El Conjunto Histórico Pozo 5 y el Centro de Visitantes de Airbus, ganadores de los V Premios de Turismo Industrial de la provincia de Sevilla

Fernández asistió en Alcalá de Guadaíra a la entrega de estos galardones que convoca la Diputación para reconocer la puesta en valor de esta oferta

La Diputación de Sevilla entregó hoy los premios ‘Turismo Industrial Provincia de Sevilla’, convocados en su V edición por la institución, a través de Prodetur, con objeto de reconocer a organismos o empresas su contribución al fomento y consolidación de esta actividad. En esta ocasión, se galardonó en la modalidad de ‘Patrimonio Industrial’ al Conjunto Histórico Pozo nº 5, de Villanueva del Río y Minas; y al Centro de Visitantes de Airbus San Pablo-Sevilla, gestionado por Discoveron, en la de ‘Industria Viva’.

En el acto de entrega de galardones, celebrado en la localidad Alcalá de Guadaíra, participaron el presidente de la Diputación, Fernando Rodríguez Villalobos, junto al consejero de Turismo y Deporte, Francisco Javier Fernández, la alcaldesa alcalareña, Ana Isabel Jiménez, y el presidente de la Confederación Empresarial de Sevilla (CES), Miguel Rus.

Rodríguez Villalobos resaltó la “identidad propia” que el turismo industrial ha ido adquiriendo en los últimos tiempos a raíz del “interés que suscita en el visitante y de las múltiples posibilidades que ofrece”. Indicó, en este sentido, que la oferta provincial abarca desde la visita a empresas que trabajan de forma artesana y son ejemplo de la industria más tradicional, hasta las instalaciones más modernas “en las que toma cuerpo la apuesta por la I+D”. Una Red de Turismo Industrial, en su conjunto, conformada hasta la fecha por 146 empresas de 54 municipios sevillanos y que Prodetur comenzó a poner en marcha en 2014.

“Nos encontramos con un tipo de turismo que, además de diversificar la oferta y romper el problema de la estacionalidad, puede ayudar a reactivar la economía de numerosos municipios sacando un doble partido a sus industrias en activo o devolviendo otra vida a las que están en desuso y que, en algunos casos, han sido declaradas, incluso, Bien de Interés Cultural”, apuntó Rodríguez Villalobos.

El jurado -integrado por un representante de la Diputación de Sevilla, uno de la CES y un experto en materia de turismo industrial-, ha constatado el crecimiento “cuantitativo y cualitativo” que viene experimentando esta oferta en la provincia, así como su avance “de manera decidida hacia la consolidación como un subsector turístico pujante y cada vez más atractivo” para los sevillanos y los visitantes foráneos.

En el primer caso, se ha valorado la importancia del Conjunto Histórico Pozo 5 como reflejo de “lo que antaño fue el corazón de un pueblo minero sevillano”, en el que la mina y el carbón que de ella se extraía constituyeron hasta 1972 la esencia misma del municipio. Por su parte, el Centro de Visitantes de Airbus se ha considerado como un “escaparate perfecto” del modo en el que el presente puede enlazar con el futuro y el progreso tecnológico.

Catálogo de recursos

El consejero de Turismo y Deporte, Francisco Javier Fernández, subrayó el importante papel de este segmento como “instrumento de vertebración del territorio y de desarrollo económico en el ámbito local”. En este sentido, incidió en que la rehabilitación de este patrimonio es capaz de regenerar áreas degradadas, incrementar los beneficios económicos y mantener viva la memoria de un pasado productivo, técnico y social que, además, aún pervive. Igualmente, apuntó que ayuda a las industrias a potenciar su economía, divulgando sus productos, y les genera una actividad complementaria, como es la del ocio.

Desde el punto de vista turístico, el consejero se refirió al amplio catálogo de patrimonio industrial que posee Andalucía, y la provincia de Sevilla en particular, por lo que hizo hincapié en la necesidad de poner en valor este segmento que sirve de complemento a los viajeros que vienen al destino a buscar experiencias.

La alcaldesa alcalareña, Ana Isabel Jiménez, quien felicitó a la Diputación por estos premios, aseguró que el que recibieron en 2016 supuso un acicate para la localidad. “Este edificio, La Harinera, emblema de la industria panadera alcalareña, con su estructura restaurada, su maquinaria y aperos en perfecto estado, tiene cada vez más vida. Nos ayuda –dijo- a divulgar entre la población nuestro pasado para que las nuevas generaciones no olviden de dónde vienen y qué es lo que ven por su ciudad, ciertos edificios, molinos, monumentos… pero es también enclave turístico, guía para la interpretación de otros vestigios de nuestro pasado industrial panadero y puerta a nuestro monumento natural. Y también se está convirtiendo en un hemiciclo perfecto para el contacto industrial”, añadió.

Por su parte, el presidente de la CES, Miguel Rus, trajo a colación el apoyo que, desde el primer momento, ofreció esta confederación empresarial a Prodetur en su impulso a un nuevo producto relacionado con el turismo industrial, que ha contribuido, en su opinión, a abrir “una nueva vía para la dinamización social y económica de la provincia”. Para Rus, esta actividad constituye “una buena forma de fomentar la concienciación del patrimonio y de las costumbres, consiguiendo que los visitantes tengan la oportunidad de observar directamente el esfuerzo que implica la fabricación de los productos. La experiencia –añadió- nos está diciendo que no basta con recuperar un patrimonio industrial como bien cultural, sino que debemos ir más allá”.

La entrega de premios tuvo lugar durante la clausura del V Encuentro Empresarial de Turismo Industrial que, organizado también por la Diputación, se ha desarrollado a lo largo de la mañana y en el que se han analizado algunas experiencias exitosas de este tipo de turismo en la provincia, algunas, incluso, premiadas en anteriores ediciones como es el caso de la Harinera del Guadaíra, sede del encuentro.