias”. También el director de Torreblanca, en una comunicación sobre el análisis de este tipo de prescripción en una consulta médica de su centro, presentada recientemente en un congreso nacional, concluye que ha habido una reducción del 60% en la frecuentación de consultas administrativas para la renovación de recetas. En ese mismo congreso se expusieron los resultados del centro de Benahadux, en el que tras tres meses de pilotaje la demanda administrativa para renovación de recetas se ha reducido en un 25,7% y el 92,3% de los usuarios a los que se realizó una encuesta dicen sentirse satisfechos o muy satisfechos con este modelo de prescripción.
Receta XXI es el sistema más avanzado de los existentes en Europa, y así lo han reconocido países con gran desarrollo tecnológico como Suecia, en la visita que representantes de la administración sanitaria sueca realizaron, en marzo pasado, a nuestra Comunidad. También se ha evidenciado en la reunión internacional, celebrada, en junio, en Amsterdam, organizada por la Asociación Europea de Proyectos Telemáticos de Salud (EHTEL). En este encuentro, en el que se expuso nuestro proyecto de receta electrónica junto a otros seis países que tienen alguna otra iniciativa de prescripción electrónica —entre los que se encontraban Alemania, Reino Unido, Suecia y Dinamarca— se puso de manifiesto que ningún país cuenta con la red de informatización de historia clínica de Andalucía ni con un sistema de receta electrónica tan avanzado como el nuestro.

Datos a 9 de noviembre 2004

El principal objetivo de Receta XXI es evitar que los pacientes tengan que acudir a su médico sólo para que les prescriba recetas. A esta enorme ventaja hay que añadir la disminución del número de consultas que se producirán en atención primaria, que se estima en un 18% al menos, lo que posibilitará al médico más tiempo asistencial disponible. Otro importante avance es que permitirá que los médicos especialistas puedan prescribir directamente todo el tratamiento a sus pacientes. Además, este sistema minimiza los trámites para el control sanitario del visado.
A la informatización de los centros de salud y a la prescripción de receta a través del ordenador (en Andalucía se hicieron el pasado año un total de 90 millones de recetas, el 72% del total de recetas), se suma ahora la implantación efectiva de la receta electrónica algo distinto y sumamente más complejo.
Receta XXI se irá extendiendo en el resto de los centros de atención primaria de Andalucía en paralelo a la implantación de la Historia de Salud Digital (DIRAYA). Al mismo tiempo, también se aplicará en 2005 a las consultas externas de atención especializada.