Bienvenido

Enlace a la web de Inters@s (abre en ventana nueva)
domingo, 21 de diciembre de 2014
Logotipo de la Junta de Andalucía
Servicio Andaluz de Salud
Valore este contenido
  • Valoración sobre 5.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Cuestión de Unidad
IntereS@S Boletín 54. 01/06/2011

"Nuestra misión: un diagnóstico anatomopatológico excelente"

Foto: SAS

Hace ya más de un año que el Servicio de Anatomía Patológica se transformó en Unidad de Gestión Clínica (UGC), y en aquel acto público y oficial aún no éramos del todo conscientes del reto que teníamos que asumir como responsables de la misma. Lo que al principio podría parecer como un mero cambio de nombre, pasar de Servicio a Unidad para seguir siendo lo mismo, se ha convertido en una auténtica transformación interna pasando de ver a la "muestra recibida" como elemento principal a considerar el diagnóstico anatomopatológico como nuestro producto final destinado a cubrir las necesidades de nuestros clientes internos y externos, para conseguir finalmente la satisfacción y expectativas del ciudadano.

Esta transformación interna se ha asentado sobre los pilares de la alineación de nuestra misión y valores como los de la organización, la introducción de la cultura del cambio, la búsqueda de la autonomía del profesional y la transparencia que manifestada desde la dirección del centro nosotros también la hemos hecho nuestra. La construcción de la Unidad sobre estos pilares no está siendo una tarea fácil y necesita no sólo de un compromiso firme desde la organización sino también de líderes capaces de transmitir los valores de la misma, líderes "naturales" que dirijan gracias a su trabajo esforzado y a su consagración, que organicen un equipo y dominen a través de su integridad, sencillos y honestos capaces de tener visiones y crear propuestas profesionales ambiciosas, de dotar de herramientas potentes y eficaces a su equipo, de identificar responsabilidades consistentes y proporcionadas, de tener una relación transparente y coherente y también de diseñar el reconocimiento al peso específico contributivo del trabajo de los miembros de su unidad, líderes que fomenten la conciliación, la innovación, sean emprendedores y sepan priorizar. En definitiva, hacer nuestra la máxima "el mejor líder es el que menos se nota".

Introducir una cultura del cambio basada en hacer nuestros la misión y valores de la unidad y lograr que el profesional se exija un nivel de calidad en el servicio que está dando, buscando la satisfacción del cliente y sintiéndose parte de la organización no es obra de un día, sino un camino arduo donde el ejemplo y la capacidad para la motivación son piezas claves del éxito. Pasar de una farragosa definición de la misión de nuestra unidad fruto de la inexperiencia hasta llegar a aquella reducida a cuatro palabras "Un diagnóstico anatomopatológico excelente" donde queda recogida la verdadera esencia de nuestro trabajo exige una labor mantenida basada sobre todo en una adecuada "Gestión Emocional" que genere los valores compartidos por la organización, conductas coherentes que expresen y pongan de manifiesto la asunción de los mismos, acciones y estrategias que faciliten y promuevan la penetración de los valores mediante una comunicación interna adecuada donde prevalezcan los canales informales a los formales, la potenciación de la convivencia e interrelación humana, la creación de un entorno que propicie la espontaneidad y la creatividad y sobre todo mediante el "aprendizaje cooperativo" que se basa en crear una conciencia compartida de que el "todo" es mayor de la suma de las partes compartiendo los éxitos y tratando el error como fuente de aprendizaje.

En este sentido, en nuestra unidad se han establecido encuentros semanales donde se comparten experiencias personales en un ambiente distendido y relajado, se han definido competencias de actitud dentro de los mapas de competencias donde se premia la asunción de los errores y se han definido espacios compartidos entre categorías donde se potencian el trabajo en equipo y se crea un ambiente propicio para la generación de ideas donde todas tienen cabida y son consideradas, acciones destinadas a hacer nuestras las palabras de Norman Shidle: "Un grupo se convierte en un equipo cuando cada miembro está tan seguro de sí mismo y de su contribución que sabe elogiar las capacidades de los otros". Aún así siempre nos podemos encontrar con individuos rebeldes, desestabilizadores, provocadores que harán de nuestra tarea un desafío y que necesitará un esfuerzo mayor. No obstante, no debemos olvidar que el grupo es más importante que el individuo y el influjo del mismo sobre éste ayudará a su incorporación.

