Pautas de actuación
Testamento vital

ANDALUCÍA CUENTA desde octubre de 2003, con su propia ley de declaración de voluntad vital anticipada, o testamento vital, (Ley 5/2003, de 9 de octubre, de Declaración de Voluntad Vital Anticipada) y desde hace un año con el Registro de voluntades vitales anticipadas. Nuestra ley, como la propia ley básica reguladora de la autonomía del paciente, surge de la necesidad de ofrecer respuestas a una sociedad que, en los últimos tiempos, debate sobre el derecho a morir dignamente y sobre la autonomía de los pacientes para decidir sobre el destino de sus vidas y sobre los tratamientos de soporte vital, su aplicación o retirada en situaciones límite. Como podemos constatar en los medios de comunicación, esta discusión no se circunscribe a nuestra sociedad. Casos, como el reciente de Terri Schiavo, paradigmático donde los haya, ponen de relieve la multiplicidad de sensibilidades que afloran en situaciones como ésta, generando controversias a las que no somos ajenos, cuando no afectados, los propios profesionales sanitarios.

Decisiones clínicas y declaración de voluntad vital
En este sentido, nuestra legislación dispone de un marco jurídico para cuando tenemos que adoptar decisiones clínicas ante pacientes en condiciones extremas o terminales, o bien, afectados por enfermedades degenerativas físicas o psíquicas, que no les permiten expresar su voluntad por sí mismos y, en consecuencia, adoptar decisiones. De estas reglamentaciones surge la declaración de voluntad vital anticipada como herramienta fundamental para los profesionales sanitarios en la orientación de sus actuaciones clínicas, transmitiendo la seguridad de que son aplicadas de acuerdo con una voluntad legítima y adecuada al ordenamiento jurídico. La validez de la declaración la determina, entre otros requisitos, su inscripción en el Registro y, en la actualidad, se limita al territorio andaluz hasta la creación y puesta en funcionamiento del Registro nacional.
La declaración de voluntad vital anticipada es una manifestación que consta por escrito y que realiza una persona, de forma consciente y sin coacción alguna, respecto a las opciones e instrucciones que desea que se respeten en una asistencia sanitaria futura en la cual, llegado el caso, no pudiera expresar por sí misma su voluntad. Además de las opciones e instrucciones, permite a su autor nombrar a un representante para que, si fuera necesario, tome decisiones u otorgue el consentimiento informado en su nombre, todo ello, de acuerdo con su voluntad declarada y con sus valores morales, tradiciones culturales y creencias. En definitiva, proporciona a las personas un medio para manifestarse clara e inequívocamente sobre el destino de su propia vida y los tratamientos en situaciones límite o en aquellas otras derivadas de procesos degenerativos irreversibles. Permite a las personas dejar por escrito su concepto de una vida de calidad y de una muerte digna en coherencia con sus valores éticos. La norma legal prevé la modificación parcial o total de las declaraciones para que, en todo momento, su contenido se adecúe a la historia de valores del declarante.
A finales del mes de abril pasado, un total de 1.948 andaluces ya han formulado su testamento vital.

Consulta del Registro
Los profesionales sanitarios y, concretamente los médicos, tenemos asignado por la ley un papel de gran responsabilidad, al determinar la obligación de consultar el Registro ante situaciones como las descritas. Podemos acceder a él para efectuar la consulta a partir del código numérico personal asignado como profesionales del Servicio Andaluz de Salud. Pero este acceso únicamente está permitido al médico que atiende al paciente y, mediante el mismo, puede conocer en qué términos expresó su voluntad. Si la situación lo exige, el facultativo médico puede contar con un colaborador (otro profesional sanitario, administrativo, etc.) para que realice la consulta, aunque ésta se limitará a constatar la existencia de declaración de voluntad vital anticipada.
El acceso al Registro se realiza a través de Salud Responde —disponible las 24 horas— llamando al teléfono
902 505 060 donde, una vez constatada la identidad del consultante, un médico del citado servicio facilita el contenido de la declaración del paciente o, en su caso, confirma la existencia o no de declaración.


Formularios, normativa e información complementaria disponibles en:
www.juntadeandalucia.es/servicioandaluzdesalud