Servicio Andaluz de Salud. Consejeria de Igualdad, Salud y Politicas Sociales. Hospital Universitario Reina Sofia

Comunicación - Noticias del Reina Sofía - Un centenar de personas revisan en unas jornadas en el Hospital Reina Sofía el impacto sociosanitario del ictus

TwitterFacebookLinKedInLinkedIn

 

NOTICIAS

< El Hospital Reina Sofía y el IMIBIC organizan un encuentro sobre el empleo de técnicas mínimamente invasivas en glaucoma
30 octubre 2018 11:51 Antiguedad: 22 days

Un centenar de personas revisan en unas jornadas en el Hospital Reina Sofía el impacto sociosanitario del ictus

Tras cuatro meses de funcionamiento, la Unidad de Ictus ha atendido a 200 personas y ha mejorado los tiempos de respuesta, lo que se traduce en un incremento de la calidad de vida del paciente


El Hospital Universitario Reina Sofía reúne hoy a profesionales sanitarios, pacientes y familiares en las primeras jornadas informativas que se organizan en colaboración con los centros de hospitalarios de la provincia, Atención Primaria y 061 con motivo del Día Mundial del Ictus. 

Responsables sanitarios, profesionales y pacientes participan en las jornadas de ictus
Responsables sanitarios, profesionales y pacientes participan en las jornadas de ictus

Inicia la descarga del ficheroampliar imagen (jpg 178 kb)

La delegada de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, María Ángeles Luna, ha inaugurado este encuentro acompañada por la directora gerente del hospital, Valle García; el director gerentedel Distrito Sanitario Córdoba Guadalquivir, José Manuel Cosano; el director provincial del 061, Antonio Mantero; el director de la Agencia Sanitaria Alto Guadalquivir, Pedro Manuel Castro; el director de la Unidad de Gestión Clínica de Neurología del Hospital Reina Sofía, Juan José Ochoa y el neurólogo coordinador provincial del Plan Integral de Ictus, Roberto Valverde.  

En su intervención, María Ángeles Luna ha valorado “la importancia del abordaje de esta enfermedad, ante la cual el tiempo de reacción es vital”. En este sentido, Luna ha hecho hincapié en que “la eficacia de los tratamientos depende del tiempo que transcurre entre los primeros síntomas y la aplicación de los mismos”, por lo que ha puesto de manifiesto la importancia de este tipo de jornadas que permiten una mejor coordinación entre todos los niveles asistenciales que intervienen en la atención al ictus y poner en común el trabajo que se desarrolla en toda la provincia de la mano de profesionales, pacientes y familiares”.

Por su parte, la directora gerente ha señalado “la importancia del trabajo en equipo, la coordinación entre los diferentes niveles asistenciales, que ya está permitiendo una mejora sustancial en la atención que recibe el paciente y que en estos casos además, se traduce en un incremento de la calidad de vida del paciente, pues en estos casos el tiempo de atención es clave para evitar secuelas”.

La atención al ictus implica la participación de diferentes unidades y profesionales (personal del área de Enfermería y facultativos de Neurología, Intensivos, Radiodiagnóstico –especialmente Neurorradiología-, Urgencias, Medicina Interna y Rehabilitación, entre otras). El trabajo coordinado de todos ellos posibilita el mejor abordaje para el paciente en función de su estado y del tiempo transcurrido. 

Y es que según explica el coordinador de ictus de la provincia, Roberto Valverde, “el ictus continúa siendo el problema neurológico grave más frecuente del mundo (constituye la primera causa de mortalidad en las mujeres, la segunda en los hombres y supone la primera causa de invalidez permanente en el adulto)”. Su incidencia es de unos 200 casos por 100.000 habitantes al año, es decir en Andalucía cada año más de 17.000 personas sufren un ictus. 

Precisamente por ello, Andalucía ha priorizado la atención al ictus a través de la creación de planes operativos que recogen la realidad de cada provincia y con los que se garantiza a todos los usuarios el acceso a una atención asistencial completa, de calidad, que disminuye la mortalidad y el nivel de dependencia del paciente tras el ictus. 

Unidad de Ictus

Desde el 25 de junio de este año, el Hospital Reina Sofía cuenta con una nueva Unidad de Ictus, ya que se ha reordenado la atención al paciente que ha sufrido un ictus a fin de depurar los circuitos e incrementar así la precisión y la rapidez en la administración de los tratamientos. La nueva unidad se ubica en un lugar estratégico, junto a las Urgencias y muy próximo al TAC (nivel -1 Hospital General). En los primeros cuatro meses de funcionamiento se han atendido a 215 personas, de las que el 25% recibe el alta con una mínima discapacidad o sin ella. Además, se ha reducido el tiempo medio de atención al paciente a 30 minutos desde que el paciente entra por la puerta hasta que recibe el tratamiento, la mitad del tiempo que recomiendan las guías al respecto.