Las UGC nacen ante la necesidad de vehiculizar la gestión del conocimiento y de las competencias mediante la creación de instrumentos más flexibles, dinámicos y moldeables destinados a ofrecer una medicina o asistencia médica para el ciudadano, pensando en el ciudadano y haciendo partícipe al ciudadano pero también haciendo del profesional una pieza clave pretendiendo la consecución de su mayor grado de autonomía posible. Para ello, es clave redefinir los puestos de trabajo en la unidad para establecer las competencias de cada uno de los profesionales de la misma y así poder establecer los criterios para su desarrollo individual. En esta línea, lo primero que hizo nuestra unidad fue desarrollar un "Taller de mapas de competencias", acreditado por la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía, con el objetivo de adquirir los conocimientos y habilidades necesarias para el diseño y aplicación de sus mapas como herramienta de gestión de personas en el ámbito de la Unidad, tras el cual y mediante la creación de grupos de trabajos construir nuestros mapas de competencias estableciéndose uno por categoría (Facultativos especialistas de área, técnicos especialistas en anatomía patológica y administración), el mapa de competencias del docente y del investigador de la UGC de Anatomía Patológica, los relacionados con la pertenencia a las comisiones de calidad y de docencia de la Unidad y la joya de la corona: el Mapa de competencias general de la Unidad que contiene todas aquellas competencias transversales que debe de poseer cualquier profesional que pertenezca a la misma, muy relacionadas con la misión y valores de la organización y responsables de definir nuestras señas de identidad. Esta dinámica está siendo exportada a otras unidades de gestión del Complejo Hospitalario de Jaén como la de Microbiología y Cirugía Mayor Ambulatoria.

El consenso y creación de estos mapas nos ha permitido definir parte de los objetivos individuales que se fijan con cada uno de los profesionales cada año, el resto se construye en relación a las prioridades de las unidad, las cuales deben estar armonizadas con el contrato programa del centro y poder construir un Plan de Desarrollo Individual coherente con los objetivos de la unidad, soportado en el principio de progresión y reconocimiento individual en busca de la excelencia y acorde al perfil profesional, psicológico, social y personal de cada uno de los miembros pertenecientes a la unidad. Un Plan que es puesto en conocimiento a la Unidad de Formación del hospital para que se pueda integrar en el programa formativo del mismo.

Finalmente, también estos mapas de competencias, nos han permitido identificar las competencias de actitud esenciales y relacionarlas con la Encuesta de Desempeño Profesional. Una herramienta que al estar ligada a la carrera profesional le confiere una importancia vital pero que no está exenta de una grave dificultad, la de establecer unos criterios de medida objetivables y medibles. Un frente de batalla que sólo la experiencia acumulada cada año hace que cada vez nos acerquemos más a una resolución aceptable de los criterios de medida. En definitiva, una herramienta útil pero de difícil manejo que quizá requiera una reevaluación por parte de la organización.

Pero el compromiso de la organización hacia el profesional en busca de su autonomía debe extenderse también a las UGC. Es necesario crear un modelo de autogestión tutelada donde las mismas puedan gestionar sus recursos económicos, profesionales y de equipamiento permitiéndoles crecer hacia la excelencia y haciéndolas compromisarias de las responsabilidades que asumen. Facilitar la integración, asociación o alianzas entre las mismas a través de unos objetivos comunes que tengan como fin último la de ofrecer el mejor servicio posible en calidad asistencial, mediante las optimización de los recursos disponibles, siempre limitados, y ahora más que nunca, y garantizando la equidad y accesibilidad de todos los ciudadanos de nuestra comunidad. Fomentar la participación e integración de las sociedades científicas autonómicas en la estandarización de criterios garantistas de una atención adecuada al estado del conocimiento de la medicina basada siempre en la mejor evidencia científica disponible. Además, esta autonomía debe ser real sin cortapisas ni limitaciones que atente contra la propia esencia ideológica/conceptual de las mismas y debería estar basado en un nuevo modelo de Gestión por Valores. La implantación del modelo de plataforma de contratación provincial debemos considerarlo como una oportunidad para permitirnos establecer alianzas destinadas a: generar una cartera de servicios común para la provincia, con una oferta de servicios en consonancia con la necesidades de la población a atender permitiendo una equidad entre todos los ciudadanos de la misma, a través de la centralización/descentralización de pruebas; integrar las bases de datos de gestión de las unidades que ofrezca la oportunidad de facilitar la información "on line" entre los distintos hospitales; homogeneizar los protocolos diagnósticos garantizando un producto igualitario en todos los centros; y a crear acuerdos de colaboración en investigación y docencia basados en el potencial humano, de recursos y de material que las alianzas pueden permitir.

