Bienvenido

Enlace a la web de Inters@s (abre en ventana nueva)
jueves, 30 de octubre de 2014
Logotipo de la Junta de Andalucía
Servicio Andaluz de Salud
Valore este contenido
  • Valoración sobre 5.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Consejos para viajes internacionales: la salud del viajero

Cada vez más gente realiza viajes internacionales por motivos profesionales, sociales, recreativos o humanitarios. Cada vez más personas viajan más lejos y con mayor frecuencia que antes y esta tendencia continúa. Los viajeros se exponen a una gran variedad de riesgos para la salud en ambientes poco conocidos. La mayoría de estos riesgos, sin embargo, pueden reducirse si se toman las medidas adecuadas antes, durante y después del viaje.

Información sobre enfermedades específicas por países, vacunaciones, etc. en "La Salud también viaja" Sanidad Exterior. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. enlace a web externa


Consideraciones generales [volver]

En su propio hábitat, la gente vive en un estado de equilibrio con los microorganismos locales y con las condiciones climáticas y la altitud de la región. Sin embargo, éste es un equilibrio inestable que puede ser alterado por factores como la llegada de un microorganismo poco familiar, por cambios en el clima o por situaciones de estrés poco habituales. Los cambios físicos y medioambientales que se producen en un viaje internacional alteran de una manera mucho más profunda este equilibrio. Una correcta planificación del viaje y la adopción de las medidas preventivas apropiadas pueden reducir notablemente los riesgos para la salud.

Consulta médica antes del viaje [volver]

Los viajeros que quieran visitar un país en desarrollo deberían acudir al médico entre 4 y 6 semanas antes del viaje, sobre todo si se requiere vacunación. No obstante también el viajero de última hora puede beneficiarse de una visita al médico, el cual determinará si debe vacunarse, tomar medicación antipaludíca o establecer otras medidas específicas. En los viajes prolongados a áreas remotas o a países en desarrollo se recomienda una revisión dental previa.

Botiquín y artículos de higiene [volver]

Para los destinos en los que haya riesgos para la salud significativos, especialmente en los países en desarrollo, y/o cuando la disponibilidad de determinados medicamentos no se pueda garantizar, debe llevarse un botiquín. Para viajar con determinados medicamentos a veces se precisa un documento médico que certifique que el viajero los requiere para su uso personal. En algunos casos se necesita incluso un certificado de la administración sanitaria.

Para minimizar el riesgo de pérdida o robo, las medicinas deben llevarse en el bolso de mano junto con un duplicado de reserva en el equipaje facturado. Salvo que se pueda asegurar su disponibilidad en el lugar de destino, deberán llevarse también artículos para la higiene dental, ocular (lentes de contacto), de la piel y personal.

Viajeros con necesidades especiales [volver]

Los riesgos para la salud asociados con el viaje son mayores para cierto grupo de viajeros que necesitan consejo médico y precauciones especiales. Junto a determinadas circunstancias a prever en función de la edad, o a situaciones como el embarazo, hay que considerar respecto a enfermedades preexistentes, que los enfermos crónicos deben llevar en el equipaje de mano la medicación necesaria para el viaje y para toda la estancia. Deben llevar también, junto al resto de la documentación, el nombre y los detalles para poder contactar con su médico junto con información de su enfermedad y el tratamiento (los nombres de medicamentos por principio activo y las dosis prescritas). No deben olvidar una carta del médico certificando la necesidad de determinados medicamentos o artículos (ej. jeringuillas) que les podría ser requerida en la aduana.

Exámenes sanitarios después del viaje [volver]

A su regreso, los viajeros deben someterse a un examen médico si padecen una enfermedad crónica o si han experimentado alguna enfermedad en las semanas posteriores a la vuelta, sobre todo si tienen fiebre, diarrea persistente, vómitos, ictericia, trastornos urinarios, enfermedades de la piel o infecciones genitales. También deben hacerlo si creen que han sido expuestos a una enfermedad infecciosa grave durante el viaje o si han pasado más de tres meses en un país en vías de desarrollo. La fiebre, a la vuelta de una zona con malaria endémica, es una emergencia sanitaria y los viajeros deben buscar atención médica inmediata.