Hasta ahora, la unidad en la que se atendían a estos pacientes se ubicaba en la UCI y desde la semana pasada reciben asistencia en una nueva -dependiente de la Unidad de Gestión Clínica de Neurología- dotada con personal y equipamiento propios -y la UCI queda reservada para los pacientes en situación grave-. Así, dispone de hasta 6 camas y se ha dotado con un neurólogo, 8 enfermeras, 6 auxiliares y un celador en turnos de mañana, tarde y noche. 

El Hospital Reina Sofía es unidad de referencia de ictus para Córdoba y Jaén, por lo que hasta el complejo sanitario se derivan todas las activaciones del código ictus que se producen en ambas provincias. Al llegar a esta unidad, los pacientes que acaban de sufrir un accidente cerebrovascular son valorados por los especialistas, se estabilizan las constantes, se realiza un TAC craneal para descartar hemorragia y con los criterios clínicos se decide si el enfermo es apto para tratamientos de reperfusión endovenosos (fibrinolisis) o endovasculares (trombectomía mecánica), que tratan de restaurar el flujo cerebral interrumpido y disminuir el daño cerebral. Si el estado es muy delicado puede pasar a UCI para completar allí su atención o, si reviste menos gravedad, pasar a planta –o directamente de alta a casa- una vez que se estabilice. 

En este espacio, los pacientes están monitorizados continuamente y pueden permanecer entre 48 y 72 horas hasta su recuperación. Una vez que reciben el alta, se les cita en consulta para su revisión por el neurólogo y se les realiza una ecografía doppler de control para comprobar el grado de oclusión de las arterias cerebrales. 

Programa

Durante toda la mañana, los asistentes profundizarán en aspectos como el transporte extrahospitalario y la activación del Código Ictus; el funcionamiento del equipo de ictus en los diferentes hospitales de la provincia; la asistencia que se realiza en el servicio de Urgencias; el papel de la neurradiología diagnóstica y la vascular; el papel que juega la Unidad de Cuidados Intensivos; el funcionamiento de la Unidad de Ictus y la posterior rehabilitación que necesitaría el paciente.

Además, las jornadas se cerrarán con el testimonio de Rafael Jiménez, un paciente joven que ingresó en la Unidad de Ictus este verano por sufrir un ictus muy grave y contará su experiencia y cómo ha experimentado una excelente recuperación quedando prácticamente sin secuelas neurológicas.

Signos de alerta

La activación del código ictus desde que se detecta permite la coordinación entre los equipos de emergencias extrahospitalarias y hospitalarias previamente a la llegada del paciente al hospital. En esta línea, los especialistas recuerdan que es conveniente avisar a los servicios de emergencias ante los signos de alerta del ictus, que son cefalea intensa, problemas para hablar y/o pérdida de visión de forma brusca, desviación de la comisura bucal y pérdida de fuerza y/o de la sensibilidad en medio cuerpo.  
Según ha explicado el especialista en Neurología Roberto Valverde “los profesionales del Hospital Reina Sofía atienden cada año a unos 900 pacientes con ictus. Algo más de la mitad se suele tratar en fase aguda de la enfermedad y, de ellos, aproximadamente el 20% va a precisar tratamiento recanalizador”.  En esta línea, los pacientes más graves –siempre que los especialistas consideren que son candidatos para someterse a ello- podrán beneficiarse de los tratamientos endovasculares en las primeras horas tras sufrir el ictus. 

Los casos de ictus se han ido incrementando en los últimos años por factores como la obesidad, hipertensión o tabaquismo, pero sobre todo por el envejecimiento de la población y la mayor esperanza de vida. El 85% de los episodios se produce en mayores de 65 años. La incorporación de los avances que se han ido produciendo en el ámbito diagnóstico y terapéutico, la formación continua, la implantación del Proceso Asistencial Integrado Ataque Cerebrovascular hace ya más de 10 años, el fomento de la coordinación con otros niveles asistenciales, la incorporación de nuevos fármacos y la activación del código ictus, han posibilitado la mejora de los resultados en salud durante los últimos años para los pacientes que sufren un accidente cerebrovascular agudo. 


Archivo


Fecha de creación de la página: 29-Jan-2007

Fecha de la última actualización: 02-Feb-2016

 

 

 

1999-2018 © Hospital Universitario Reina Sofía.

Avda. Menéndez Pidal, s/n 14004 Córdoba. Teléfono 957 010 000.