Nuestra UGC no debe ser una mera Unidad de Anatomía Patológica dedicada al estudio, por medio de técnicas morfológicas, de las causas, desarrollo y consecuencias de las enfermedades, siendo su fin último el diagnóstico correcto de biopsias, piezas quirúrgicas, citologías y autopsias (definición clásica de la Anatomía Patológica). Las UGC de Anatomía Patológica del siglo XXI deben reinventarse, de redefinirse en base a nuevos paradigmas donde la aparición de innovaciones tecnológicas en los campos de la medicina molecular y la telemedicina y la necesidad de una atención personalizada hacen no sólo que cambie el concepto de "muestra" sino el tratamiento que tengamos que hacer de la misma. Ante estos retos creo justificado que planteemos en la Anatomía Patológica y posiblemente exportable al resto de las especialidades, un modelo de organización en redes entendida como una forma inteligente de organizar situaciones de crecimiento autogenerado, simplificando los ciclos ordenados y flexibles de adaptación a la nueva situación real compleja mediante el uso de unas reglas mínimas de conectividad, produciendo un mayor volumen de crecimiento individual y asociado. Esta nueva organización inteligente debe concentrar su inversión en las personas, reemplazando la estructura de recursos por una plataforma inteligente poseyendo las siguientes características: capacidad de respuesta, gestión de los rendimientos crecientes centrados en nuevos métodos de organización del trabajo, implicación del usuario (el ciudadano como centro del sistema), aparición de nuevos socios, conexiones y equipos reforzados, supremacía del orden (organización plana) sobre la jerarquía donde se desarrolla mejor la gestión del conocimiento, el empeño por la formación continua de sus profesionales (PDI), el establecimiento de un lenguaje común (gestión por valores) y la evolución a la autoorganización (autonomía). Este tipo de organización debe encontrar caminos para motivar a los miembros de la comunidad a compartir su conocimiento con otros y recepcionar el saber hacer de otros creando un entorno de conocimiento colectivo para el trabajo en equipo. Se pretende pues, mediante esta nueva manera de gestión, producir flujos de conocimiento como generadores de ideas donde la organización mantenga su papel validador e integrador y en la cual el aprendizaje inteligente basado en dicho conocimiento se apoye en las condiciones de eficiencia y productividad, rápida diseminación e implementación de las ideas innovadoras y en el suministro de la información correcta a las personas correctas en el lugar correcto. El éxito de este nuevo modelo debe sustentarse en la "coadapatación", es decir lograr sinergias cooperativas a la vez de los éxitos individuales. La anatomía patológica actual y en particular la andaluza, se encuentra en una encrucijada donde las nuevas tecnologías (sistemas de información y telemedicina) junto a las demandas crecientes de los ciudadanos en materias de salud, la tendencia a una medicina individualizada y un modelo organizativo actual generan la oportunidad y los tiempos adecuados para progresar en este sistema en red que rompa las barreras físicas de la gestión del conocimiento y permita mediante las sinergias generables crear una patología de vanguardia sólida, construida mediante la inteligencia adaptativa de los profesionales.

César Luis Ramírez Tortosa
Unidad de gestión clínica de Anatomía Patológica
Complejo Hospitalario de Jaén


Aviso Legal | Política editorial | Política de privacidad | Derechos de los usuarios | Contacto © Servicio Andaluz de Salud. Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales. Junta de Andalucía