Viaje por el aire: consideraciones de salud [volver]

Los viajes aéreos, especialmente los de larga duración, exponen a los pasajeros a factores que pueden tener un efecto sobre su salud y el bienestar. Factores asociados a la presión de la cabina, al nivel de humedad de la misma, a la inmovilidad prolongada o a la fatiga de vuelo o jet lag, si bien no pueden evitarse, sí hay maneras de reducir o minimizar sus efectos para la salud. Si se planifican tales circunstancias, pueden tomarse sencillas precauciones antes, durante y después del vuelo que reducirán al mínimo tales efectos. La ingestión o masticación, la maniobra de Valsalva para equilibrar la presión en oido medio o senos; humedecer las vías nasales o sustituir en el viaje por gafas las lentes de contacto; evitar la inmovilidad prolongada con movimiento o sencillos ejercicios; o respetar el ciclo luz-oscuridad o tiempos de reposo que respeten el reloj interno, son entre otras algunas de ellas.

Vacunaciones y profilaxis [volver]

Hay que considerar especialmente las vacunas que se recomiendan y su calendario de administración junto con otra información para cada una de las enfermedades prevenibles por vacunación, en función del destino del viaje. Respecto al paludismo, tiene una importancia relevante ya que es endémica en más de 100 países, que son visitados por más de 125 millones de viajeros internacionales cada año. Ningún régimen quimioprofilactico frente al paludismo da protección completa ante la enfermedad, aunque reduce de forma muy importante el riesgo de contraer la misma. De ahí la importancia de observar medidas de profilaxis que prevengan la aparición de la enfermedad.

Contenidos de un botiquín básico [volver]

Elementos de primeros auxilios:

  • esparadrapo o cinta adhesiva sanitaria
  • antiséptico limpiador de la herida
  • vendas
  • gotas oculares emolientes
  • repelente de insectos
  • tratamiento de mordeduras de insectos
  • descongestionante nasal
  • sales de rehidratación oral
  • tijeras y alfileres de seguridad
  • analgésico sencillo (por ejemplo, 'paracetamol')
  • 'apósito' estéril
  • termómetro clínico.

Los elementos adicionales según las necesidades del destino e individuales:

  • medicación antidiarreica
  • polvo antifúngico
  • medicación antipalúdica
  • preservativos
  • medicación para cualquier trastorno médico preexistente
  • sedantes
  • jeringas y agujas estériles
  • desinfectante de agua
  • otros para atender las necesidades previsibles, según el destino y la duración de la visita.

Listado para revisar por el viajero [volver]

Información sobre las condiciones locales. Dependiendo del destino:

  • Riesgos relacionados con la zona (urbana o rural)
  • Tipo de alojamiento (hotel, camping)
  • Duración de la estancia
  • Altitud
  • Problemas de seguridad (ej. Conflictos en la zona)
  • Disponibilidad de servicios sanitarios

Prevención:

  • Vacunas. Contactar con un centro médico preferentemente de 4 a 6 semanas antes de la salida.
  • Paludismo o Malaria. Recabar información sobre el riesgo de malaria, prevención de las picaduras de mosquitos, necesidad de medicación profiláctica y de reserva para emergencias, mosquitero para dormir y repelente de insectos.
  • Higiene de los alimentos. Tomar sólo alimentos totalmente cocinados y bebidas correctamente embotelladas. Hervir el agua en caso de duda y, si esto no es posible, usar un filtro homologado en buenas condiciones y/o un agente desinfectante.
  • Enfermedades locales específicas.

Accidentes relacionados con:

  • Tráfico (obtener una tarjeta con el grupo sanguíneo antes de la salida)
  • Animales (cuidado con las serpientes y perros rabiosos)
  • Alergias (usar un brazalete médico de alerta)
  • Sol (incluir gafas de sol y protector solar)

Revisiones

  • Médica (obtener recetas suficientes para la estancia y componer un botiquín apropiado)
  • Dental
  • Oftalmológica. Un par de gafas de repuesto
  • Otras según condiciones específicas (ej. Embarazo y diabetes)

Tener un seguro médico para cobertura adecuada en el extranjero (accidentes, enfermedad y repatriación médica)

Otros enlaces de interés [volver]

Aviso Legal | Política editorial | Política de privacidad | Derechos de los usuarios | Contacto © Servicio Andaluz de Salud. Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales. Junta de Andalucía