Arquitectura pública de Andalucía

Arquitectura pública de Andalucía

Ayuntamientos | Ayuntamiento de Loja

Ayuntamiento de Loja . Granada

Fotos

Para ver una ampliación de las imágenes pulse sobre ellas

Planos

Para ver una ampliación de las imágenes pulse sobre ellas volver arriba

Descripción

A finales del siglo XV y principios del XVI se levanta en Loja un ayuntamiento que a lo largo del tiempo sufrirá distintas reformas. Aquel edificio conservaría su función consistorial hasta 1927, año en el que se traslada, junto con los juzgados, a la antigua casa del Duque de Valencia, el general y político decimonónico Ramón María Narváez.

Este edificio de porte palaciego, que destaca sobre el caserío circundante, se construye en 1862, adscribiéndose formalmente al repertorio historicista, con marcadas concesiones a la estética ecléctica francesa, especialmente presente en elementos como la portada de la cochera.

Se enclava en el centro histórico de la ciudad, en una manzana de edificación compacta en forma alargada y entre dos calles longitudinales, con un fuerte desnivel entre ambas. La portada se abre a la calle principal, la del Duque de Valencia, donde el espacio público se dilata a modo de pequeña plaza.

En 1905 el edificio pasa a ser público, albergando además de la Casa Consitorial, la biblioteca, el centro asistencial, los juzgados o unas viviendas para profesores.

La edificación consta de tres plantas de altura y sótano ventilado, estructurándose en torno a un patio central cuadrado y simétrico, con tres arquerías de medio punto sobre columnas clásicas de mármol, con una marcada jerarquización de los distintos niveles del edificio y dependencias propias de su carácter palaciego. Dos accesos, uno, el portal principal, relacionado con la escalera -profusamente decorada- y otro de carruajes; y un conjunto de estancias originales como el oratorio con su sacristía, el comedor principal, los salones de recepción y la sala de juegos en planta baja, dormitorios y salones privados en planta primera, y las dependencias del servicio en la última planta.

La construcción se resuelve mediante crujías paralelas definidas por muros de carga y forjados de madera con tablazón, todo ello atado mediante muros transversales y rematado con cubierta de teja. La jerarquización de las plantas se evidencia en la utilización de los materiales: gruesos muros de sillería en la portada de acceso o pavimento de baldosa hidráulica en planta baja; fábrica de ladrillo de tres pies, pavimentos de entarimado de madera y techos decorados en planta primera; y materiales más austeros y ausencia de decoración en la última planta.

El edificio, en general y salvo la tercera planta, se encontraba en un estado aceptable. No obstante, presentaba algunos daños estructurales debidos a los empujes horizontales producidos por el mal estado de los pares de cubierta, y ello afectaba tanto a los muros portantes como a los medianeros y también a los dinteles. La deficiente evacuación de las aguas, la ausencia de canalones y bajantes y el insignificante vuelo del alero de cubierta provocaban también daños en muros y forjados. A todo lo cual cabe añadir el deterioro propio del tiempo, el del mal uso y también el producido por algunas actuaciones poco afortunadas.

Uno de los principales objetivos de la rehabilitación fue el de aportar una solución al diseño de la cubierta que resolviera adecuadamente la evacuación de las aguas. Y, por supuesto, devolver al edificio su configuración inicial, asimilando los usos palaciegos primitivos a los usos institucionales actuales. Todo ello respetando el sistema estructural, muy ligado a los compartimentos originales.

Con el mismo criterio, y en la medida de lo posible, se han empleado los materiales originales en la recuperación o sustitución de elementos. Así, las escuadrías en mal estado de los forjados se han sustituido por otras provenientes del desmontaje de la cubierta, o bien nuevas, pero de idénticas características. En pavimentos se han utilizado las canteras de Loja para crear unos dameros propios de la zona. Y lo mismo en lo que respecta a carpinterías y cerrajerías.

El proceso de rehabilitación del Ayuntamiento dura once años, entre 1984 y 1995 y se lleva a cabo en dos fases, acometiéndose en la primera las obras más urgentes, las de carácter estructural.

En lo que respecta a las nuevas funciones, el edificio acoge un amplio programa. En la planta del sótano se alojan los archivos y las celdas, estas últimas comunicadas con las dependencias policiales de planta baja que cuentan con acceso independiente desde la calle.

Las áreas más relacionadas con la atención al público ocupan la planta baja que se completa con el locutorio telefónico y las dependencias de la emisora local. En la planta primera se ubican las dependencias representativas y de gobierno como la alcaldía, la secretaría, los grupos políticos o el salón de plenos, disponiéndose en la segunda el resto de las áreas municipales, además de los locales correspondientes a la banda de música y los del Diario de Loja.

Ficha Técnica

Promotores

Junta de Andalucía. Consejería de Obras Públicas y Transportes

Ayuntamiento de Loja

Proyecto y dirección técnica de la obra

Arquitecto: Manuel Cardona Quesada

Arquitecto técnico: José M. Quesada Velázquez

Presupuesto total

1.256.244,80 euros

Empresa constructora

Magamu, S. A. / Construcciones Montijano, S. L.


Consejería de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía - Todos los derechos reservados. Avenida Diego Martínez Barrio, 10. 41071, Sevilla