Técnicos de la AACID supervisan sobre el terreno proyectos de acción humanitaria en Líbano

La Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AACID) ha comisionado a dos personas de su Departamento de Acción Humanitaria para realizar una visita de trabajo de 4 días a Líbano, donde se han encargado de realizar el seguimiento técnico de los proyectos de acción humanitaria que la Junta de Andalucía desarrolla en este país en colaboración con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para las Personas Refugiadas (ACNUR).

Además, el personal de la AACID ha conocido de primera mano el contexto y los problemas que padece la población beneficiaria de estos proyectos, y ha profundizado en las relaciones que mantiene la AACID con los actores humanitarios de esta zona del mundo.

ACNUR es hoy por hoy uno de los actores de referencia en esta materia, por lo que la AACID viene colaborando desde 2009 con este organismo para desarrollar programas destinados a aliviar el sufrimiento, satisfacer las necesidades básicas y garantizar la protección de las personas refugiadas o desplazadas en situación de alta vulnerabilidad por crisis humanitarias de diversa índole y en distintos países, tales como Ecuador, Mauritania, República Democrática del Congo, República Centroafricana, Siria, Jordania, Yemen o Líbano, motivo de esta visita.

Imagen tomada durante la visita

En Líbano, la colaboración entre la Junta de Andalucía y ACNUR quiere dar respuesta a las necesidades de la población atendida por los programas de protección a los refugiados y desplazados sirios que Naciones Unidas mantiene en ese país con motivo del conflicto bélico que se vive en la vecina Siria desde 2011, y para los que la AACID ha destinado desde 2013 un total de 6 millones de euros.

Durante su estancia en Líbano, el personal de la AACID, acompañado por la coordinadora en Andalucía del Comité Español de ACNUR, ha visitado la sede de ACNUR en Beirut, donde los técnicos andaluces han conocido el estado actual de la población siria refugiada en Líbano. Además han visitado un centro comunitario, donde han aprovechado para reunirse con miembros de esta comunidad.

En el Valle de Bekaa, el personal de la AACID ha visitado el proyecto más reciente diseñado en colaboración con ACNUR: una iniciativa sobre protección de menores refugiados sirios y familias vulnerables que tendrá una duración de 12 meses.

Líbano alberga, a día de hoy, una población refugiada de casi 1,5 millones de personas distribuida por todo el país, aunque es la región de Bekaa la que concentra mayor número de personas desplazadas viviendo en asentamientos informales.

Al alto nivel de pobreza y vulnerabilidad de las familias desplazadas, se suman la falta de escolarización real de niños y niñas, la precariedad de la vivienda, la inseguridad alimentaria, y las necesidades sanitarias más básicas.

Por todo ello, la Junta de Andalucía, en apoyo al Plan de Respuesta a la Crisis del Líbano de ACNUR, ha destinado a este proyecto 1 millón de euros a lo largo de 2020, que contribuirán a garantizar el bienestar más elemental y la protección de 14.675 personas; entre las que se incluyen 200 familias en situación de extrema vulnerabilidad, 1.800 familias alojadas en asentamientos informales, 875 menores y 3.300 personas del sistema comunitario de gestión de la protección infantil.

En su última jornada en Beirut, el personal de la AACID mantuvo una reunión con representantes de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina (UNRWA), para posteriormente visitar un campo de refugiados palestinos procedentes de Siria.

Personal de la AACID y ACNUR sobre el terreno.

Colaboración AACID-ACNUR

Creado en 1950, ACNUR tiene la misión de salvaguardar los derechos y el bienestar de las personas refugiadas, asegurando que puedan ejercer el derecho de solicitud de asilo y refugio seguro, así como de retornar a su hogar de manera voluntaria.

Desde que se inició la colaboración con ACNUR en 2009, y hasta el día de hoy, la cooperación internacional de la Junta de Andalucía ha apoyado la labor de ACNUR financiando diversos programas por valor de 15 millones de euros (14.840.000), de los que 6 millones (6.050.000) se han destinado a la población refugiada y desplazada por el conflicto de Siria.