Fernández destaca la necesidad de prevenir el consumo inadecuado de sustancias en el ámbito deportivo de ocio

La Consejería crea un grupo de expertos para proponer medidas para un uso correcto de estos productos

El consejero de Turismo y Deporte, Francisco Javier Fernández, destacó hoy en el Parlamento andaluz la necesidad de prevenir y de informar sobre el consumo inadecuado de diferentes sustancias destinadas supuestamente a la mejora del rendimiento en el deporte de ocio, sin que exista un fundamento científico para ello y, en algunos casos, con perjuicio para la salud de los usuarios.

En este sentido, explicó que la Consejería acaba de crear recientemente un grupo de trabajo, integrado por miembros de la Secretaría General para el Deporte y del Centro Andaluz de Medicina del Deporte (CAMD), así como representantes de colegios profesionales, federaciones, asociaciones y empresarios, para diseñar medidas de actuación para un uso saludable de dichas sustancias.

Para ello, una de las áreas de trabajo de estos expertos analizará el perfil de los diferentes consumidores de los productos y los grupos de riesgo, con especial atención al uso indebido de suplementos nutricionales y/o fármacos no autorizados para la mejora de la masa muscular entre los más jóvenes. También se realizará una tipificación de las sustancias, así como de los fundamentos científicos que ratifican su uso en el deportista.

Igualmente, se abordarán los efectos adversos para la salud del deportista y la seguridad de los diferentes suplementos. En relación con este aspecto, un estudio de la Revista Andaluza de Medicina del Deporte de 2016 sobre el consumo en gimnasios de 575 productos distintos, ya apuntó a la reducida evidencia científica de la eficacia de uso de batidos protéicos, complejos polivitamínicos y agentes lipolíticos.

Otro de los asuntos de análisis serán los casos de control antidoping positivo por adulteración de sustancias, para lo que se pretende promover una información adecuada y las buenas prácticas en la industria fabricante. Además, se impulsará la adecuada prescripción de suplementos nutricionales solamente por parte de profesionales correspondientes, tras un análisis de las necesidades de cada deportista.

Finalmente, el grupo de trabajo analizará la autorregulación de la publicidad de la industria fabricante de los compuestos, así como la información disponible en internet y la creación y fomento de las fuentes fiables y solventes sobre el uso saludable y responsable de este tipo de productos, tanto para los propios usuarios como para los profesionales encargados de velar por la salud del deportista.