Fernández destaca las Jornadas ‘Cazalla, Villa Real y Corte’ como un “buen ejemplo” de refuerzo de la oferta de interior

El consejero inauguró esta cita que rememora la vida de la localidad sevillana durante el siglo XVIII con actividades lúdicas, culturales y turísticas

El consejero de Turismo y Deporte, Francisco Javier Fernández, inauguró hoy en Cazalla de la Sierra (Sevilla) las Jornadas ‘Cazalla, Villa Real y Corte’ y destacó que este evento es un “buen ejemplo” de refuerzo de la oferta de interior del destino. Esta cita consiste en una programación de actividades lúdicas, culturales y turísticas con la que se pretende rememorar la vida en el municipio durante el siglo XVIII.

Las jornadas, organizadas por el Ayuntamiento cazallero, se celebran hasta el 1 de julio y pretenden ensalzar el hecho de que la localidad acogió 13 días del mes de junio de 1730 al rey Felipe V y a la reina Isabel de Farnesio. Este enclave fue aconsejado por el entorno de la consorte como lugar agradable, con numerosas familias nobiliarias y con abundante caza y buenos vinos, para ayudar al monarca a salir de su tristeza.  

Durante cinco días, Cazalla de la Sierra mostrará la idoneidad de aquella elección real a través de una amplia programación de actividades culturales, deportivas y gastronómicas, que incluye exposiciones, exhibiciones de rejoneo, recreación de juegos de la época, rutas monumentales, degustaciones y conferencias. Además, las empresas locales podrán mostrar los productos autóctonos que se elaboran en el municipio.

Fernández incidió en que esta iniciativa es “una excelente oportunidad” para poner en valor los recursos culturales y gastronómicos existente en la localidad, además de complementar la oferta del interior de Sevilla y de Andalucía en general. También apuntó que es “un buen ejemplo” de turismo sostenible, porque se pone en valor el patrimonio  como medio de desarrollo económico y social, y de creación de empleo.

El consejero subrayó el respaldo de la Junta a este tipo de proyectos locales de lanzamiento y comercialización de productos novedosos, que enriquecen la oferta del destino en el segmento de interior. De hecho, esta tipología tiene un protagonismo destacado en el Plan de Marketing Turístico porque contribuye a reducir la estacionalidad y complementa a otras ya consolidadas, como puede ser la de ‘sol y playa’.

El turismo de interior atrajo a unos seis millones de viajeros al destino en 2017, lo que supone un crecimiento del 6,8% con respecto al año anterior y una cuota de mercado del 19,8%. Este segmento presenta unas particularidades que lo hacen diferentes del resto, entre las que destaca que son los propios andaluces los principales emisores, con casi el 47% del total, o su alto grado de fidelidad.